Consejos de salud y seguridad para viajar con niños durante Semana Santa

Si tiene planes de pasar unos días lejos de casa con sus hijos pequeños y juntos visitar las playas del país o presenciar los cortejos procesionales, dentro o fuera de la ciudad, considere estas medidas de seguridad para prevenir accidentes que arruinen el paseo.

Durante el transcurso de esta Semana Mayor tiene la oportunidad de aprovechar los días para salir de la rutina y desplazarse por las carreteras, para hacer turismo interno en los destinos playeros o simplemente quedarse en la ciudad y vivir la tradición de ver alfombras y procesiones.

Cualesquiera que sean sus planes es necesario tomar varias medidas de seguridad, en especial si se moviliza con niños.

Empiece por preparar un plan de prevención y contingencia, así previene accidentes, extravío de niños e incluso, eso hasta puede salvarle la vida. Melina Muralles Oliva, médica pediatra, menciona que salir de casa con hijos pequeños implica estar pendiente de su vigilancia, alimentación, hidratación, así como del entretenimiento sano que ofrezca cualquier sitio al que vayan.

Recomendaciones si visita playas, piscinas y lugares al aire libre

  • A donde quiera que se desplace en automóvil, es fundamental que los niños viajen cómodos y en asientos específicos. Jamás los lleve en los asientos del frente, porque al tener un percance la bolsa de aire sale a 300 kilómetros por hora y eso es capaz de asfixiarlos. Si su hijo pesa menos de 100 libras, siempre debe ir sentado en una silla especial. Evite llevarlo cargado, eso es incómodo para ambos y, su seguridad es primero.
  • Si viaja con bebés evite meterlos a la piscina. A esta edad su sistema de defensas todavía no es tan resistente a los virus que puedan estar dentro del agua.
    Los niños mayores de un año deben usar ropa adecuada para natación, de preferencia de manga larga y con tejidos que incluyan protección solar, además pañales adecuados para el agua y sombrero o visera.
  • Cálcelos con zapatos específicos para el agua, porque previenen quemaduras plantares provocadas por el calor de la arena o el suelo. Evite las sandalias de hule o plástico, porque se calientan y eso lesiona la piel de los niños.
  • Es imprescindible aplicarles protección solar resistente al agua y de fórmulas prescritas para niños, algunas veces las que son para adultos contienen ingredientes que irritan la piel de los infantes. Marlon Mórales, médico general, recomienda re aplicárselo cada hora, además de evitar la exposición solar en horarios de 10:00 a 15:00 horas, porque es cuando hay más radiación de los rayos ultra violeta.
  • Es importante también que los menores no pasen más de una hora expuestos al sol ni al agua clorada de las piscinas. El tiempo prolongado suele causar insolación y deshidratarlos.
    Como regla de oro, en ningún momento los deje solos, aunque tengan flotadores. Recuerde que el 98 por ciento de los accidentes y ahogamientos surgen como consecuencia de los descuidos de los mayores. ¡Que no le pase!

Cuídeles el apetito

  • El calor de las playas provoca una baja en el apetito y acelera la sed, por eso suminístreles bebidas hidratantes naturales, agua pura e incluso algún suero oral. Las fórmulas reducidas en sodio tienen mejor sabor para los niños y una buena opción es suministrarlas frías como si se tratara de cualquier otra bebida.
  • No deje que las distracciones del lugar descuiden los horarios de comida. Lléveles una lonchera o una bolsa con líquidos y meriendas agradables al paladar. Procure que sean alimentos que no perecen fácilmente con el calor, porque al ingerirlos podrían causarles algún tipo de intoxicación.
  • Si come en algún restaurante, Ana Elisa Pacheco, nutricionista, recomienda hacerlo en un lugar confiable y limpio, tome en cuenta que los mariscos son alimentos que requieren de una estricta manipulación, si los ingieren mal cocinados se corre el riesgo de sufrir alguna infección intestinal capaz de arruinar sus días de descanso.

En las aglomeraciones

  • Si acostumbra visitar lugares donde hay afluencia de personas asegúrese de que le acompañe un adulto por cada niño, así habrá más seguridad para cuidar de cada uno.
    Como medidas de seguridad prepare un gafete con los datos importantes de su hijo y los suyos, de manera que si llegara a extraviarse, las autoridades que lo encuentren tendrán como comunicarle el paradero. Además, instruya a sus hijos de qué hacer en caso de perderse, hable con ellos respecto a quién pedir ayuda.
  • Si pasean por calles concurridas y con ventas de comida caliente, aléjese lo más que pueda de los puntos de calor y de gas. Tome en cuenta que la altura de las estufas es la misma que la de un niño de entre 5 y 7 años, y en una aglomeración los alimentos podrían derramarse y provocar una tragedia.
  • Lleve también una correa con arnés para sujetar a los niños. Eso le permitirá tenerlos cerca en todo momento y sin alterarles cierta autonomía.
  • Un detalle de suma importancia es no perder la atención a sus niños, porque en las aglomeraciones y con los estímulos de la calle, un momento de distracción puede traer como consecuencia extraviarse. No arruine su descanso y tiempo de esparcimiento, mejor planifique con anticipación y asegúrese de realizar un paseo sin riesgos.

Fuentes: Melina Muralles Oliva, médica pediatra, teléfono 6665-3209. Marlon Morales, médico general, teléfono 4107-8857. Ana Elisa Pacheco, licenciada en nutrición, teléfono 4770-6851.

Contenido relacionado:

>Acá está la agenda de horarios de los mercados disponibles para estos días de Semana Santa.

>Conozca cómo estará el calor para estos días de abril.

>Aproveche los días de descanso y póngase al día con los 10 momentos más impactantes de la serie “Game of Thrones”

0