Thelma Aldana era la candidata que Mario Estrada planeaba asesinar, según fiscalía de Nueva York

La exfiscal general y excandidata presidencial proclamada por el partido Semilla dice que está en Estados Unidos “con la frente en alto”.

Thelma Aldana, exfiscal general y excandidata presidencial proclamada, y Mario Estrada, excandidato presidencial procesado por trasiego de drogas. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Thelma Aldana, exfiscal general y excandidata presidencial proclamada, y Mario Estrada, excandidato presidencial procesado por trasiego de drogas. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

La corte del distrito de Nueva York liberó la conversación con Mario Estrada que revela que la excandidata presidencial Thelma Aldana habría sido el objetivo que tenía planificado asesinar para asegurar su victoria electoral en junio último.

Pese a que Estrada cambió de parecer respecto a ordenar el asesinato, una corte neoyorkina le negó la libertad bajo fianza al escuchar cómo el expresidenciable se expresó al planificar el crimen, y por considerar que podría fugarse. La fiscalía también lo consideró un peligro para varios testigos.

La audiencia, realizada el 17 de julio pasado, fue la misma audiencia en que el fiscal Jason Richman reveló que la exfiscal general Thelma Aldana era la candidata presidencial que Estrada planificaba asesinar. Le denegatoria ocurrió después que la fiscalía neoyorkina reveló detalles de las intenciones del excandidato del partido Unión del Cambio Nacional (UCN), cuya cancelación está en proceso.

Cabe recordar que Estrada se declaró culpable de conspiración para el trasiego de cocaína a Estados Unidos, con lo cual evitó ir a debate y espera sentencia en enero de 2020.

“En la página 4 de la transcripción de la reunión del 8 de febrero, el encubierto identificado como CS2 dijo: Entonces no hay problema, nosotros podemos desvanecer a esta dama, Thelma”, dice el documento liberado por la corte.

Entonces la respuesta de Mario Estrada es: “Sí, bueno, de la señora. Yo puedo ganar. Yo sé que puedo ganar”.

Lo revelado hoy es parte del contenido presentado por el fiscal Richman con el contenido de varias conversaciones entre dos supuestos miembros del Cartel de Sinaloa con Estrada y Juan Pablo González Mayorga, otrora tercer subsecretario de la UCN, quienes enfrentan cargos por conspirar para importar cocaína a EE.UU. y la comisión de crímenes violentos relacionados al narcotráfico. Los supuestos miembros del Cartel de Sinaloa eran miembros de las fuerzas de seguridad de Guatemala que colaboran con la Agencia Federal Antidrogas de EE.UU. (DEA, por sus siglas en inglés).

Estrada expresó a sus interlocutores que Aldana “está organizando todo” respecto a investigaciones contra políticos y partidos en año electoral, porque tiene “dos fiscales tontos que la obedecen”.

“Nuestra interpretación de estas conversaciones fue que, cuando el codefendido le propuso a los supuestos miembros del Cartel de Sinaloa contratar a alguien para asesinar a ‘Thelma’, [se refería a] Thelma Aldana, quien era una candidata presidencial en Guatemala”, dijo el fiscal. Richman afirmó que el nombre de Aldana surgió en una conversación del 8 de febrero de 2019, y que un día antes, González y Estrada habían discutido lo que pretendían hacer.

Cargando

Según la fiscalía, el expresidenciable también mencionó el nombre de dos abogados que trabajaban con la exfiscal general, cuando dijo “estoy listo para la señora Aldana”. El documento no revela los nombres de los abogados. Sin embargo, en sus conclusiones al final de la audiencia, el juez Jed Rakoff señala que se infiere de las declaraciones de Estrada que la intención también era eliminarlos.

Para el 27 de febrero, en otra reunión, Estrada le dijo a uno de los supuestos miembros del Cartel de Sinaloa que debían cancelar los planes contra Aldana. “Decidí ya no hacerlo”, les dijo. “Algo así nos puede perjudicar, y no necesitamos hacerlo”. Entre las razones que Estrada expuso figuraba el hecho que la candidata estaba bajo fuertes presiones políticas y estaba a punto de quedar afuera de la contienda.

La defensa de Estrada

Robert A. Feitel, abogado de Estrada, defendió en esa audiencia con algo que pasó el 27 de febrero, donde su cliente le dijo al supuesto representante del cartel de Sinaloa: “No más. No creo que debamos hacer esto”.

Lo dicho por Estrada, según su abogado, tenía relación con que Aldana para entonces ya se le había negado la participación en las elecciones.

También planteó dudas sobre la investigación y dijo que parecía ser que era González Mayorga, y ya no Estrada, quien quería seguir adelante con el plan para matar a Aldana y los fiscales.

Agregó que en una reunión el 14 de febrero último con el informante, González planteó que los crímenes debían hacerse rápido para no despertar sospechas y él podía proporcionar fusiles AK-47 y AK-47 automáticos, pistolas, habitaciones de hotel e identificaciones falsas.

