Tortuoso viaje de décadas sin asfalto en Guatemala

Pobladores de San Marcos ejemplifican cómo es habitar sin carreteras, éstas quedan solo en promesas de campaña.

Nubes de polvo levantan vehículos, principalmente, principalmente picops o camionetas, en las rutas que aún no son de terracería, en San Marcos. (Foto Prensa Libre: Whitmer Barrera)
Nubes de polvo levantan vehículos, principalmente, principalmente picops o camionetas, en las rutas que aún no son de terracería, en San Marcos. (Foto Prensa Libre: Whitmer Barrera)

Más de 20 mil habitantes llevan toda una vida esperando que el Estado les cumpla lo que les han ofrecido en época electoral, pero ese sueño ha sido una pesadilla para quienes viven en la Ruta Nacional 12 Sur (RN 12 SUR) que comunica a San Pedro Sacatepéquez, San Marcos, con Coatepeque, Quetzaltenango.

Entre los municipios que han esperado el  proyecto están San Cristóbal Cucho y El Quetzal, favorecidos por la naturaleza con tierras fértiles para el cultivo de hojas de mashán, cacao, café y una diversidad de frutas.

La RN 12 Sur consta de 55 km; sin embargo, la ruta más favorable para llegar a El Quetzal es la CA-2 Occidente  a la frontera con México, vía Coatepeque, en especial a quienes se trasladan en vehículo liviano, ya que la ruta es de terracería y en algunos sectores está empedrada.

Francisco Aguilar,  de San Cristóbal Cucho, tiene 75 años y recuerda que la ruta nunca ha sido asfaltada.

“Se murieron las esperanzas, porque no hay autoridades capaces  para hacer el proyecto. Hemos escuchado que los gobiernos han dicho que sí se hace, y lo único que hacen es tirar un polvillo blanco  y con eso inauguran el asfalto, engañando a todo el pueblo”, expresó.

Unos  17 km separan a El Quetzal de Coatepeque y 35 km hacia  la frontera con México. Pese a ello, vecinos señalan que no hay desarrollo integral y se agrava  la pobreza, por falta de empleo.

En  el lugar no existen taxis ni microbuses, porque el mal estado de la carretera obliga a que el servicio para pasajeros sea en picops  adaptados con carrocerías de hierro o madera, y en época de lluvia los cubren con nailon.

“El lodo complica más la movilidad. Tenemos que ir parados y agarrados de la palangana. Ha habido varios accidentes por el mal estado de la carretera”, comentó el vecino Elifaz Vásquez.

En San Francisco, El Quetzal, los pobladores señalan que trasladar enfermos al Hospital Juan José Ortega, de Coatepeque, es una odisea. En una ocasión, una mujer dio a luz en el camino. El vehículo se zarandeaba por el mal estado de la vía.

“Era de noche, se tuvo que llamar a un picop para que hiciera el viaje, pero el mal estado de la carretera provocó que no llegara al hospital y tuvieron que venir bomberos de Coatepeque para atender el nacimiento del niño”, dijo  Victoria de León, vecina.

La expresión generalizada entre los habitantes cercanos a la RN 12 Sur es que ya no hay esperanza de que se construya el asfalto, porque además de la falta de apoyo de las autoridades hay algunos vecinos que se rehúsan a ceder parte de su propiedad.

Pobladores se trasladan en picops por falta de buses y taxis. Los pasajeros se sujetan de una estructura instalada en esos vehículos. (Foto Prensa Libre: Whitmer Barrera)

 

“En el Arenal —El Quetzal—  han dicho que si algún día se piensa asfaltar, no se puede hacer una ampliación, porque tienen construidas sus viviendas a orillas de la carretera”, comentó el vecino Manrique Pérez Domingo.

En enero pasado, el Ministerio de Comunicaciones adjudicó el proyecto de ampliación y pavimentación de 21.3 kilómetros entre Champollap, San Pedro Sacatepéquez y Guativil, San Cristóbal Cucho, por  Q174 millones, para beneficiar a 171 mil habitantes de al menos seis comunidades, pero no contempla los  31 km que indicó Luis Canis, superintendente de la empresa Coamco.

