Condenan a Barquín por tráfico de influencias

El Juzgado de Mayor Riesgo B decidió dictar dos años y 6 meses de prisión a Édgar Barquín, en un proceso abreviado donde el expresidente del Banco de Guatemala (Banguat) reconoció ser responsable de tráfico de influencias en el caso Lavado y Política.

Édgar Barquín y su abogado esperan la sentencia en el Juzgado de Mayor Riesgo B. (Foto Prensa Libre: Paulo Raquec)
Édgar Barquín y su abogado esperan la sentencia en el Juzgado de Mayor Riesgo B. (Foto Prensa Libre: Paulo Raquec)

El juez Miguel Ángel Gálvez citó a las partes a las 14 horas este viernes y dio a conocer la condena en proceso abreviado en contra de Barquín, quien reconoció su culpabilidad.

Después de la lectura de sentencia, Gálvez suspendió su ejecución debido a una solicitud del Ministerio Público.

El expresidente del Banguat también fue inhabilitado para participar en política durante los próximos cinco años, aunque aseguró que no tiene la intención de hacerlo, así como a ejercer un cargo público en ese mismo período.

Beneficio

La sentencia contra Barquín se emitió por medio de un procedimiento abreviado, descrito por la Ley contra la Delincuencia Organizada como un beneficio contra el sospechoso de una acción delictiva, posterior a la aceptación de su culpa.

La normativa indica en el artículo 93 bis que el Ministerio Público debe pedir al juez el beneficio hacia el procesado, y que se debe contar con el acuerdo del sindicado y su abogado defensor. 

“El juez oirá al imputado y dictará la resolución que corresponda, sin más trámite. Podrá absolver o condenar”, indica la regla.

Perfil

Barquín, que compitió por la Vicepresidencia de la República en el partido Libertad Democrática Renovada (Líder), aceptó que alertó y asesoró a Francisco Morales Guerra, alias Chico Dólar, para evadir una auditoría de Intendencia de Verificación Especial (IVE).

El exfuncionario aseguró que se dedicará a la asesoría y a la docencia.

Prensa Libre tuvo acceso a las escuchas telefónicas que, según la investigación de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), vinculan a los hermanos Édgar y Manuel Barquín, y Jaime Martínez -los últimos dos diputados- con Chico Dólar en una red de lavado de dinero.

Morales Guerra enfrentará juicio junto a otras 11 personas, por aparentemente haber lavado dinero para financiar, de manera ilegal, la campaña de la coalición formada por la Unidad Nacional de la Esperanza y Gran Alianza Nacional en las elecciones del 2011.

Morales Guerra aseguró durante la ampliación de su declaración, en el Juzgado de Mayor Riesgo B, que desembolsó una suma millonaria de dinero a cambio de no ser investigado; el dinero habría sido requerido por los hermanos Édgar y Manuel Barquín.