El poder de la UCN en el Congreso y las municipalidades evidencia los brazos de la narcopolítica

La fuerza política que representa la Unión del Cambio Nacional (UCN) en el Congreso de la República con 12 diputados, incluida la primera vicepresidencia,  y 37 alcaldías municipales evidencian que el narcotráfico está enraizado en el país.    

Vista de campaña publicitaria de Mario Estrada. El candidato por la UCN habría asegurado a los falsos narcotraficantes que ya no tenía recursos para invertir en la campaña. (Foto Prensa Libre. AFP)
Vista de campaña publicitaria de Mario Estrada. El candidato por la UCN habría asegurado a los falsos narcotraficantes que ya no tenía recursos para invertir en la campaña. (Foto Prensa Libre. AFP)

Según David Martínez-Amador, analista político y especialista en crimen organizado comparado, el hecho de que el partido UCN, cuyo máximo líder Mario Estrada fue condenado ayer a 15 años de prisión por narcotráfico, mantenga este poder “es la mejor representación de que en el país la narcopolítica tiene tentáculos que son resistentes, incluso, a las sentencias judiciales”.

El analista no duda de que estos grupos continuarán teniendo poder en la política del país  porque las alianzas políticas y el control comunitario que mantienen “no van a romperse con la sentencia -de Estrada-”, porque  el narcotráfico lo que hace “es simplemente sustituir liderazgos y la relación con las comunidades está basada en la existencia de profundos vacíos de poder donde estos actores paralelos los resuelven antes que el Estado”.

“Décadas de ‘aceitar’ con dinero del narco candidaturas, afianzar alianzas y operadores políticos  no van a venirse abajo con el arresto de una persona -Mario Estrada-, sentencia Martínez-Amador, quien considera que “lo grave del caso es que el narcotráfico se ha hecho una cuestión casi banal,  en términos de lo que implica estar vinculado ya sea como operadores políticos y financieros, entre otros”.

De acuerdo con Martínez-Amador el poder que el partido UCN mantiene en un corredor de la costa sur y la zona fronteriza con México se debe a que en esas áreas las fuerzas de seguridad no investigan porque saben las implicaciones y el riesgo que eso significa. “Los liderazgos y alianzas políticas están selladas con la complicidad del dinero de la narco política y el temor a romper las lealtades”.

Muestra de ello, agrega el especialista en crimen organizado, es que Mario Estrada operó por décadas sin ser detectado por el sistema de justicia guatemalteco y fue hasta que Estados Unidos efectuó el trabajo que le correspondía al país, que se logró su condena. “Las estructuras en Guatemala siguen operando de forma muy cómoda”

El analista político y especialista en crimen organizado comparado, afirma que en cualquier país donde haya un sistema de justicia funcional, la implicación con alguien vinculado al narcotráfico – sobre todo a nivel de funcionarios-  hubiera generado la apertura de expedientes para investigar y conllevado, quizá, a un retiro temporal de los cargos mientras se investiga, pero en Guatemala no sucede.

Bancada útil al gobierno

Un diputado del Congreso de la República, que pidió no ser citado, considera que la UCN mantiene poder en el Parlamento porque los 12 diputados que forman su bancada le son útiles al gobierno del presidente Alejandro Giammattei, ya que sin los votos de la UCN no hubiera ganado la presidencia del parlamento Allan Rodríguez del partido oficialista Vamos.

De acuerdo con el congresista, la UCN mantendrá esta cuota de poder porque lograron colocar en la primera vicepresidencia a la representante por Huehuetenango Sofía Hernández, señalada de colaborar con el cartel de los Huistas, y, además, UCN es la tercera bancada más fuerte, solo después de la Unidad Nacional de la Esperanza con 52, aunque divididos, y la oficialista Vamos con 17. “Entonces, definitivamente son vitales dentro de la alianza que conformó el gobierno”.

El parlamentario considera que la UCN continuará teniendo poder durante algún tiempo porque “siguen aglutinados, no les queda otra, y son un voto fuerte que necesita el partido oficial”; sin embargo, considera que a mediano plazo la organización política será cancelada y quedará desarmada, pero “las fuerzas que representan quedarán ahí. Lo más seguro es que se trasladen a otro vehículo electoral y falta ver si Estrada no denunció a algunos”.

El Registro de Ciudadanos (RC) del Tribunal Supremo Electoral (TSE) ordenó el 10 de diciembre del 2019 la cancelación del partido político UCN. La resolución es por anomalías detectadas en el incumplimiento de las normas relacionadas al financiamiento electoral; sin embargo, la agrupación política presentó una apelación.

Cables filtrados en el 2011 por WikiLeaks y un informe financiero sugirieron una supuesta relación del partido UCN con el crimen organizado. Los posibles nexos entre dirigentes de ese partido y los líderes narcotraficantes fueron señalados desde el 2009 por el entonces embajador de EE. UU. en Guatemala, James Derham, quien el 4 de noviembre de ese año indicó que “hay varios diputados en el Congreso que tenían relación con traficantes de droga”, pero que estos preferían votar a favor de leyes contra el crimen organizado antes “que ser expuestos públicamente como defensores de intereses de narco”.

Reorganización y sobrevivencia

El analista político José Alfredo Calderón dice que el apoyo que los diputados de la UCN han mostrado a su líder Mario Estrada es congruente, porque aunque haya sido condenado en Estados Unidos, en Guatemala tendrá que haber otros líderes que deberán tomar la dirección y manejar los intereses del partido, especialmente, los que se refieren al narcotráfico.

“Podrá ser que el CEO -Chief Executive Officer, traducido Oficial Ejecutivo en Jefe) de la organización criminal está preso, pero en todas las organizaciones cuando el jefe no está, por el motivo que sea, siempre hay alguien que se queda en el cargo, porque aquí es un poder mucho más grande. Más allá de lo personal lo que queda es el poder”, comenta Calderón.

El analista político no duda que, por ahora, la fuerza política de la UCN continuará, porque una de las características de las organizaciones que giran en torno al narcotráfico “es su capacidad para reorganizarse y sobrevivir ante los distintos golpes que reciben y la lucha transnacional contra el crimen organizado. Los ataques los hace más fuertes y les genera la posibilidad de desarrollar formas creativas para continuar”.

A criterio de Calderón, una de las razones para que la UCN sobreviva es que en la provincia tiene comunidades que los apoyan porque la economía de esas regiones se sostiene con los recursos que se manejan en esos negocios.  “Cuando capturaron a los Lorenzana, en Zacapa y a Horst Walther Overdick, alias el tigre, en Alta Verapaz, las economías de los pobladores de esos lugares se resintieron”

Se puede decir, agrega Calderón, que alrededor de la UCN se han generado grandes redes de personas y negocios y también compromisos de parte de los alcaldes que patrocinaron, pues en su momento, a los que ganaron alcaldías les cobrarán las facturas.

En cuanto al futuro de la UCN, Calderón pronostica que el partido se va mantener, lo cual se demostró en las elecciones de junio del 2019, cuando a pesar de que Mario Estrada ya estaba en la cárcel ganó 12 diputaciones y casi 40 alcaldías. “Si alguien piensa que esta condena va a destruir el partido se equivoca porque tienen mucho dinero. Lo único que la destruiría sería su cancelación.

Notas relacionadas

>Mario Estrada: Aplazan por segunda vez sentencia para el expresidenciable

>Fiscalía sigue sin citar a exfuncionarios que se reunieron con Mario Estrada

>Condenan a 15 años de cárcel a Mario Estrada por vínculos con narcos

0