“Llevamos el 25 por ciento de ejecución del contrato, que consiste en la excavación de 700 mil metros cúbicos de excavación de material de corte y 200 mil metros cúbicos de roca y de esto llevamos el 24 por ciento, mientras que ya se ha trabajado siete kilómetros de ampliación y durante 24 meses se trabajará la pavimentación, la construcción de banquetas, cunetas y hombros”, explicó.

Sin embargo, no se contempla el tramo donde los vecinos señalan que es complicado trasladar sus productos  porque tienen que utilizar  picop o camiones para que no se dañe el café, banano y hojas. Una  fuente que pidió el anonimato señaló que se tiene planificado el proyecto, pero no existe presupuesto, por lo que se plantea que sea a través del Banco Interamericano de Desarrollo.

“Como hay caseríos donde no entra carro sacamos los productos cargados y al salir a la carretera se complica más porque tenemos que pagar picops y si es demasiado contratamos un camión, pero se complica cuando llueve porque los carros se  atascan y tenemos que trasbordar y uno como pobre tiene que luchar”, dijo la vecina Paula Carreto.

El consultor del Observatorio Económico Sostenible de la región VI del país y de la Asociación de Investigación y Estudios Sociales (Asies), Hugo Cabrera, señaló que se ha elaborado una estrategia para fortalecer la competitividad en los departamentos del occidente, donde se espera invertir en el mejoramiento de la red vial, principalmente para garantizar el traslado de los productos, materias y servicios para motivar la economía local.

“La infraestructura de comunicación vial es clave para la competitividad porque si queremos sacar los productos del área donde se produjeron necesitamos de esas carreteras, si no son eficientes y si tienen baches, la verdad es que el tiempo aumenta los costos y entonces nuestros productos salen más caros y son menos competitivos cuando los comparamos con otras zonas del país donde las carreteras están mejor”, expuso.

Pedro Marcial Bámaca, coordinador de mantenimiento de la municipalidad de El Quetzal, dijo que periódicamente se da mantenimiento para que la ruta no tenga grietas, debido a que es de terracería y por el paso  de vehículos se agrava el daño.

En la RN 12 Sur solo existen tres líneas de transporte extraurbano  diario de la cabecera de San Marcos hacia Coatepeque, por lo que los picops se dañan.

“Lo más común que sufren los vehículos son daños en el sistema de suspensión, hojas de resorte, embrague, clutch, se desgastan pastillas, fricciones y los motores han sufrido daño severo, pero la varilla de dirección es la más afectada, por el mal estado de la carretera”, explicó Hamiltón López, mecánico de la comunidad.

Según los registros de la Zona Vial nueve de Caminos de San Marcos, la red vial del departamento es de 350 km  de caminos rurales y para este año se programó el mantenimiento de 134.

“Contamos con un convoy que  trabaja en 134 kilómetros que proyectamos para el 2019 y tenemos otro, pero por ser maquinaria más antigua hay que esperar que se consigan los repuestos para  brindarle mantenimiento y activarla. En el caso de la RN 12 Sur es Covial que tiene a su cargo el mantenimiento”, dijo Wilfrido Fuentes, jefe de la Zona Vial.

Otra ruta que ha quedado afectada es la de 10 km que desde hace cinco meses quedó abandonada por incumplimiento del contrato y por la que el CIV ha iniciado el proceso penal en contra de la empresa que incumplió el proyecto, comenzado el 16 de noviembre del 2016, por Q29.6 millones.  El tramo conecta a Tecún Umán con Ocós, municipio  turístico, por su playa.

Sin esperanzas y olvidados por falta de mejoramiento de la red vial en San Marcos, pobladores deben caminar largas distancias por caminos de terracería. (Foto Prensa Libre: Whitmer Barrera)

“Nuestros familiares se están enfermando de las vías respiratorias por mucho polvo y las personas aquí en la comunidad Limones está acostumbrada a vender su comida a orillas de la carretera porque por aquí pasan los turistas, ahora las tortillas salen con polvo, no sabemos qué va a pasar y nos da tristeza que no pongan atención a este asunto”, dijo el vecino Raquel Rabanales.

