Se cumple un año de la explosión de apartamento en edificio de la zona 11 y afectados aún esperan respuestas

Una pediatra y su bebé fallecieron en el hospital el 27 de febrero de 2019, 10 días después de la explosión con gas en su vivienda.

Así quedó el apartamento del Condominio Santa María Las Charcas, donde fue la explosión. (Foto, Prensa Libre: Hemeroteca PL).
Así quedó el apartamento del Condominio Santa María Las Charcas, donde fue la explosión. (Foto, Prensa Libre: Hemeroteca PL).

Rodrigo Corzo, quien junto a su esposa y dos hijos, vivía en un apartamento del cuarto piso, en la torre dos, de Santa María Las Charcas, zona 11, abajo del de María José Carrillo, donde ocurrió la explosión el 17 de febrero del 2019, y recuerda la angustia que sufrieron ese día y los daños psicológicos y materiales que les quedaron como secuela de ese trauma.

Corzo asegura que un año después del incidente no tiene solución para las pérdidas materiales que este le causó ni resultados de la investigación que efectúa el Ministerio Público.

Según el afectado, quien trabaja en estrategias para la contención de incendios, desde antes de la explosión advirtió de lo que podía pasar en el edificio ya que observó las deficiencias en que se encontraban las tuberías

“Algunas tenían alambre de amarre y les advertí que podía ocurrir una explosión, pero me dijeron que me demandarían por estar causando temor en los vecinos, ya que les envié un correo en donde les advertía de lo que podía pasar, y así fue”, relató.

Agregó: “En esa torre -la dos- no tenía que haber distribución de gas porque no tenían licencia, no tenían porque habernos vendido una propiedad allí si no tenían esos permisos”, indicó.

“En el momento de la explosión mi esposa estaba sola, estaba dormida, la sacudida fue tan fuerte que pensó que era un terremoto, se cayeron los televisores; mi hija preguntaba que qué pasaba, fue a las 10 de la noche, ella tuvo problemas para sacar a los niños, ellos tragaron gas, las cortinas de mi apartamento están quemadas”, expresó Corzo.

Narró: “Después, mi hija tuvo problemas respiratorios, mi esposa perdió la lactancia por el susto y por consiguiente el bebé perdió peso y se le lastimaron los oídos”.

“Paramos con familiares que nos acogieron y dormimos en el piso. Ha sido difícil duro, sobreponernos a la pérdida de nuestra propiedad. A los niños se les arrebató todo lo que tenían de un día para otro”, manifestó.

De acuerdo con Corzo, “en estos meses no hemos tenido noticias de parte de la desarrolladora, no sabemos nada, no se han comunicado para saber cómo estamos y el apartamento sigue igual”.

“Desde el MP sabemos que hay una denuncia del Ministerio de Energía y Minas porque no tenían licencia para distribución de gas. Esperamos que el MP tome las decisiones, para que salga a luz todo lo que existe”, señaló.

El afectado asegura que a su apartamento han ingresado personas sin permiso y teme por su vida, ya que algunos vecinos le han solicitado que suspenda las demandas ya que perjudica el valor de los apartamentos.

La explosión

Corzo relató hace un año cómo fue para su familia el momento de la explosión.

Según vecinos, eran alrededor de las 22 horas cuando se escuchó el estallido. Una unidad de socorristas llegó al lugar, pero se retiró al no observar llamas.

Carrillo, especialista en gastroenterología, estaba embarazada, ella y su bebé fallecieron por la gravedad de las quemaduras que sufrieron ese día. Luis Carlos Porras, la pareja de la médico, estuvo hospitalizado varios días mientras se recuperaba de las quemaduras.

Como consecuencia del hecho, algunos residentes utilizan estufas eléctricas o a gas, pero con cilindro. Aunque se intentó confirmar los comentarios, los vecinos cuentan que la empresa cortó el servicio de gas, el cual se proveía por medio de cisternas colocadas en la azotea del edificio.

Julia Barrera, vocera del Ministerio Público, informó que las investigaciones de este caso están bajo reserva. 

El órgano investigador abrió de oficio una investigación por el hecho y otra, por la muerte de Carrillo.

Le empresa

Por medio de un comunicado enviado a Prensa Libre por ProUrbano, la desarrolladora se refirió a la explosión ocurrida hace un año.

“En Ingeniería Vertical lamentamos profundamente el desafortunado accidente ocurrido el 17 de febrero de 2019 en uno de nuestros proyectos. Desde la empresa hemos estado colaborando con las autoridades desde el primer momento, y actualmente con el Ministerio Público, así como solidarizados con los familiares de la Doctora Carrillo”, se lee en el documento.

Agregan: “Toda la información de que se dispone relacionada con este caso forma parte de un expediente que está en manos de dos fiscalías en el Ministerio Público y la investigación sigue en curso, por lo que no tenemos acceso a la misma. Sin embargo, queremos hacer constar que todos nuestros proyectos pasan por el proceso de aprobación para la obtención de nuestra licencia de construcción en el Ministerio de Ambiente, el Ministerio de Salud, CONRED, EMPAGUA, y finalmente la Municipalidad de Guatemala.”

Sin embargo, aunque la empresa asegura que obtuvo todos los permisos, los días siguientes a la explosión, se determinó que el edificio afectado no contaba con la licencia para el manejo de gas, el cual se distribuía por medio de tubería a todos los apartamentos.

 

Además, se supo que la Coordinadora para la Reducción de Desastres (Conred) tiene informes que podrían respaldar la declaratoria de inhabitable del edificio, pero Comunicación Social de esa entidad informó que no se tomará esa medida porque la empresa se comprometió a reparlarlo.

Por otro lado, se consultó a la Municipalidad de Guatemala al respecto, pero no respondieron las reiteradas solicitudes de información.

 

Contenido relacionado

Muertes de migrantes guatemaltecos en tránsito aumentaron 40% en 2019

¿Fenómeno de El Niño será intenso este año? Así es la advertencia del Insivumeh

Vecinos de Estanzuela creen haber encontrado el fósil de un mamut

0