Verificamos por usted: ¿La ocupación de camas hospitalarias refleja la segunda ola de covid?

Es un hecho que la pandemia en Guatemala no está bajo control, pero hay dudas sobre si los datos que ofrece el MSPAS de ocupación hospitalaria permiten medir el incremento de contagios.

PL Plus
Foto: Hemeroteca Prensa Libre
Foto: Hemeroteca Prensa Libre

El Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MSPAS) encendió las alarmas por los alcances que puede tener la segunda ola, que comenzó a finales de diciembre.

Una de las preocupaciones de la cartera de Salud son los recursos con que se cuenta para tratar a pacientes que desarrollen un cuadro crítico y ameriten una estancia hospitalaria prolongada.

El viceministro de Hospitales, Francisco Coma, reiteró hoy que los hospitales en Guatemala, Sacatepéquez y Quetzaltenango están en situación de riesgo y sin espacio para atender a más pacientes con covid-19.

Añadió que los hospitales temporales están en el 85% de ocupación y los nacionales como el San Juan de Dios, en el 140%. El Roosevelt podría exceder el 95%.

Según datos del Ministerio, sistema de salud pública cuenta con 2 mil 224 camas destinadas a pacientes de covid-19. De estas, 451 son para personas que requieren terapia intensiva, y Coma indicó que ya solo tienen disponibles 170.

Aunque es un hecho que en Guatemala la pandemia no está bajo control, existen dudas en cuanto a los datos sobre ocupación hospitalaria y su relación con la emergencia y además que ayude a medir con exactitud el incremento de contagios en las últimas semanas.

No deje de leer | “Lloraba por las noches”, el impacto emocional en los médicos por la pandemia

En conferencias de prensa y medios de comunicación, las autoridades de Salud han reportado que esta semana los cinco hospitales temporales destinados al covid-19 tienen una ocupación general del 84 por ciento.

Han señalado también que la ocupación general, incluyendo hospitales nacionales, distritales y temporales, alcanza el 77%.

“Vemos un comportamiento de crecimiento sostenido desde el 1 de enero hasta mediados del mes”, manifestó Coma, y explicó que llevaban un ritmo de ocupación inicial del 25 y 28%, pero a partir del 20 de enero se ubicó arriba del 45%.

Estos datos pueden variar cada día, aunque son las referencias del Ministerio para ilustrar cómo los contagios aumentan.

A partir de esa situación, una de las dudas que surge entre organizaciones que monitorean el curso de la pandemia es si esos datos permiten medir cuánto se han incrementado los contagios cada semana.

Karin Slowing, especialista en salud pública y analista del Laboratorio de Datos, coincide en que uno de los indicadores para determinar si hay escalonamiento de casos es el nivel de ocupación hospitalaria.

Sin embargo, afirma que los datos que ofrece Salud en las conferencias de prensa son insuficientes para determinar el impacto de los contagios actualmente.

Slowing opina que para determinar si hay más pacientes críticos que demandan encamamiento se necesita saber cuántas camas se tienen por centro asistencial y verificar si en algunos hospitales no se han reducido en relación con los últimos meses.

“El problema es que no tenemos datos diarios de ocupación hospitalaria. No sabemos si se han recortado las unidades de los hospitales destinadas a atender a pacientes con covid-19. Si se reducen las camas no se necesita una gran escalada de casos para saturar los servicios”, cuestiona Slowing.

Alicia Chang, vicepresidenta de la Asociación Guatemalteca de Enfermedades Infecciosas (Agei), afirma que la cartera de Salud no debiera limitarse a únicamente reportar el porcentaje de ocupación hospitalaria en general. Los esfuerzos debieran enfocarse en especificar número de camas por hospital y la cantidad que está disponible.

“Siempre es mejor ser más transparente en los datos. Eso daría un incentivo más fuerte a la población para cuidarse, porque sabría cómo está la situación en caso se llegue a enfermar”, advierte Chang.

La profesional explica que el Ministerio de Salud sí tiene estos datos, pero al no hacerlos públicos da la impresión de que no quiere correr el riesgo de que la información quede sujeta al escrutinio público.

También verificamos | ¿La vacuna contra el coronavirus ya está a la venta en Guatemala?

El epidemiólogo Edwin Calgua, coordinador del Centro de Investigaciones de la Universidad de San Carlos, expone que uno de los primeros factores que se deben tomar en cuenta es que hay hospitales clasificados para atender exclusivamente a pacientes con covid-19, como los temporales, y otros de la red pública nacional que, además de los servicios ordinarios que prestan, han tenido que habilitar camas por el incremento de contagios.

El epidemiólogo expresa que en los hospitales destinados a coronavirus el número de camas no tiene por qué variar a lo largo del tiempo, independientemente del comportamiento de la pandemia. Sin embargo, en los hospitales de la red pública nacional sí puede haber, en distintos momentos, un incremento o una disminución de las áreas covid-19, dependiendo del nivel de contagios y las necesidades existentes.

Según Calgua, estas reorganizaciones se hacen en todos los hospitales del mundo. El problema con los datos que Salud ofrece es que no se dan en tiempo real, debido a que los sistemas de información no se digitalizan.

“Mucha gente no confía en la data del Ministerio porque no es oportuna; es decir, viene con retraso. Y esta pandemia es dinámica, los números pueden variar de un día a otro. Por lo tanto, los datos deben ser oportunos y accesibles en tiempo real. En otros países usted puede visualizarlos en un monitor, pero el problema con el Ministerio es que los datos todavía se recolectan en hojas”, señaló Calgua.

También verificamos | ¿La vacuna me permitirá relajar las medidas de prevención?

Actualmente no hay ningún sitio web que permita visualizar el número de camas destinadas a covid-19 por hospital y el porcentaje de ocupación en tiempo real. Por lo tanto, no se puede establecer qué centros asistenciales han tenido una reducción o incremento de camas a lo largo de la pandemia.

Si se quieren conocer estos datos se deben solicitar con base en la Ley de Información Pública, pero el proceso puede demorar entre 10 o 20 días hábiles, si Salud pide prórroga.

Coma dijo que hay un proyecto en marcha para que estos datos estén disponibles en tiempo real, aunque no precisó cuándo podría estar listo.

“La dinámica —los datos— es muy cambiante. Tenemos un proyecto para que esta información esté actualizada. Estamos en un proceso de integración del sistema, de tal manera que todos los hospitales reporten por lo menos dos veces diarias, a las 7 de la mañana y 7 de la noche, los datos de ocupación hospitalaria”, dijo Coma.

Agregó que luego de la primera ola, en agosto, se redujeron las áreas covid-19 en algunos hospitales para atender otras emergencias. Pero ahora analizan habilitarlas de nuevo.


0