El 23 de abril pasado,  pobladores de este lugar bloquearon por 50 horas  el paso a la frontera con México para exigir que continúe el proyecto y aseguran que en los próximos días implementarán medidas de hecho.

“Los vehículos se dañan, ha habido heridos y las ambulancias tienen problemas para venir a traer a una persona enferma. Si las autoridades no nos ayudan vamos a bloquear aduanas, si en dos días tuvieron pérdidas cuando se bloqueó el crucero la Virgen, ahora van a tener más”, comentó Francisco Quán.

Otra ruta que espera asfalto es el tramo de la comunidad Santa Irene, San Antonio Sacatepéquez hacia San Lorenzo,  vía la Ruta Interamericana que conduce a Quetzaltenango, ya que a pesar de las gestiones de la Asociación de Municipalidades del Altiplano Marquens (Adimam) es aún de terracería.

“Antes de realizar un estudio de preinversión en ese tramo, de 9.8 kilómetros, a mi consideración debería evaluarse el estado actual del contrato del tramo ejecutado de aproximadamente cuatro kilómetros, porque no creo que el contrato adjudicado a la empresa Solel Boneh haya contemplado la construcción del asfalto hasta este tramo, que después de varios años no está señalizado”, indicó Omar Barrios, gerente de la Adimam.

En Sipacapa esperan que se asfalten 9.9 km que quedaron pendientes hace 10 años y que conectaría con la ruta a la cabecera departamental de Huehuetenango, a donde prefieren viajar para intercambio comercial y trámites, por la distancia con San Marcos. En febrero pasado se hizo la última supervisión para realizar los estudios técnicos y de inversión.

Otras rutas

Similar situación se padece en el tramo de la carretera interamericana del cruce Cuatro Caminos, San Cristóbal, Totonicapán, hacia la frontera La Mesilla, Huehuetenango se destruye, debido a que la empresa encargada no comienza los trabajos.

Pilotos de tráileres y automovilistas coinciden en que toda la ruta está deteriorada. “Pequeños agujeros ahora son barrancos, es imposible desplazarse a una velocidad promedio y los túmulos en esta ruta son otro problema”, comentó Narciso Velásquez, conductor de un camión de verduras.

Uno de los tramos más deteriorados es el de  Rancho de Teja, San Francisco El Alto. Los agujeros en la vía son de diferentes dimensiones y los vecinos colocaron piedras a la orilla de la ruta para evitar que los automovilistas circulen por esos lugares y caigan en los hoyos.

Edmundo Chun vive en Chivarreto. Junto a varios comunitarios, en diciembre del 2018, taparon los hoyos sobre la ruta con arena blanca y cemento, pero por la cantidad de vehículos que circulan  por esa ruta los agujeros se hicieron más grandes.

Maquinaria de caminos trabaja en uno de los tramos. (Foto Prensa Libre: Whitmer Barrera)

 

Tres horas y media toma en promedio recorrer el tramo de Cuatro Caminos a La Mesilla, aseguraron transportistas; sin embargo, por las malas condiciones de vía ahora es de hasta cinco.

Integrantes de la Gremial de Transportistas de Quiché han efectuado manifestaciones y bloqueos para exigir la construcción de las carreteras de San Antonio Ilotenango y San Pedro Jocopilas, pero a pesar de las promesas los trabajos siguen pendientes.

Los transportistas han advertido que si el Ministerio de Comunicaciones no acciona para que  comiencen cuanto antes los trabajos  bloquearán las rutas el domingo 16 de junio próximo, día en que se celebran las elecciones generales.

El mal estado de las carreteras es un tema generalizado en el país. También en Quetzaltenango, Izabal y Alta Verapaz ha habido manifestaciones y bloqueos para exigir que se reparen.

Inversión

Juan Carlos Zapata, director ejecutivo de Fundesa, indicó que  con la ley general de infraestructura vial se van a  solventar muchos tramos, debido a que esta norma  permitirá establecer nuevas rutas en las que el Estado  puede comenzar a invertir en infraestructura vial.

