Gastos y prebendas para diputados desatan polémica en el Congreso

Que un diputado tenga un salario de Q29 mil 150, seguro médico y de vida, celular, dietas, gastos rotativos y personal a su disposición, beneficios que podrían superar los Q50 mil, pagados con fondos del Congreso, han abierto la discusión al respecto.

Ujieres del Congreso reparten comida durante la interpelación de Raúl Robles, ministro de Agricultura, en agosto de 2018. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Ujieres del Congreso reparten comida durante la interpelación de Raúl Robles, ministro de Agricultura, en agosto de 2018. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

El Congreso de la República es una de las instituciones gubernamentales a las que la población no confía, y el comienzo de una nueva legislatura genera confianza en la población, que ha visto con buenos ojos las decisiones de los parlamentarios.

La desconfianza en el Organismo Legislativo se sostiene con los datos obtenidos en la Encuesta Libre 2019 que arrojó que solo el 8% de la población confía en los diputados y que el 14% de los encuestados consideraba que el Congreso hacía bien su trabajo.

Con base en las nóminas pagadas en el 2019 a los diputados —documentos publicados en el portal de la institución y el contrato del seguro subido a Guatecompras— se puede decir que los diputados reciben, además de su salario, ingresos y beneficios por más de Q35 mil, cuando no integran la junta directiva, pues en esa instancia se suman otros estipendios como gastos de representación, que pueden llegar a Q20 mil.

Los congresistas reciben dietas por integrar comisiones, las cuales aumentan cuando son jefe de su Bloque o integran la Directiva. También tienen derecho a las prestaciones de ley –bono 14 y Aguinaldo– y a contratar personal, según la instancia en la que estén y los límites que les da la ley. Los salarios de estas personas dependen del renglón, que puede ser 011, 022 o 029, pues algunas tienen varios años de antigüedad en el Congreso.

Lea más: Quiénes fueron los diputados  que en tres meses del 2019 gastaron Q700 mil en viajes

Según se informó ningún diputado recibe estipendio por combustible, pero en las liquidaciones mensuales del fondo rotativo —caja chica—, que para este año suman Q4.5 millones, se pueden encontrar en el apartado de información pública de la página del Congreso, pagos de facturas de gasolina.

Para el pago de la póliza de seguro contratada, el Congreso incluyó en el presupuesto multianual Q8 millones 500 mil para este año y un monto igual para el 2021, por lo que el gasto se cargará al renglón 191.

Eliminar gastos

Los diputados del bloque Victoria Juan Carlos y Manuel Rivera son los promotores de que los diputados y funcionarios públicos no sean beneficiados con seguro de gastos médicos. Ambos ya renunciaron al seguro que tienen derecho por ser diputados.

“El Estado de Guatemala gastó Q124 millones en el 2019 en pago de dichos seguros privados, por lo que presentaron una iniciativa de ley que busca anular ese gasto y que ese monto sea trasladado al Ministerio de Salud”, refieren los diputados.

El seguro médico fue adjudicado por un monto de Q13 millones para dos años. Los diputados podrán recibir Q750 mil por muerte por cualquier causa o incapacidad, Q1 millón 500 mil por muerte por accidente (no incluye agresión), Q2 millones 250 mil por muerte por accidente especial, Q4 mil diarios por hospitalización y otros beneficios.

La jefa de bancada del Movimiento para la Liberación de los Pueblos (MLP), Vicenta Jerónimo, fue de las primeras en rechazar el almuerzo que los diputados reciben en la instancia de Jefes de Bloque.

La diputada, en una carta enviada al presidente del Congreso, Allan Rodríguez pidió que esa instancia se programe para las 14 horas y no a las 12 como esta establecido, con el objetivo de que los diputados que participan en esa sesión lleguen almorzados y así el Congreso no tenga que pagar por ese tiempo de comida ya que esa reunión de trabajo es obligación como representantes del pueblo.

Los diputados del bloque Semilla también se han sumado y no han aceptado los almuerzos, refacciones o cenas que el Congreso compra cuando las sesiones ordinarias se atrasan. En la instancia de jefes de bloque tampoco aceptan la alimentación.

También los diputados Juan Carlos y Manuel Rivera apoyan la iniciativa de Jerónimo en trasladar las reuniones de jefes de Bloque a las 14 horas.

El bloque Compromiso, Renovación y Orden (Creo) también envió una carta al presidente del Congreso para que se les cobre a sus diputados lo gastado en los alimentos de esa instancia, pues decidieron que sí aceptarán la comida, pero la pagarán con su sueldo, al igual que la de cualquier otro diputado que llegue a la reunión y que no quiera que el Legislativo pague por sus alimentos.

Carta enviada por Creo

Video cortesía de La Red.

