SIP reitera exigencia de garantías procesales y condiciones de seguridad para periodista Jose Rubén Zamora

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) reitera pedido para que en el caso de Jose Rubén Zamora haya garantías de debido proceso y condiciones de seguridad.

Publicado el
Jose Rubén Zamora durante audiencia el 3 de agosto de 2022. (Foto Prensa Libre: AFP)
Jose Rubén Zamora durante audiencia el 3 de agosto de 2022. (Foto Prensa Libre: AFP)

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) reiteró este jueves 11 de agosto el pedido de garantías de debido proceso y condiciones de seguridad para el periodista Jose Rubén Zamora, presidente del diario elPeriódico, de Guatemala, detenido desde el pasado 29 de julio.

Zamora, fundador también del citado periódico, permanece en prisión preventiva en “situación precaria y de inseguridad” en una pequeña celda en el cuartel Mariscal Zavala, en Ciudad de Guatemala, indicó la SIP en un comunicado.

Allí también están encarcelados militares, narcotraficantes y exfuncionarios procesados por corrupción y otros delitos, muchos de los cuales han sido tema de investigaciones periodísticas de elPeriódico.

La SIP recordó que José Rubén Zamora cuenta con medidas de protección ordenadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) desde 2003, las cuales siguen en vigencia.

“La seguridad de José Rubén es una responsabilidad ineludible del Gobierno del presidente Alejandro Giammattei”, dijeron Jorge Canahuati, presidente de la SIP, y Carlos Jornet, presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información de esta organización hemisférica sin fines de lucro.

Canahuati, gerente general del Grupo Opsa, de Honduras, expresó su “preocupación por la seguridad física” de Zamora e insistió en la solicitud a la Justicia para que el periodista “goce de debido proceso, de un trámite expedito, además de que se le garanticen condiciones dignas y seguras durante su detención”.

Jornet, director periodístico del diario argentino La Voz del Interior, insiste, por su parte, en que las acciones tomadas en contra de Zamora “aparentan un apriete más a su reconocida denuncia de actos de corrupción durante distintos Gobiernos, y un mensaje de advertencia directa al periodismo independiente de Guatemala”.

Zamora fue arrestado el 29 de julio en un operativo policial que irrumpió en su residencia, ese día también fue allanada la sede del diario y  habían sido embargadas sus cuentas bancarias.

El Ministerio Público (MP)  lo acusa de los presuntos delitos de lavado de dinero, conspiración, tráfico de influencias y chantaje.

El miércoles 10 de agosto, la Procuraduría de Derechos Humanos (PDH)  informó que efectuó un recorrido por la prisión en la que se encuentra recluido el periodista después de que denunció hostigamiento.

Al terminar la audiencia de primera declaración el martes último, Zamora denunció hostigamiento al juez Fredy Orellana, quien ordenó que se respeten sus derechos. 

Además, se ordenó al director del Sistema Penitenciario para que a Zamora se le de un trato humano, justo y ético y que se le respeten los derechos humanos. 

Cómo va el caso

El recién pasado 9 de agosto, el juez Fredy Orellana ligó a proceso penal al periodista Jose Rubén Zamora, presidente de elPeriódico, por los indicios de haber cometido los delitos de tráfico de influencias, chantaje y lavado de dinero, en un caso en el que la Fiscalía Especial contra la Impunidad (Feci) lo señala de intentar blanquear Q300 mil.

Para leer más: Caso Jose Rubén Zamora: juez aplica doctrina española para validar audios y fiscal habla de liberación de Q33 millones de denunciante

Junto a Zamora, Orellana también ligó a proceso penal a  Samari Carolina Gómez Díaz, auxiliar fiscal de la Feci, señalada de revelación de información confidencial o reservada.

Tanto Zamora como Gómez fueron denunciados por Ronald García Navarijo, un exbanquero acusado de corrupción en 2017.

El juez argumentó su fallo a los indicios que presentó la Fiscalía, muchos de los cuales fueron debatidos por la defensa de los sindicados, al considerar que no tenían concordancia con los hechos que se señalan.