“O abandonan, o se resignan a la pobreza”: La dura encrucijada de los cafetaleros centroamericanos

Líder regional del sector cafetalero reconoce que la crisis de precios que atraviesa el grano a nivel mundial no se resolverá pronto, y llama a estrategias para bajar la migración.

Hay productores que han abandonado sus cultivos de café que no compensan los costos de producción en los países productores, según confirmó René A. León Gómez Rodas, director ejecutivo de Promecafé. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)
Hay productores que han abandonado sus cultivos de café que no compensan los costos de producción en los países productores, según confirmó René A. León Gómez Rodas, director ejecutivo de Promecafé. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

Los movimientos migratorios internos y externos como las caravanas que cobraron relevancia hace un año es uno de los efectos en los países, destacó René Gómez Rodas, secretario ejecutivo del Programa Cooperativo Regional para el Desarrollo Tecnológico y Modernización de la Caficultura (Promecafé), que participó durante el 24 Simposio Latinoamericano de la Caficultura.

Gómez Rodas, dice que dentro de la cadena los pequeños y medianos productores son los más perjudicados y según datos de Promecafé, ya se han dado abandono de los cultivos por la incidencia de los precios internacionales y los costos de producción.

El director del organismo regional que aglutina a 10 países productores brinda una visión a Prensa Libre sobre el sector caficultor.

Lea también: Migrantes envían en un mes el presupuesto del Ministerio de Salud de todo un año

¿Cómo están observando la situación de la caficultura?

Es un sector importante para los países en su economía que genera un buen porcentaje de divisas y es el motor de la economía rural. Desde lo social se genera empleo para pequeños productores y otras personas asociadas.

René A. León Gómez Rodas, director ejecutivo de Promecafé, explicó que, en estos momentos por los precios internacionales del café, ya que no compensan el costo de producción y los productores están en una encrucijada al intentar continuar su cultivo, abandonarlo y resignarse a mayor pobreza. (Foto Prensa Libre: Urías Gamarro)

¿Qué retos hay?

No está fácil producir en estos momentos por los precios internacionales del café, ya que no compensan el costo de producción y los productores están en una encrucijada al intentar continuar su cultivo, abandonarlo y resignarse a mayor pobreza.

En un momento van a tomar la decisión de abandonar su cultivo de café o continuar a la espera que puedan mejorar los precios.

Se acrecienta y se vuelve más compleja esa dinámica económica cuando se afronta la variabilidad climática y cada vez es más común que se ausenten las lluvias o que existan períodos de excesos de lluvias o temperaturas más altas y que provocan más enfermedades y plagas.

El productor está endeudado y el tema de mano de obra es complejo porque los jóvenes hijos de los productores ya no les interesa el cultivo y el mercado internacional cada vez demanda más. Así que se vuelve insostenible continuar con la producción.

¿Qué soluciones hay a la vista?

Hay un enfoque prioritario de hacer frente a los grandes retos a nivel regional y se están compartiendo las investigaciones.

Entre los trabajos que se han realizado se está procurando e identificar potencializar los ingresos del productor, reducir los costos de producción, como estar preparado para hacer frente a la variabilidad climática, lograr mejor calidad del grano.

También del cómo acceder mejores precios, conectarse al mercado global y el uso de la tecnología.

Todos estos son temas que se han discutido en el simposio, con los investigadores y técnicos para luego trasladar a los productores, es decir que llegue de los laboratorios al campo.

Centroamérica se distingue por tener un café de alta calidad, producido bajo sombra y cosechado a mano y en esta crisis de precios a quienes se sacrifica más es a los que producen alta calidad del mundo, dijo el director de Promecafé en el XXIV Simposio Latinoamericano de Caficultura que se realizó en Anacafé. (Foto Prensa Libre: Urías Gamarro)

¿Por qué es complejo este momento?

La solución no es fácil y si lo fuera ya se habría aplicado. Tampoco no va a venir por una sola vía y tendrá que ser una mezcla con la integración de muchas opciones, como la investigación, inversiones en las unidades productoras, cooperantes unidos, apoyo estatal, cambios en el mercado, que involucra a muchos actores y todo eso puede contribuir a una solución.

¿A qué se refiere cuando es una encrucijada?

