Los hermanos Nathan y Kervin García, sangre de Lívingston para Deportivo Chiantla

Hace un poco de más de 15 años Nathan García Sandoval decidió irse de su barrio Sagaren, Lívingston, Izabal, con el objetivo de conquistar su sueño de ser futbolista profesional.

Los hermanos Nathan y Kerivn García representan con orgullo a Deportivo Chiantla. (Foto Prensa Libre: Edwin Fajardo)
Los hermanos Nathan y Kerivn García representan con orgullo a Deportivo Chiantla. (Foto Prensa Libre: Edwin Fajardo)

En sus bolsillos únicamente contaba con Q100, los que había ahorrado por las labores de electricista.

Lanquín fue el primer conjunto de la Tercera División que acogió sus ilusiones.   Luego se mudó a Huehuetenango, más lejos de su hogar, con Juventud Copalera,  para continuar con su travesía. Después se fue a Salcajá, Quetzaltenango.

Cada vez que Nathan regresaba a Lívingston su hermano menor, Kervin René, escuchaba atento sus miles de anécdotas porque él también quería pertenecer al mundo del balompié. Y así fue.

Kervin cambió las tareas de albañil y de  pescador que hacía en el   Caribe para mudarse hasta Villa Nueva e iniciar su camino dentro del futbol. Antes había estado en las categorías menores de Jalapa.

Al igual que Nathan, el menor de los cinco hermanos del matrimonio García Sandoval comenzó a desfilar por varios representativos de la Segunda y Primera División para pulir sus destrezas y habilidades.

Mientras, Nathan continuaba picando piedra en el máximo circuito de ascenso, en equipos como  el Puerto San José, Sacachispas, Carchá y Sayaxché, Kervin daría de primero el salto a la Liga Nacional, pese a que su travesía tenía menos tiempo.

“Logré ascender con Sanarate. Estuve dos años allí y fue de mucho aprendizaje”, reconoce.

Lee también: Iztapa es el equipo que menos aficionados atrae y Petapa el que tiene más pérdida 

Aunque una dura lesión lo mantuvo alejado de las canchas por más de dos años, el destino también se encargaría de premiar el  constante esfuerzo de Nathan.

Luego de proclamarse campeón con Santa Lucía Cotzulmaguapa en el Apertura 2018 de la Primera División, en donde  por algún momento fue dirigido por Juan Alberto Salguero, el defensor de 33 años sería contratado por Chiantla, representantivo al que también llegaría  Kervin.

Deportivo Chiantla visita a Comunicaciones en partido reprogramado de la jornada 14. (Foto Prensa Libre: Edwin Fajardo)

Nunca los hermanos habían tenido la oportunidad de militar juntos en la Liga Nacional. Apenas  se habían enfrentado en el ascenso. Su sueño de niños por fin se cumplía.

“Cuando jugábamos de pequeños en Lívingston nos imaginábamos que llegaríamos a jugar juntos en la Liga Nacional. Y gracias a Dios así fue. Siempre es bueno tener a la par a tu hermano”, explica Kervin, quien en el Clausura 2019 ha  sido titular indiscutible en el armado huehueteco —14 apariciones—.

Te puede interesar: Aaron Navarro con un globito a Hagen anotó el mejor gol de la jornada 16 del Clausura 2019 

“Es una experiencia inolvidable la que estamos viviendo. Si no fuera por el futbol los dos estuviéramos alejados. Ahora luchamos por la misma causa. Estoy muy orgulloso y sé que mi hermano tiene todo el potencial para llegar a la Selección Nacional”, asegura Nathan.

Después de lograr uno de sus máximos anhelos, ahora   los  hermanos izabalenses solo piensan en una cosa: mantener a Chiantla en la mayor. “Estamos conectados en esa misión”, afirma Kervin.

Contenido relacionado

> Lombardi: “El festejo contra Malacateco no era para la afición en general”

> Guastatoya y un empate agónico contra Municipal 

> Sanarate se aleja del descenso gracias a la victoria contra Siquinalá

0