El calentamiento es clave para entrar en calor, antes de practicar deporte

No calentar antes de hacer deporte puede ser una negligencia que se pague caro con una lesión o una rotura de ligamentos.

Archivado en:

deporteSaludTercera edad
No practique deporte sin entrar antes en calor
A mayor edad es más importante aún elongar y precalentar los músculos para evitar lesiones. Foto: Sebastian Gollnow/dpa

El calentamiento previo debería formar parte de cualquier rutina de entrenamiento, pero frecuentemente se suele renunciar a realizarlo, sobre todo en ocasiones donde se practica deporte de manera espontánea.

Y justamente esta puede ser una negligencia que posteriormente el cuerpo pagará cara. Como, por ejemplo, cuando un abuelo solamente se proponía jugar un rato de fútbol con su nieto en el parque y, de repente, se encuentra esperando atención en urgencias.

Estas historias son vividas una y otra vez por el traumatólogo alemán Sven Ostermeier. Tanto la rotura de ligamentos al jugar al fútbol como las lesiones de tobillo tras un paso en falso en la pista de atletismo frecuentemente son el resultado de la falta de calentamiento.

“Los tendones y los ligamentos son entonces más propensos a romperse”, afirma el experto de la Clínica de Articulaciones de Gundelfingen, en Alemania.

Calentar antes y estirar después es clave para evitar lesiones al hacer deporte. Foto: fausto sandoval en unsplash

Según manifiesta Ostermeier, a medida que pasan los años es cada vez más importante entrar el cuerpo en calor antes de someterlo a la actividad física. Esto significa tanto estirar como calentar.

Por eso, por ejemplo, resulta una buena idea ir al entrenamiento en bicicleta, porque de esta manera el cuerpo ya se pone en actividad. El traumatólogo Ostermeier lo explica así: “Uno no debería empezar a practicar deporte directamente desde el sillón”.

Según dice el especialista, otro error fundamental es la sobrevaloración de uno mismo, porque nadie conoce con exactitud su propio rendimiento.

Por lo tanto, recomienda: “Uno nunca debería querer ser directamente un atleta de alto rendimiento, sino evaluar de manera realista las propias limitaciones”.

Porque, quien exagere con la intensidad, también se arriesga a sufrir lesiones. Por eso la regla para jugar al fútbol con los nietos es que al principio solo se debe empujar con tranquilidad la pelota.