Exconcejal de Nueva Concepción usaba barcos pesqueros para recibir cargamentos de cocaína

Carlos Humberto Amaya Martínez, conocido como “Pingüino”, aceptó ser extraditado a Estados Unidos.

Carlos Humberto Amaya Martínez, conocido como “Pingüino” junto con su abogado Ángel Gaytán. (Foto Prensa Libre: Kenneth Monzón)
Carlos Humberto Amaya Martínez, conocido como “Pingüino” junto con su abogado Ángel Gaytán. (Foto Prensa Libre: Kenneth Monzón)

En menos de 24 horas después de haber sido detenido, el exconcejal de Nueva Concepción, Escuintla, Carlos Humberto Amaya Martínez, compareció ante un tribunal y al estar frente a los jueces estuvo de acuerdo en ser extraditado “de inmediato” a Estados Unidos para enfrentar cargos de narcotráfico.

Amaya Martínez, conocido como “Pingüino”, estuvo tranquilo junto con su abogado Ángel Gaytán. Incluso sonriente y hasta bromeó cuando ingresó a la sala de audiencias del Tribunal Quinto Penal. “Soy famoso, ¿verdad?”, indicó antes de saludar a una familiar. “No se preocupe”, le dijo, “todo va a salir bien”.

El fiscal de Extradiciones, Royer Cardona, explicó al Tribunal los cargos contra Amaya Martínez. “Dentro de una investigación de las autoridades antinarcóticas estadounidenses que inició en 2016 se describe su participación como miembro activo”, indicó.

El exfuncionario escuchó atento el señalamiento por la orden de captura que avaló el Tribunal Distrital para el Distrito Medio de Florida el 28 de junio del 2018. Los delitos por los que requieren a Amaya Martínez son conspiración para distribuir cinco o más kilogramos de cocaína a bordo de una embarcación y conspiración para distribuir cinco o más kilogramos sabiendo que la substancia sería ingresada a Estados Unidos.

 

Carlos Humberto Amaya Martínez. (Foto Prensa Libre: Kenneth Monzón )

 

Embarcaciones

Entre los indicios que remitieron las autoridades de Estados Unidos están los relatos de tres colaboradores que trabajaban con Amaya Martínez. En el documento están identificados como TC-1, TC-2 y TC-3.

Lee además: Fiscal Cinthia Monterroso denuncia a la jueza Erika Aifán

Una embarcación que zarpó de la costa sur de Ecuador fue interceptada por policías de la Agencia de Administración para el Control de Drogas​ (DEA, por sus siglas en inglés) el 23 de junio de 2016 en aguas internacionales.

 

Carlos Humberto Amaya Martínez aceptó ser extraditado a Estados Unidos. (Foto Prensa Libre: Juan Carlos Pérez)

 

Ese cargamento iba destinado a Amaya Martínez en la costa sur del país. Fueron 642 kilogramos de cocaína los incautados. “Era un barco de pesca” para evitar ser detectados por policías. Ese día, los tripulantes abandonaron los paquetes con la droga en el mar y se retiraron, según el expediente.

Otro cargamento incautado que iba dirigido a Amaya Martínez fue interceptado el 27 de agosto del 2016 en aguas internacionales. Había zarpado de la costa sur de Colombia con 770 kilogramos de cocaína. También era un barco pesquero, se informó.

Uno de los testigos, TC-2, explicó a los agentes antinarcóticos que había viajado a Colombia junto con Amaya Martínez el 9 de febrero del 2017 para “coordinar el envío de droga”. Otro viaje se hizo en agosto del 2016.

Carlos Humberto Amaya Martínez. (Foto Prensa Libre: Juan Carlos Pérez)

“Acepto”

Cuando los jueces César García, Belgica Deras, y Sonia Villatoro le pidieron que pasara al estrado, Amaya Martínez aceptó de inmediato el señalamiento para ir a defenderse a Estados Unidos.

Ante el Tribunal dijo que es comerciante, soltero y que nació en Tiquisate, Escuintla. Dijo tener 35 años.

El exfuncionario fue detenido el jueves 29 de agosto en la calzada Roosevelt. El Tribunal remitió a Amaya Martínez a la cárcel Pavoncito mientras espera el trámite para ser extraditado.

 

Carlos Humberto Amaya Martínez dijo ser comerciante. (Foto Prensa Libre: Juan Carlos Pérez)

 

 

Contenido relacionado

0