Escenario de vida

¿Nos volverán a comer el mandado?

Vida Amor de Paz vidanicol@gmail.com

¿Saben mis lectores por qué dicen por ahí que México siempre nos come el mandado? Los mexicanos no titubean. Ven un buen proyecto y se lanzan. Nosotros lo pensamos mucho y perdemos las oportunidades. Por ejemplo, los mexicanos venden viajes de Cancún a Tikal y los turistas ni pernoctan en Guatemala. Hacen conciertos, como sucedió con Pavarotti en Chichén Itzá a finales de los 90, cuando en Guatemala antes lo había propuesto en Tikal, pero no fue aceptado. Hemos tenido proyectos televisados al mundo entero mucho más impactantes con grandes luminarias que jamás se pudieron dar. Uno fue The Rainforest World Event, el cual iba a generar muchas divisas para el país.  Guatemala perdió un evento de reconocimiento mundial por justificaciones sin valor alguno.

En el 2012, teníamos un magno proyecto para lanzar el 13 Bak’tun —cambio de era maya— vía satélite a todo el mundo y no sucedió porque Roxana Baldetti, quien fungía como vicepresidenta, lo truncó al apoderarse del mismo como suyo, junto a los fondos, pero copiando muy mal lo que había sido diseñado. En ese entonces, México ni parpadeó y nada lento hizo un evento parecido, pero en menor escala que generó turismo sin precendentes y millonarios dividendos para el país.

El 21 de diciembre del 2012 no fue el fin del mundo, sino un nuevo renacer para los mayas. La Nasa así lo entendió y midió el nivel de energía que se generaba en distintas partes del planeta. Curiosamente descubrió que la mayor cantidad de concentración de energía magnética monitoreada por sus instrumentos satelitales provenía de Guatemala.

Debemos recordar que la energía magnética terrestre es la consecuencia de las corrientes eléctricas telúricas producidas en la tierra como resultado de la diferente actividad calorífica solar sobre la superficie terrestre y deja sentir su acción en el espacio que rodea la tierra. La intensidad es variable en cada punto, dada por las leyes de coulomb, pero el 21 de diciembre se sintió la energía extremadamente fuerte y concentrada en Guatemala. Las mediciones fueron hechas por equipos sofisticados y con tecnología de punta. ¿Por qué esta energía viniendo de Guatemala ese preciso día? ¿Por qué no venía de México o de Belice o de Honduras donde también habitaron los mayas?

Somos muy bendecidos y no lo reconocemos. Pienso que no debiera extrañarnos que la energía viniera de Guatemala, pues aquí habitaron los mayas que desarrollaron una civilización única, construyeron las primeras supercarreteras del planeta y las pirámides más grandes en masa del mundo. Somos parte de la cultura milenaria más antigua del planeta Tierra y, a pesar de saber eso, nos boicoteamos.

Ahora tenemos a México impulsando el tren maya, un transporte moderno diseñado para fomentar cultura y turismo con el que Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, busca conectar los principales centros arqueológicos, detonando el desarrollo económico de los principales destinos turísticos como Cancún, Tulum, Calakmul, Palenque y Chichen Itzá. Guatemala ha venido hablando desde hace rato de un tren que viajaría por importantes sitios arqueológicos hasta llegar al Mirador. ¿Entonces por qué seguir empecinados en construir una carretera que lo único que haría sería promover más el narcotráfico, saqueos de piezas arqueológicas y contrabando de madera?

¿Por qué no hemos ayudado al arqueólogo Richard Hansen con fondos para un tren formal como el de Machu Pichu, en Perú, que pare en las comunidades para ayudarles en su economía y llegue hasta el Mirador? No sigamos titubeando mientras México camina hacia delante. Vea hoy Los Secretos Mejor Guardados por Guatevisión a las 14.30 horas.

vidanicol@gmail.com