Guatemala sigue lejos de modernizar los pasaportes

Cambiar el pasaporte actual a uno electrónico que incluya un chip con información del portador es una propuesta de la Dirección General de Migración (DGM) pero que está lejos de implementarse, pues surge en el contexto de la falta de libretas para la impresión del documento para miles de guatemaltecos, tanto en el país como en el extranjero.

Guatemaltecos hacen cola hasta por tres horas para tramitar pasaporte.
Guatemaltecos hacen cola hasta por tres horas para tramitar pasaporte.

“Para el 2018 se tiene previsto emitir los pasaportes electrónicos”, informó el ministro de Gobernación, Francisco Rivas. El nuevo documento, además del uso de papel de seguridad, contará con un microchip que permite almacenar información adicional o duplicar la impresa.

Sin embargo, para estandarizar los pasaportes, como muchos países en el mundo lo han hecho, a fin de reforzar la seguridad y evitar falsificaciones, es necesario renovar la plataforma electrónica, señaló Rivas.

Es por ello que el nuevo pasaporte no se implementará antes del 2019, aunque se trabaja en el análisis técnico y financiero, según explicó Ardani Sical, asesor de Comunicación Social de Migración.


Con el nuevo pasaporte, según Sical, también se facilitará la comparación del ciudadano con una lista negra o alertas migratorias internacionales.

Mientras el proyecto se concreta, la DGM comenzó un proceso de licitación de un millón de libretas para pasaportes ordinarios, oficiales y diplomáticos, cuya entrega podría demorar hasta un año.

Lea también | Más países exigen visa a guatemaltecos

Fallas de emisión

Pese a que la DGM sostiene que la entrega de pasaportes se regularizó a partir de junio, con la entrega de 500 mil libretas de pasaportes, guatemaltecos en Estados Unidos aseguran que desde hace un mes se detuvo el proceso y se retrasó la entrega.


El consultor migrante y expresidente de la Fraternidad Shecana en Estados Unidos Byron Quezada dijo que no se están entregando pasaportes ni documentos personales de identificación (DPI), lo cual afecta a los guatemaltecos, sin importar en qué país residan.

La DGM espera que a partir de agosto la Cancillería se encargue de la emisión de pasaportes en el extranjero, pero ello podría traer implicaciones legales.

La iniciativa es “precipitada”, considera el experto en asuntos migratorios Pedro Pablo Solares, a quien le preocupa la seguridad en la custodia de las libretas y el proceso de validación de datos de quien solicita el pasaporte.

“Será la Cancillería la encargada de emisión de pasaportes en el extranjero”, afirmó Miranda. “Las solicitudes de pasaportes se realizan ante los cónsules, quienes están autorizados a emitir fuera de Guatemala el documento”, enfatizó.

Para Solares, se trata de un proyecto de entrega masiva de pasaportes pero se debe garantizar la seguridad del manejo de las libretas e integridad de los datos.


“En menos de dos años quieren duplicar la cantidad de consulados en Estados Unidos. Esto implica duplicar el personal que manipulará documentos”, advirtió Solares. “Además, quieren reducir precios e imprimir los pasaportes en las sedes consulares. Es importante pensar en los fallos que pueda tener”, dijo.

Solares alerta acerca de riesgos para las próximas elecciones presidenciales, ya que muchos documentos en el extranjero podrían ser expedidos sin contar con los controles de verificacion de identidad del Tribunal Supremo Electoral o el Renap.