El joven preso que habló ante papa Francisco fue puesto en libertad

Luis Oscar Martínez el joven de 21 años que habló ante el papa en la cárcel de “Las Garzas” de Pacora, en Panamá, pudo salir justo ese viernes del centro de cumplimiento al recibir una medida de detención preventiva junto con otros diez chicos.

Luis Óscar se dirige al papa Francisco durante la visita a la cárcel de menores de "Las Garzas" de Pacora, en Panamá, donde quiso llevar la celebración de la Jornada de la Juventud (JMJ) a estos jóvenes privados de libertad. (Foto Prensa Libre: EFE)
Luis Óscar se dirige al papa Francisco durante la visita a la cárcel de menores de "Las Garzas" de Pacora, en Panamá, donde quiso llevar la celebración de la Jornada de la Juventud (JMJ) a estos jóvenes privados de libertad. (Foto Prensa Libre: EFE)

Tras la visita a este cárcel, la jueza entregó “once medidas de detención preventiva” y una de ellas estaba destinada a este joven que dio el testimonio “y que ahora estará con su familia”, dijo la directora del Instituto de Estudios Interdisciplinarios en las cárceles de menores (IEI), Emma Alba Tejada.

Este chico, recluido desde 2016, fue el elegido para hablar este viernes delante del papa Francisco, y le dijo que no había palabras para describir “la libertad” que sentía en ese momento.

“Mi nombre es Luis Oscar Martínez y tengo 21 años de edad. Mi vida ha sido difícil”, así inició este joven su testimonio ante Francisco.

Prosiguió: “Cometí un delito y no imaginé que tendría consecuencias graves como perder a parte de mi familia mis estudios y estar en un lugar como este, causé un daño muy profundo a un ser querido y cuando me detuvieron en abril del 2016 creí que todo había acabado”.

El joven que agradeció al papa por haber “dedicado su tiempo” a escucharlo agregó: “Una noche algo me dijo que no todo había terminado porque mi propósito es grande, en ese momento comprendí que mi padre Dios estaba conmigo y que si estoy hablando con usted es por gracia y amor de Dios y de Cristo amado”.

Finalizó expresando: “No hay palabras para describir la libertad que siento en este momento. Gracias por eso”.

Lea también: Este fue el llamado del papa Francisco para no temer a la migración

El papa Francisco confiesa a un preso durante su visita a la cárcel de menores de “Las Garzas” de Pacora, en Panamá. (Foto Prensa Libre. EFE)

Francisco llegó el miércoles a Panamá para participar en la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) y ha cumplido una agenda que ha incluido reuniones con autoridades del país, con obispos centroamericanos, y una visita este viernes a un centro de menores.

A los jóvenes reclusos les instó a que no se dejen pegar “rótulos” para toda la vida y que peleen para “buscar los caminos de inserción y transformación”.

El papa, que quiso llevar la JMJ a aquellos jóvenes que no han podido celebrarla, arropó a los reclusos con sus palabras y les dijo que eran “parte de la familia” y que tenían “mucho para compartir”.

El papa, que permanecerá hasta el próximo domingo en el país centroamericano, pidió en una misa multitudinaria el jueves a los jóvenes seguir cultivando la “cultura del encuentro” para desautorizar a quienes siembran división y excluyen a los que “no son como nosotros”.

Contenido relacionado

> La historia del sombrero que un joven de Esquipulas obsequió al Papa

> El primer día del papa Francisco en Panamá en 3 momentos

> Estas son las peticiones de los jóvenes guatemaltecos al papa Francisco

 

0