Mujer procesada por explosión en bus de ruta 32 sale del hospital y va a prisión

Mirna Elizabeth Juárez, alias la Rancherita, fue dada de alta del Hospital Roosevelt y fue trasladada al Centro de Detención Preventiva para Mujeres Santa Teresa, zona 18, donde guardará prisión preventiva.

Elementos de la Policía Nacional Civil llegaron al Hospital Roosevelt para trasladar a la Ranflerita al centro preventivo. (Foto Prensa Libre: Cortesía Hospital Roosevelt)
Elementos de la Policía Nacional Civil llegaron al Hospital Roosevelt para trasladar a la Ranflerita al centro preventivo. (Foto Prensa Libre: Cortesía Hospital Roosevelt)

Alrededor de las 10 horas la supuesta autora de la explosión en un bus de la ruta 32, donde resultaron heridas siete personas, egresó de la institución custodiada por agentes de la Policía Nacional Civil.

 

El director del hospital, Marco Antonio Barrientos, informó que Juárez fue intervenida el lunes por la tarde para amputarle ambas manos, debido a que la explosión le ocasionó heridas de gravedad.

Durante este tiempo, la joven estuvo en observación del personal médico. El jueves ingresó nuevamente al quirófano para limpiar las heridas en los muñones y  evitar cualquier infección.

El miércoles pasado, la juzgadora suplente María del Carmen López llegó al nosocomio para escuchar la primera declaración de Juárez, a quien ligó a proceso penal por asesinato en grado de tentativa y le dictó prisión preventiva.

Mientras estuvo internada en el Hospital Roosevelt tuvo asignada una custodia policial.

La Fiscalía de Delitos contra la Vida e Integridad de las Personas se encargará del caso, y tendrá tres meses para llevar a cabo la investigación.

El atentado dejó siete personas heridas, entre ellas Juárez. A seis las trasladaron al Hospital Roosevelt, tres de ellas fueron dadas de alta el mismo día de la explosión. A dos personas más se les dio de alta en días posteriores, una era el ayudante del bus de la ruta 32, a quien se le asignó custodia policial para resguardar su vida.

Una de las hipótesis señala que el joven impidió que la presunta pandillera detonara la bomba en el interior de la camioneta.

Ruta peligrosa

La ruta 32 circula de la colonia La Verbena, en la zona 7, hacia la Terminal en la zona 4. A lo largo de 6.1 kilómetros los pilotos de los buses deben pagar extorsión a cuatro clicas de la mara Salvatruchas y de la pandilla 18.

El cobro comenzó hace 15 años pero la forma en que los pandilleros exigen el cobro ha cambiado. En el 2004, los conductores pagaban Q100 semanales a la pandilla 18, en el 2007 surgió otro grupo de la mara Salvatrucha al que también debían pagarle.

Hace dos años surgieron otros dos grupos de extorsionistas, ahora el territorio se lo dispuntan cuatro clicas.

Para no ser rastreados por agentes de la Policía Nacional Civil, los pandilleros cambian constantemente la manera en que realizan los cobros.

Contenido relacionado

> Pandilla Barrio 18 estaría detrás del ataque con explosivo a autobús en la Quinta Samayoa

> Mujer pierde ambas manos al explotar artefacto en autobús en Quinta Samayoa

> Así ocurrió, segundo a segundo, la explosión contra el autobús en la Quinta Samayoa