Guatemala empieza a aplicar medidas para frenar la migración acordadas con EE. UU.

La primera prueba de que las autoridades guatemaltecas comenzaron a aplicar nuevas medidas para frenar la migración hacia Estados Unidos es la expulsión de 150 migrantes haitianos y africanos que fueron detenidos durante el fin de semana pasado.

Inmigrantes descansan en la vía pública frente al albergue de Migración, en zona 5, custodiados de policías. (Foto Prensa Libre: Esbin García)
Inmigrantes descansan en la vía pública frente al albergue de Migración, en zona 5, custodiados de policías. (Foto Prensa Libre: Esbin García)

Un niño de 4 años duerme encima de una frazada afuera del albergue de Migración, en zona 5. Su sueño es profundo, mientras su madre estuvo preocupada porque tenía fiebre. En la madrugada del lunes otro menor de cuatro años fue llevado a un hospital porque tenía síntomas de neumonía, y una niña fue trasladada al hospital posible deshidratación.

Los menores enfermos descritos anteriormente son haitianos, al igual que la mayoría de los adultos -unas 150 personas- que detenidos el fin de semana pasado y que enfrentan un proceso de expulsión de Guatemala.

El grupo de 150 migrantes de Haití, Cuba, Brasil, Congo, Camerún y Angola fueron los primeros en pagar las consecuencias de los compromisos que Guatemala adquirió con EE. UU. para detener la migración irregular.

Los migrantes optaron por salir del albergue y se mantuvieron en la vía pública porque afirman que están hacinados en el inmueble del Instituto Nacional de Migración (INM).

Los haitianos son los que se opusieron a que la Policía Nacional Civil (PNC) los retornada a la frontera con Honduras y argumentan: “por humanidad nos deberían dejar pasar a México, no somos hondureños y solo queremos huir de un país en ruinas -Haití- para tener una mejor vida“.

La diáspora haitiana que fue contenida el sábado pasado por la PNC es solo un minúsculo segmento de personas que huyó de Haití desde hace dos meses. Los migrantes al ser capturados en la Central de Mayoreo, zona 12, intentaban abordar autobuses que los transportarían a Tecún Umán, San Marcos, frontera con México.

En el grupo de inmigrantes hay 35 niños haitianos y tres de ellos están enfermos, uno tiene neumonía. (Foto Prensa Libre: Esbin García)

Todos piden ser liberados para seguir su camino, sin saber que son las primeras víctimas de las rígidas medidas acordadas entre los gobiernos de EE. UU. y del Triángulo Norte de Centroamérica.

Fuentes del INM confirmaron a Prensa Libre que luego de los compromisos acordados por las autoridades guatemaltecas con Kevin McAleenan, secretario de Seguridad Nacional de EE. UU., a finales de mayo pasado, uno de los cambios fue la eliminación del salvoconducto para migrantes llamado “orden de abandono”, el cual dejaba que por sus propios medios las personas salieron del país en un periodo establecido y por la frontera que optaran.

En lugar de esta orden los migrantes haitianos y africanos, en este caso, en lugar de esa medida, serán expulsados de Guatemala, confió la fuente.

Carlos Woltke, defensor de las Personas Migrantes de la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH), expuso: “Anteriormente a los inmigrantes detenidos se les documentaba y se les emitía una orden de abandono del país en periodo de 10 días, pero vimos que a este grupo no se aplicó este procedimiento que venía realizándose y el mismo personal del albergue de Migración admitió que se ha usado y con ese mecanismo no se hacinaban personas”.

Vecinos de la zona 5 capitalina regalan emparedados y café a los inmigrantes haitianos frente al albergue de Migración. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)

Cambio es arbitrario y está legislado

Woltke señaló que el administrador del albergue de Migración explicó que “por órdenes superiores los inmigrantes debían ser trasladados a Honduras, el país de donde procedían”.

Además, el representante de la PDH señaló que “el retorno inmediato de migrantes al país de procedencia no está normado en el Código de Migración ni en otra legislación guatemalteca por lo tal no es aplicable y son arbitrarios”.

Según esta Defensoría, lo que correspondía aplicar a los haitianos y africanos era el “mecanismo de protección” para determinar si eran víctimas de una red de trata de personas o migraban por voluntad propia.

Las fuentes de Migración aseguraron que la aplicación de la expulsión de migrantes procede cuando no son centroamericanos.

Un niño guatemalteco le regala una galleta a un niño haitiano que pernocta en la vía pública, frente al albergue de Migración en zona 5. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)

Haití convulsa y pobre

Mientras los migrantes haitianos fueron detenidos en Guatemala, miles de sus compatriotas manifestaron el fin de semana en Puerto Príncipe, con saldo de un muerto, y exigieron la renuncia del presidente Jovenel Moïse, acusado por el Tribunal Superior de Cuentas de estar en el centro de un esquema de “malversación de fondos”.

La semana pasada, el Tribunal de Cuentas publicó un informe de más de 600 páginas sobre el uso de Petrocaribe, un programa de desarrollo patrocinado por Venezuela, que sacó a luz numerosos casos de manejo irregular de fondos y de corrupción.

Los magistrados descubrieron que, en 2014 para el mismo proyecto de reparación de carreteras, el Estado firmó dos contratos con dos compañías de diferente nombre, Agritrans y Betex, pero que comparten el mismo registro fiscal y el mismo personal técnico.

El movimiento ciudadano “Petrocaribe Challenge”, desde el verano de 2018, ha multiplicado las manifestaciones en todo el país, lo que ha llevado al Tribunal Superior de Cuentas a poner en marcha operaciones de contralor para determinar cómo cuatro administraciones sucesivas gastaron los más de US$1 mil 600 millones de dólares -unos Q12mil 368 millones- recibidos para este programa.

Esta fragilidad institucional agrava la crisis económica y social, con una inflación que supera el 17%, una moneda que no para de devaluarse, y niveles de pobreza que se acrecientan en el que ya es el país más empobrecido del continente americano.

Contenido relacionado:

Dos alcaldes señalados de narcotráfico ya no podrán reelegirse

Denuncian uso clientelar de más de Q116 millones en el MAGA

Guatemala y EE. UU. firman convenio para combatir narcotráfico y trata de personas

1

Luis Rosales Hace 2 semanas

“Los haitianos son los que se opusieron a que la Policía Nacional Civil (PNC) los retornada a la frontera con Honduras y argumentan: “por humanidad nos deberían dejar pasar a México, no somos hondureños y solo queremos huir de un país en ruinas -Haití- para tener una mejor vida“.”

Puedo yo ir a Haití y quebrantar la ley?

Tiene Guatemala la potestad de DEJAR PASAR personas a México, es decir, garantizar su entrada al vecino país?

Tiene Guatemala la capacidad económica para mantener refugiados permanentemente, prestándoles condiciones mínimas de vida, cuando tenemos tantos indigentes en las calles que aún no podemos cuidar?