Cumplir con horario de estudiantes externos en hospitales podría afectar la atención a los pacientes

Una normativa del Ministerio de Salud y las universidades establece el horario que deben cumplir los estudiantes externos en los hospitales escuela, que no puede extenderse de las diez de la noche. Una norma que no se cumple y que de acatarse podría afectar la atención a los pacientes.

Los niveles de atención en los hospitales y centros del salud del país no logran cubrir la demanda de los guatemaltecos en el tema de salud. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Los niveles de atención en los hospitales y centros del salud del país no logran cubrir la demanda de los guatemaltecos en el tema de salud. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

“Se establece que el horario de actividades hospitalarias académicas asistenciales de los estudiantes externos es de 6.45 a 15.30 horas, y la salida del turno es a las 22 horas”. Este es un fragmento de una circular que se giró a los hospitales escuelas en febrero pasado, con la que se busca normar la jornada de estudios de los universitarios del cuarto y quinto año de la carrera de Medicina.

Aunque la circular se hizo llegar a los hospitales el mes pasado, nada ha cambiado. Los estudiantes continúan con jornadas extendidas, que llegan hasta la madrugada para quienes están de turno. “Eso es un mito”, refirió uno de los externos, “nos sacan tipo 5.30 (de la tarde) en día normal, y en turno no menos de la una de la 1.00 a.m.”, agregó.

De acuerdo con el viceministro de Ciencias de la Salud, Mario Figueroa, esta es una normativa que data del 2017 y fue elaborada entre el Ministerio de Salud y las universidades que tienen facultades de Medicinas y Ciencias de la Salud, y son quienes se encargan de velar porque se cumpla. Es a principio de cada año cuando se recuerda a los coordinadores de los hospitales para que se cumpla con lo acordado.

Establecer dicho horario obedece a que los estudiantes puedan retornar a sus hogares a una hora prudente para que no se expongan a los peligros y a la delincuencia, y para que descansen “lo suficiente para regresar a sus actividades al día siguiente”, dice el documento.

 

El director de Hospital Roosevelt, Marco Antonio Barrientos, refiere que no ha recibido directrices por parte de las autoridades de la cartera para cumplir con la normativa. Ya se tuvo un acercamiento con los coordinadores de las universidades Mariano Gálvez y Rafael Landivar, y han manifestado que los estudiantes están dispuestos a seguir colaborando “hasta donde sea prudente” en beneficio de los pacientes.

En Pediatría y Medicina Interna del Roosevelt las jornadas para los estudiantes pueden extenderse hasta medianoche, mientras que en Cirugía se hace necesario turnar toda la noche según la cantidad de pacientes. De esa cuenta, Barrientos señala que cumplir con esos horarios podría afectar la atención a la población que llega al hospital.

“Sí podría afectar, porque la ayuda de ellos es muy importante, es valiosa. En Semana Santa y Fin de Año, los muchachos se van de vacaciones y nos quedamos sin ellos, la pasamos mal. Porque ellos son de gran ayuda, en la evaluación y atención a los pacientes, pero si nos dicen esto se hace, eso se hará. Tendríamos que buscar planes alternos para poder seguir brindando la atención”, dice el director.

Son estudiantes, no trabajadores

“Como estudiantes, ellos tienen sus funciones bien definidas dentro de su programa de estudio. En el ministerio los vemos como estudiantes, no como trabajadores, ni como mano de obra. Ellos están en un proceso de formación y como Ministerio de Salud junto a las universidades contribuimos a formar recurso humano en Salud”, señala Figueroa.

El funcionario menciona que la norma puede no cumplirse cuando llega la hora de salida y los estudiantes están en proceso de auxiliar algún procedimiento o en la atención a un paciente.

Sin embargo, la situación se repite casi todo los días, pues algunos estudiantes han externado que son “explotados” y que el “exceso” de asignaciones que tienen en cada jornada no les permite salir a las diez de la noche, según lo establecido. Además mencionan que realizan  “trabajo asistencial” – como ventilar, trasladar muestras de laboratorio, llevar a pacientes en silla de ruedos o en camilla a rayos x- que no contribuye en mucho a su formación académica.

Son alrededor de 1 mil 300 estudiantes los que se encuentran distribuidos en los hospitales escuelas: Hospital Roosevelt, San Juan de Dios, Antigua Guatemala, Escuintla y el Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS), de acuerdo con el viceministro.

Contenido relacionado

> Más de tres mil profesionales de la salud pasarán a renglón permanente en abril

> Ministerio de Salud firma acuerdo con médicos para formalizar el incremento

> Hospital General especializará a médicos en atención de emergencias

0