Empresas que disputan por la importación de lámina defenderán argumentos ante el Mineco

La audiencia para escuchar a las partes involucradas en la investigación que realiza la Dirección de Administración de Comercio Exterior (DACE) por el tema de la implementación de medidas de salvaguarda se realizará este jueves.

Este jueves se realizará la audiencia para escuchar a las partes involucradas en la investigación que realiza la Dirección de Administración de Comercio Exterior (DACE) por el tema de la implementación de medidas de salvaguarda (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)
Este jueves se realizará la audiencia para escuchar a las partes involucradas en la investigación que realiza la Dirección de Administración de Comercio Exterior (DACE) por el tema de la implementación de medidas de salvaguarda (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

De momento, aún no se determina si se aplicará o no la salvaguarda para la importación de los productos laminados planos de los demás aceros aleados de anchura superior o igual a 600 mm, que es parte de una investigación por parte de la entidad adscrita al Ministerio de Economía (Mineco).

Las partes fueron notificadas hace algunos días de la audiencia y luego de esto procederá presentar el informe final y una eventual resolución, que podría conocerse en diciembre.

Lea además: Día Mundial del Emprendimiento: Mujeres guatemaltecas forman red de negocios

A partir de la celebración de la audiencia convocada, corre un plazo de 15 días en la cual se emitirá una resolución: ya sea que se aplique o no.

Además, se determinará (por medio de un estudio) si hubo algún daño a los fabricantes locales, en la importación de las partidas arancelarias, que son las 7225.91.00; 7225.92.00 y 7225.99.00, del Sistema Arancelario Centroamericano (SAC).

Esas partidas se refieren a los productos laminados planos de los demás aceros aleados de anchura superior o igual a 600 mm.

Las medidas de salvaguardia consisten en aplicar un arancel (impuesto) a la importación de un producto, cuando existe un incremento en las importaciones de un producto similar fabricado en otro país, y que pone en riesgo a la industria local.

La salvaguarda lo que pretende es una protección a una industria nacional.

Representantes de firmas importadoras de láminas se pronunciaron ayer en relación con una investigación que la DACE realiza para aplicar o no medidas de salvaguarda a este producto. (Foto Prensa Libre: Urías Gamarro)

Piden objetividad

Representantes de las empresas Ferromax y Grupo Ferroso, S.A (que son empresas importadoras) exigieron a la DACE que los resultados de la investigación sean objetivos y respondan a la situación real del mercado.

El solicitante de las medidas de salvaguarda fue la empresa Ternium que tiene una planta productora en Villa Nueva de lámina.

César Trujillo, abogado de Ferromax, dijo en conferencia de prensa que mantienen preocupación porque la empresa solicitante (Ternium) también es productora e importa producto de México, por lo que tiene contrasentido el procedimiento.

“Cómo es posible que una productora nacional importe el mismo producto de México y esta pretendiendo una protección de un producto”, dijo el abogado, quien explicó que Ferromax importa el producto desde Corea del Sur.

Trujillo dijo que han solicitado una apertura y claridad de la investigación que realiza la DACE y que no existe una comprobación que la industria nacional esta percibiendo un “daño importante” como lo manifiesta para que se le brinde la medida que se le esta solicitando.

Prensa Libre contactó a Sergio Serrano, director general de Ternium Centroamérica, sobre lo expuesto en la conferencia de prensa por los importadores, pero indicó que hablaría próximamente.

Andrés Rivera, representante legal de Grupo Ferroso, explicó que llama la atención el expediente que ingreso a la DACE, que el mismo productor que cuenta con otras plantas para la fabricación de bovina (lamina) en Argentina y México, “se busca crear un enredo” en lo expuesto del expediente.

“Hacemos un llamado a la autoridad investigadora que se percate y haga una investigación simple en el tema de los productos, porque no se está importando lo mismo en las partidas que se busca bloquear a través de la salvaguarda”, enfatizó.

Posibles efectos

Ambos directivos, destacaron que si se llegara aplicar una medida encarecería el producto hasta en 27%, lo que repercutirá en el costo final a los compradores.

“Habría un daño enorme a la población porque hay cambios de techos de lámina por aluzinc por su durabilidad y eso impactará en la construcción de la vivienda popular que es un efecto negativo”, precisó Rivera.

En todo caso, dijo que se espera una resolución correcta y que no se aplique las medidas de salvaguarda.

Le puede interesar: Por qué el cardamomo guatemalteco vive uno de sus mejores momentos

El producto que se importa es de China, México y Corea, que son los principales abastecedores.

David Juárez, vicepresidente de la Cámara Guatemalteca Coreana de Comercio (Camcor), explicó que también se corre el riesgo de que Corea aplique las medidas recíprocas a productos que se exportan hacia ese país, si en algún momento se implementa la salvaguarda.

Contenido relacionado

> De esta forma las autoridades buscan incluir a más personas al sistema financiero nacional

> “Guatemala no puede seguir rezagada mientras el mundo avanza”

> Por qué los materiales ferreteros aumentaron sus ventas en un 20% en Guatemala

2

Manuel Vargas Hace 3 semanas

Si por ejemplo importan desde México, le pueden pedir a los bancos guatemaltecos que le compren (tal vez) 100 mil dólares mensuales en pesos mexicanos a la banca de ese país, le compran esos pesos a los bancos guatemaltecos que los tienen y se los llevan a México para pagarle a los proveedores. Para pagarle a la banca mexicana, lo pueden hacer de forma electrónica por medio de un sistema electrónico que hicieron los ticos, que originalmente se llamaba SINPE y que creo que ahora se llama IBAN.

    Manuel Vargas Hace 3 semanas

    Si no pueden pagar de forma electrónica, también los bancos de Guatemala y de México (en este caso), se pueden poner de acuerdo para cambiarse (frecuentemente) la misma cantidad de dólares en quetzales y pesos mexicanos.