Plan Alianza para la Prosperidad debe ampliarse a más municipios pobres 

Guatemala

La muerte de Jakeline Caal, de 7 años; María Herlinda Ruiz Tapería, de 23 y el secuestro de Isidoro Sabán, de 38; evidenció en la parte final del año que la migración de guatemaltecos a Estados Unidos (EE.UU.) continúa. Expertos en flujos migratorios señalan que la pobreza se profundiza en algunas áreas del país y por lo tanto consideran que deberían de replantearse aspectos del Plan de la Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte (PAPTN).

El Plan que nunca fue

Opinión

Desde que fue anunciado, un día de otoño en 2014, el Plan Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte trajo más preguntas que respuestas acerca de cuál era su objetivo real. Propuesto desde la Casa Blanca del presidente Obama, y maquillado como una idea propia de los países centroamericanos, se dijo que su objetivo principal sería crear condiciones para evitar que más personas fueran expulsadas de sus territorios. En palabras escritas por el entonces vicepresidente Biden, el Plan se trabajaría para lograr un continente “abrumadoramente de clases medias, democrático y con seguridad”. Una inversión “modesta” para lograr una Centroamérica “próspera”. Pero hoy, a los cuatro años de vigencia del Plan, el único resultado cierto e innegable es la respuesta de las poblaciones de la región. Estas, mochila en mano, escapan hacia Estados Unidos. Y lo hacen convencidas de que en casa no hay futuro.