Actividades productivas que pueden llevar a cabo las personas cuando se jubilan

¡Prepárese para la jubilación! Esta es una etapa en la que debe buscar cómo ocuparse para su bienestar físico y mental, así que aproveche para realizar las actividades que no pudo concretar previamente, propóngase metas y, sobre todo ¡conserve una buena actitud ante la vida!

Ocupe su tiempo con actividades productivas. ¡Conserve una actitud positiva! (Foto Prensa Libre: Servicios).
Ocupe su tiempo con actividades productivas. ¡Conserve una actitud positiva! (Foto Prensa Libre: Servicios).

Conforme avanzamos en la vida pasamos por distintas etapas que suponen retos que debemos enfrentar y aprender a tomar de manera positiva. La jubilación es una de ellas y es cuando damos fin a ese trayecto laboral que hemos ejercido por mucho tiempo y, con ello, damos paso a una suerte de retiro, cuando podemos llevar a cabo un sinfín de actividades que, probablemente, teníamos pendientes.

Claro, todo dependerá de la actitud con que recibamos esta etapa. “Está en nosotros decidir cómo vamos a actuar ante las emociones: miedo, enojo, tristeza, amor o alegría. Podemos estar alegres o enojados con la vida, y esto podría beneficiarnos o perjudicarnos. De igual forma, debemos ser coherentes en lo que pensamos, sentimos y hacemos”, expresa Sara Chinchilla, psicóloga clínica.

De acuerdo con esto, Josué Avendaño, geriatra y gerontólogo, dice que es importante mantener una actitud positiva y así tener motivación para realizar distintas actividades. Además, Chinchilla indica que esta es una oportunidad para estar al tanto de lo que sucede en temas de interés como la política, la ciencia y la cultura.

Si usted está por iniciar esta etapa de su vida o si ya se encuentra en ella, recuerde que es importante ocuparse en actividades variadas que impliquen el desarrollo de las funciones físicas y mentales.

Según Avendaño, al haber trabajado en algo específico durante toda la vida, se ha desarrollado más un hemisferio del cerebro. Por ello, lo conveniente es salir de la rutina y comenzar a llevar a cabo otro tipo de dinámicas que favorezcan el progreso del otro hemisferio.

¿Y si no nos ocupamos?

El cerebro es un órgano que debemos ejercitar, dice Chinchilla, y expresa que “si no lee, si no ve documentales y enriquece el intelecto, el cerebro se oxida, se atrofia y, como consecuencia, la persona sufre de demencia, de alzhéimer”.

Para la psicóloga, con la jubilación llegan también los achaques de la edad, así que cuide su bienestar por medio de actividades de esta índole, considerando su salud y su capacidad.

Lea y esté al tanto de la actualidad. Este ejercicio es beneficioso para el cerebro y la salud mental. (Foto Prensa Libre: Servicios).

Así que procure no tener demasiado tiempo libre, pues otro de los efectos del ocio es la depresión, que trae consigo una baja de defensas y, por ende, el desarrollo de enfermedades físicas. “Lo importante es sentirse útil y funcional”, añade la experta. También tenga presente generar pensamientos positivos y desempeñarse en lo que le gusta.

Retome lo que no pudo hacer

La jubilación es una oportunidad para retomar aquello que dejó en pausa, las actividades que pospuso a causa de los quehaceres y los deberes cotidianos correspondientes al trabajo. “Antes quisimos hacer muchas cosas que no nos fueron posibles debido a los compromisos”, expresa Avendaño.

Chinchilla recomienda que considere efectuar ciertas actividades como pintar la casa, componer los muebles, hacer ejercicio, tomar clases de baile y salir con amigos. “También puede utilizar su potencial, el conocimiento que ha adquirido durante la vida para poner su propio negocio o impartir clases”, dice.

Nunca es tarde para retomar lo que a usted le gusta o para aprender cosas nuevas. (Foto Prensa Libre: Servicios).

Avendaño explica que, al mantenerse ocupado, incluso con un trabajo informal, además de generar ingresos estimulará las conexiones neuronales. “Aprenda un nuevo idioma, música, tome clases de pintura”, exhorta.

Otras actividades para hacer

Al jubilarse, para conservar un equilibrio en su vida, es importante que realice actividades físicas, ocupacionales y recreativas, indica Avendaño. Estas son recomendaciones de actividades productivas que podría hacer en esta etapa de la vida:

Rutina de ejercicio

Según el experto en geriatra y gerontología, la actividad física es necesaria toda la vida, incluso conforme avanza la edad. “Al no hacer ejercicio, se pierde músculo, fuerza y rendimiento, lo cual compromete la funcionalidad. Es recomendable seguir una terapia diaria de entre treinta y cincuenta minutos”, explica. Para fortalecer los músculos, Avendaño aconseja que realice caminatas, ejercicios con pesas y de resistencia progresiva.

¡Cuide su salud física con ejercicio diario! (Foto Prensa Libre: Servicios).

Trabajos informales

Tener responsabilidades y compromisos, además de ocupar su tiempo, hará que usted se proponga metas. Busque trabajos informales adecuados a sus capacidades y conocimientos.

Ejercitar la memoria

Si desea prevenir demencia o, de alguna manera, el deterioro periódico del cerebro, hay algunos sencillos ejercicios que Avendaño recomienda hacer como recordar cada noche lo que hizo durante el día, qué comió, cuáles fueron sus actividades.

Asimismo, sugiere que, para no perder información y fortalecer la memoria, busque juegos entretenidos como sudoku, crucigramas y rompecabezas.

Actividades recreativas

Viajar es una actividad que Avendaño recomienda a sus pacientes jubilados, pues ayuda a mantener el cerebro activo. Adicional a esto, el experto sugiere crear álbumes de fotos para tener en mente lo que hizo durante su vida.

La jubilación es una excelente etapa par viajar. (Foto Prensa Libre: Servicios).

Socialización

La jubilación tiende a aislar a las personas, dice Avendaño. Así que se aconseja reunirse con personas de las mismas edades para compartir cosas afines y, de igual forma, lograr mantener las neuronas activas.

Interactuar con niños podría ser beneficioso a nivel emocional. (Foto Prensa Libre: Servicios).

Una comunicación intergeneracional también es recomendable. “La convivencia entre adultos mayores y niños permite compartir y enriquecer la relación. Los adultos recuerdan cosas que habían olvidado y los niños aprenden de los adultos. Se crea un lazo, se alimenta el afecto que falta a esa edad”, añade.

Así que, si ha llegado a esta etapa de la vida, busque ocuparse con dinámicas que lo enriquezcan en distintas áreas. También es importante que tome en cuenta que habrá actividades que ya no podrá realizar como lo hacía en su juventud.

 

Contenido relacionado:

>Lugares recreativos para pasear con su mascota

>Trastornos del sueño: tipos, causas y síntomas

>Comidas saludables para bebés, que no tengan azúcar