El productor ya llegó a un punto donde ninguno de los caminos es bueno.

Puede intentar seguir produciendo, perdiendo (margen) de momento, endeudándose, sacrificando su familia y sus condiciones de vida; o abandonar sus cultivos, perdiendo, caer a la pobreza, tener que migrar y en el peor de los casos ligarse a actividades ilícitas.

Pareciera que de momento la encrucijada lo lleva por dos caminos iguales y que ambos no son tan favorables para el productor.

Hay que revertir esa situación, encontrar un círculo virtuoso y somos optimistas al trabajar unidos, haciendo una estrategia integral e involucrando a distintos sectores para salir adelante.

En la historia hemos tenido crisis y hemos salido adelante, poco a poco para generar soluciones y alternativas para contribuir para mejorar los ingresos de las familias caficultoras.

De los países productores que integra Promecafé, ¿qué regiones son las más golpeadas?

Todos los países dependen de la caficultura, pero particularmente Centroamérica, porque miles de personas dependen de la actividad, porque los producen, son mano de obra o están asociadas en economías como Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua y Costa Rica.

Ninguno es excepción y todos están afectados, pero también hay efectos en países africanos, México, Perú y Sudamérica.

¿Qué pasa en el mercado de alta gama?

Centroamérica se distingue por tener un café de alta calidad, producido bajo sombra y cosechado a mano y en esta crisis a quienes se sacrifica más es a los que producen alta calidad del mundo.

Los que tienden a salir más librados, son aquellos países mecanizados y la prioridad no es la alta calidad porque sus costos de producción son más bajos.

Lamentablemente la industria no valora a los países que producen cafés finos, suaves y lavados que se producen la región.

Para producir un café fino o de alta calidad hay que invertir, es alto en sus costos de producción para hacer la selección de los granos, maduro y las especies arábigas y todas requieren manejo especial para brindar esas tazas que demandan los consumidores en el mundo.

Sin embargo, el mercado no está compensando los precios al productor y se están realizando los esfuerzos para ver eso a la industria y pensamos que tienen que reaccionar, pero está tardando.

Las medidas puntuales para los productores de café es continuar con la productividad y que las unidades produzcan con mayor eficiencia, con menores costos de producción y optimizando los ingresos; apoyar la investigación para generar soluciones a los productores, fueron algunas recomendaciones de los expositores internacionales en el Simposio Latinoamericano de Caficultura. (Foto Prensa Libre: Urías Gamarro)

A corto plazo, ¿qué se plantea?

Las medidas puntuales son continuar con la productividad y que las unidades produzcan con mayor eficiencia, con menores costos de producción y optimizando los ingresos; apoyar la investigación para generar soluciones a los productores; procurar salir del mercado (precios de referencia) de la Bolsa de Valores y los cafés de alta calidad no pueden seguir diferenciados junto a otros cafés de menor calidades.

También lograr una cercana relación entre el productor y el consumidor final con nuevas estrategias de mercado, con plataformas como la web y el internet para poder comercializar el grano.

Se deben apoyar esas delegaciones de compradores que vienen a adquirir el producto a las fincas.

Y finalmente fomentar el consumo interno, incrementar la demanda y generar oportunidades a los pequeños productores para enlazarse con el mercado nacional, que es más fácil que un producto de alta calidad se comercialice en Guatemala que de vendérselo a un japones, europeo o americano.

Le puede interesar: Confianza en la economía registra leve recuperación luego de las elecciones

¿Cuándo podría darse la recuperación de precios?

Se escucha a los especialistas de mercado y análisis de precios que no son optimistas y es un trabajo de mediano y largo plazo.

No será de un día para otro que va a ocurrir ese levantón de precios, habrá que hacer un trabajo, cambiar las reglas del juego del mercado y eso tardará muchos años que va a ocurrir y los productores deben estar preparados, eficientes y optimistas para resistir este embate que no es fácil.

Contenido relacionado

> Por qué el país podría perder hasta US$3,000 millones anuales si la amenaza de Trump se hace efectiva

> Guatemala podría adherirse a TLC con Corea del Sur antes de que concluya el 2019

> Jimmy Morales pide agilizar fondos para productores de café; banco dice que actúa en ley

 

 

0