Zapata señaló que por eso es importante la aprobación de esta iniciativa y generar una mejor socialización de la relevancia que tiene su aprobación.

El directivo considera que será complicado conseguir que este año, que es electoral, se obtenga la aprobación de la iniciativa “porque algunos sindicalistas de Caminos se oponen, por intereses oscuros que viven del sistema existente”, pero “hay que seguir empujando ante el Congreso, pues en el segundo semestre puede haber consensos”.

La iniciativa 5431 podría cambiar el modelo para la construcción de carreteras a uno más eficiente.

Esta norma  incluye la creación de la Superintendencia de Infraestructura Vial, denominada Sivial, que se encargaría de otorgar contratos a empresas para la construcción de carreteras, sin restarle autoridad al Ministerio de Comunicaciones, Infraestrutuva y Vivienda (CIV), fundado en 1871 como rector del ramo.

Además desaparecería la Unidad Ejecutora de Conservación Vial  y  la Dirección General de Caminos quedaría como la encargada de atender las carreteras en caso de emergencias.

La iniciativa contempla la necesidad de construir más de 47 mil 500 km de carretera  y en la actualidad existen cerca de 16 mil km construidos.

A inicios de abril pasado, los ministerios de Comunicaciones y de Economía, el Programa Nacional de Competitividad y el Banco Interamericano de Desarrollo presentaron el Plan de Desarrollo Vial para los siguientes 15 años que cuantifica en Q95 mil millones la inversión en infraestructura para recuperar las carreteras del país. Unos Q30 mil millones podrían salir de alianzas de público privadas.

Este plan contempla al menos 20 acciones, entre las cuales se encuentra la pavimentación, mantenimiento de rutas, libramientos, programas de nuevas carreteras, de pesos y dimensiones, rehabilitación de puentes, drenajes, señalamiento y caminos rurales.

 

  • Investigan corrupción

El caso más relevador, con alcance en varios países de América Latina,   es el  de la empresa brasileña Odebrecht, que en Guatemala tenía un contrato por  US$300 millones. De acuerdo con las pesquisas del MP, el exministro de Comunicaciones Alejandro Sinibaldi obtuvo el 7.5 por ciento de ese monto en coimas, los cuales habría repartido con otros implicados en el caso como Manuel Baldizón y Carlos Arturo Batres Gil. La empresa tenía a cargo la ruta CA-2 Occidente,  que quedó en abandono.

Las obras   suspendidas por pesquisas de la Fiscalía de Delitos contra la Corrupción  son la  carretera RD QUE-4, tramo CAOcc (206+200), aldea San Miguelito,  Génova, Quetzaltenango; el proyecto de  reposición de carretera RN-8, tramo Ayutla-Ocós, San Marcos, y  reposición carretera RD-JUT-2 Las Anonas, Jutiapa.

Algunas personas a cargo de las obras  señalaron que las rutas no se reparan  porque hay investigaciones en curso del Ministerio Público (MP).

Julia Barrera, vocera de esa institución, indicó que la mayor cantidad de casos se concentra en las fiscalías de Delitos contra la Corrupción y la Especial contra la Impunidad.

“De acuerdo con la información proporcionada por las Fiscalías, los casos que ellos tienen de ese tipo no impiden que los trabajos continúen”, indicó.

Juan Francisco Sandoval, jefe de la Fiscalía Especial contra la Impunidad, expresó: “Feci no tiene ningún caso que impida reparar carreteras. Es una falacia que han sostenido las autoridades de gobierno para justificar su inmovilidad”.

 

Contenido relacionado

>Agua de lluvia que se acumuló en el Libramiento de Chimaltenango daña áreas de cultivo

>Guatemala necesitará Q95 mil millones en 15 años para recuperar su red vial

>Esta es la plataforma del BID que podría cambiar la gestión de infraestructura

 

2

Carlisle Johnson Hace 4 meses

buen reportaje-profesional y competente.

301julcifue Cifuentes Hace 4 meses

Primero la corrupción, después la corrupción y por último la corrupción!
Y a tragar polvareda…