Aprenda a enfrentar nuevos retos laborales

Aprender a dominar el estrés y ansiedad que genera el asumir nuevos retos laborales le garantizarán el éxito en su trabajo.

Al asumir nuevos retos laborales el miedo y la ansiedad pueden apoderarse de usted. (Foto Prensa Libre: Servicios).
Al asumir nuevos retos laborales el miedo y la ansiedad pueden apoderarse de usted. (Foto Prensa Libre: Servicios).

El asumir nuevos retos laborales es sinónimo de crecimiento personal. Sin embargo, a pesar de ser algo positivo, el miedo y la ansiedad de enfrentarse a situaciones nuevas e inesperadas pueden hacer que la experiencia sea desfavorable. Por lo tanto, los expertos aseguran que la clave está en conocer sus propias virtudes, fortalezas y confiar en uno mismo.

De acuerdo con la psicóloga industrial Ángeles Serrano, entre los principales retos que enfrentan todas las personas al iniciar un nuevo trabajo es el adaptarse al ambiente laboral. “Encontrar la manera ideal de encajar en una nueva cultura organizacional puede complicarse si no se tiene facilidad de adaptación o mente abierta para ajustarse a la personalidad de la compañía”, explica.

Además del ambiente laboral, el conocer por completo al equipo de trabajo, la manera de hacer las cosas, la política de la empresa y el código de vestuario son algunas consideraciones que generarán inseguridad. Sin embargo, los expertos comparten algunos consejos para combatirla.

Mentalidad positiva ante el cambio

El psicólogo industrial Mario López indica que el principal consejo para afrontar los retos labores es estar preparado para el cambio y mentalizarse que es un avance. “Es importante pensar en el avance para estar consciente del cambio que se va a producir, solo así se verá el lado positivo y podrá afrontarlo de la mejor manera”, señala el profesional.

Una mentalidad positiva le ayudará a hacerle frente a los nuevos cambios. (Foto Prensa Libre: Servicios).

Conocer las políticas de la empresa

Cuando se inicia en una empresa, es recomendable tener los conocimientos básicos de la cultura de ejecución, el diseño del organigrama y distribución jerárquica. Además, de las políticas y reglas que deben cumplirse dentro y fuera de las instalaciones. Esto, con el fin de crear confianza y seguridad en uno mismo.

Equilibrio emocional y laboral

Los nervios serán el primer obstáculo que habrá que vencer durante las primeras semanas. El equilibrio emocional y laboral permitirá que todas sus acciones sean objetivas y cumplan con los estándares de contratación. Por lo tanto, para lograr este balance los expertos recomiendan investigar acerca de la empresa, y de las funciones que se van a desarrollar.

“Las primeras semanas hay que tomarlas con calma y tenernos paciencia. Se debe recordar que es un periodo en donde conozcamos y aprendamos a dominar nuestras responsabilidades. Es recomendable tomar medidas para reducir el estrés, como anotar los procesos, las actividades pendientes, fechas límite de proyectos, etc. Para sentir que tenemos el control de las cosas”, dice la psicóloga Helen Muñóz.

Visualice sus capacidades

Ser conscientes de sus virtudes y habilidades impedirán que en algún momento dude de sus capacidades para hacer el trabajo. “Puede apoyarse haciendo una lista de experiencias que inicialmente le parecieron difíciles pero que superó a lo largo de la vida, profundizando en los aspectos positivos de usted que lo hicieron salir adelante”, explica Muñóz.

Al hacer una lista de los proyectos que ha superado se dará cuenta que el cambio laboral será uno más y que podrá llevarlo a cabo. (Foto Prensa Libre: Servicios).

Además, es importante tomar una actitud positiva que permita entablar plática con los compañeros, con el objetivo de aprender más y nuevas cosas.

Plantear nuevos objetivos

“Hacer una hoja de ruta profesional le ayudará a tener nuevos objetivos para alcanzar durante el tiempo que ejerza ese nuevo trabajo”, señala López. Además, estos objetivos ayudarán a reflexionar qué es lo que lo ha motivado a cambiar de empleo o aceptar un nuevo puesto.

Mantener buena comunicación

La comunicación es la clave del éxito en las relaciones interpersonales, por lo que mantener comunicación asertiva con los jefes y el equipo de trabajo permite tener claro cuáles son las tareas específicas por desarrollar. “Se recomienda tener una conversación con ellos -el equipo de trabajo- desde el primer día para conocer la manera en que se cumplen las metas”, explica Serrano.

El ascenso a jefe

Cuando los nuevos retos laborales se deben al ascenso del cargo, uno de los problemas es mantener la armonía con el equipo de trabajo, para que se respete su papel de jefe pero que continúe la buena relación que existía anteriormente.

No permita que un ascenso cambie su personalidad. Asegúrese de mantener la armonía en el equipo de trabajo. (Foto Prensa Libre: Servicios).

Serrano explica que lo primordial, para que se mantenga la armonía del grupo, es no dejar que un ascenso cambie su personalidad. Sin embargo, hay que dejar claro cuál es la posición de cada colaborador, para mantener el respeto entre cada uno.

Por su parte, Muñóz recomienda tener una reunión de acercamiento iniciar con el equipo de trabajo, en donde se determinan las estrategias, expectativas y mecanismos del trabajo. “Un buen líder sabe que no es superior a sus colegas, toma la responsabilidad de dirigirlos dentro de un marco de armonía, sin que esto signifique perder jerarquías laborales”, explica la licenciada.

0