Además, el diputado de la bancada Humanista Estuardo Rodríguez Azpurú dijo este lunes 3 de febrero, que debe revisarse el presupuesto porque hay beneficios que generan más gastos.

“Los celulares queremos devolverlos, no creo que sean útiles y esos son caros, caros, más caros que un seguro médico, ese es un ejemplo. Algunos servicios que no deben estar, yo plantearía una revisión de puestos. Cada quien tienen su celular, estos teléfonos son teléfonos caros y en lo personal no lo estoy usando y no me cuesta devolverlo”, expresó.

En la sesión de jefes de Bloque de este 3 de febrero, el diputado Alvaro Arzú Escobar, del Partido Unionista, dijo al respecto de la alimentación que rechazan algunos congresistas que “deberían renunciar a su curul también”.

“Aquí no es porque venimos a comer, esta es una reunión de trabajo. El problema es que el Congreso siempre es la piñata más grande -de los medios de comunicación-“, expresó.

Agregó: “Esta sesión se transmite en vivo, pero la podríamos tener en la sala de Junta Directiva. Lo que tenemos que entender es que los diputados estamos trabajando, no platicando. Vayan a ver si la PDH, a la SAT, en los ministerios, al Ejecutivo, cuando tienen reuniones de trabajo comen, por la hora, nosotros por los horarios del Pleno”.

El parlamentario, enfatizó: “El problema es que nosotros como diputados desvalorizamos lo que hacemos, la gente cree que estamos sentados aquí, que nos la estamos pelando, nuestro trabajo no es abrir un colegio, no es ejecutivo, no es construir una carretera, es legislativo, cuesta que la población y los mismos diputados lo comprendan. El que crea que no está trabajando que se vaya, si quieren renunciar a todo, renuncien a su curul también”.

Despilfarro

Marvin Flores, consultor de Acción Ciudadana, considera que las iniciativas para eliminar el seguro y cambiar de horario algunas sesiones son positivas, porque lo que tienen en común es mejorar la administración de recursos del Congreso.

“Debería haber algo integral que es hacer una revisión de todas las plazas de ese organismo. Ya no se le dio seguimiento a lo que hizo Mario Taracena, implementaron el retiro voluntario y pocos se acogieron y algunos lo hicieron y regresaron al Congreso”, indicó.

El experto refirió que se debe cumplir con la Ley de Acceso a la Información Pública y publicar los viajes que hacen los diputados y que son pagados por el Congreso, aunque hace la salvedad que algunos son pagados por las instancias que los invitan.

“La presidencia de Allan Rodríguez tiene una tarea fundamental que empieza por ellos, cada año que se aprueba el presupuesto va la partida del Congreso y muchas veces se generan economías y eso no refiere un gasto adecuado, sino recordemos lo que paso con los Q82 millones que se perdieron —en las presidencias de Rubén Dario Morales y Eduardo Meyer—”, dijo Flores .

Cargando

El experto en gestión pública Jorge Mario Andrino manifestó que los antecedentes del Congreso demuestran que ha tenido excesivos gastos, inclusive no contribuyen a las políticas públicas del país.

“Creo que 110 nuevos legisladores pueden hacer un cambio, pero estos impactos de no buscar una alimentación o rehusarse en temas de seguros son solamente indicadores que tendrán que confirmarse con acciones legislativas”, indicó el especialista.

Andrino refiere que el Congreso debe esforzare en evitar gastos y transparentar los mecanismos para la fiscalización de la administración pública.

Añadió:“Yo creo que si la población da un respaldo a estos diputados que están tomando estas acciones, que generan un impacto positivo en el ideario, puede generar empatía y rutinas que se verán traducidas en otras acciones importantes para el Estado”.

El expresidente del Congreso Roberto Alejos manifestó que cuando tomó la presidencia de ese organismo los gastos en alimentación y gasto de caja chica no tenían control ni límite por lo que se cambió el método a una cantidad fija, Q1 mil por diputado, manejada por jefe de bloque, y Q3 mil por comisión, y dijo que el seguro de vida que ya existía.

“Es aplaudible la iniciativa de varios diputados de querer terminar con esas costumbres porque ya se comprobó que, aunque se regule, siempre la Junta Directiva encuentra la forma de agraciarse con los diputados, se hizo una propuesta —en su gestión— para aumentar Q4 mil a los diputados en su salario a cambio de no tener ningún gasto pagado, pero no se logró”, señaló Alejos.

Contenido relacionado

Justicia salvadoreña condena a 373 pandilleros y colaboradores de la Mara Salvatrucha

Dispararon contra 11 civiles y cinco policías: Tres pandilleros reciben 212 años de cárcel

Giammattei quiere replicar en el país el modelo salvadoreño que redujo la criminalidad