Feitel se basó en un reporte de la pesquisa, denominado N8, y del cual tiene dudas si llegó a manos del juez, sobre una reunión entre Estrada, los informantes encubiertos y González en un yate, sin precisar la fecha. En un encuentro previo ese mismo día entre Estrada y los informantes, el exaspirante les dijo que los asesinatos fueron idea de González y que para Estrada era algo “que te seguirá por siempre” y un “mal karma”, así que los informantes CS ya no discutieron más el tema.

De acuerdo con el jurista, Estrada expresó sobre los planes de los crímenes: “Yo personalmente creo que no vale la pena”, “mejor no agitar las aguas”.

El fiscal Richman cuestionó lo dicho por el abogado puesto que Estrada, en su calidad de candidato presidencial, no dijo a los supuestos narcotraficantes y su colaborador González: “Oye, esto es horrible. Estoy postulándome para presidente. ¿De qué estamos hablando? Soy un candidato presidencial. No puedo estar matando candidatos. Lo estaba discutiendo”.

Feitel también intentó persuadir a la corte de que Estrada no representaba peligro de fuga. La fianza era de US$5 millones, y el procesado ofrecía como garantía la casa de un amigo en Rhode Island valorada en US$500 mil. No obstante, el juez Rakoff señaló que dado que Estrada enfrentaba una sentencia mínima de 10 años de cárcel, y una sentencia máxima de cadena perpetua, tendría suficientes razones para querer huir. De hecho, dijo que su corte contaba con precedentes en otros casos similares en los que el procesado se había fugado.

La corte también argumentó que la intención inicial de Estrada de ordenar el asesinato de Aldana y dos abogados hacía reconsiderar el peligro que podría representar para testigos importantes en el caso. El juez incluso reconoció haber estado perturbado por el contenido de las conversaciones.

Esta información está contenida en el documento número 21, del caso 19-CR-00328 del caso contra Estrada, que la Corte Distrital del Distrito Sur de Nueva York hizo público este jueves 31 de octubre. Algunos documentos del expediente aún están bajo reserva.

En contexto

Las autoridades estadounidenses capturaron a Estrada en abril pasado, en Miami, Florida, cuando ya tenían evidencia en audio, vídeo y testimonial, de que el entonces candidato presidencial del partido Unión del Cambio Nacional (UCN) creía haber negociado con presuntos miembros del Cartel de Sinaloa para recibir US$12 millones de dólares para su campaña política.

Estrada ofrecía a cambio el paso libre para cargamentos de droga desde Sudamérica hacia México vía Guatemala, además de solicitar apoyo para asesinar a otros candidatos que podían hacer peligrar su futura victoria en las elecciones generales de junio pasado.

La propia Aldana había revelado en marzo último, cuando el proceso electoral ya estaba en marcha, que la DEA le había alertado sobre el plan de Estrada para acabar con su vida. Sólo un mes antes, Estrada y González habían mencionado su nombre en reuniones que sostuvieron en Miami.

“Estoy segura, porque recibí información de la DEA a principios de marzo, de que una organización criminal estaba tratando de hacer un atentado en mi contra. El 10 de marzo, siempre a través de la DEA, se me comunicó que ese atentado lo estaba haciendo el señor Mario Estrada, el día de la asamblea de proclamación del Movimiento Semilla, yo recibí la información de que se estaba gestando un atentado en mi contra. La DEA me recomendó no regresar a Guatemala por razones de seguridad”, dijo la exfiscal genera en una entrevista con Prensa Libre en San Salvador el 24 de abril.

Está en Estados Unidos

Thelma Aldana se expresó en Twitter sobre la revelación de los documentos de la Corte del Distrito Sur de Nueva York.

De acuerdo con su declaración, se encuentra en Estados Unidos y con “la frente en alto”, el mismo país donde Estrada está preso y confeso de haber conspirado para el trasiego de drogas.

 

“El proceso de Estrada se dilucida en los EE. UU., en relación a los cargos por los que fue detenido. En Guatemala, el Ministerio Público inició de oficio una investigación cuando se dio a conocer que, presuntamente, Estrada pretendía atentar contra dos personas”, indicó Julia Barrera, vocero del Ministerio Público (MP), al ser consultada sobre el tema.

Agregó: “La investigación está en curso, y como se desconoce quiénes son esas personas, en abril, la Fiscalía de Delitos contra la Vida y la Integridad de las Personas solicitó una asistencia internacional para que Estados Unidos brinde información sobre quiénes son las personas contra las que presuntamente Estrada pretendía atentar y toda la información que sea posible aportar para las pesquisas que se hacen en Guatemala con respecto a ese tema”.

De acuerdo con Barrera, el MP está a la espera de la respuesta sobre la Asistencia Mutua en Materia Penal que envió a Estados Unidos de América el 4 de julio último.

Prensa Libre se ha intentado comunicar con personeros del Ministerio de Gobernación para pedir una postura sobre este tema, pero no han respondido el teléfono.

Contenido relacionado

Por qué la UCN se convirtió en la tercera fuerza del Congreso, pese a la detención de su líder Mario Estrada

Contraloría se suma a las averiguaciones sobre el helicóptero de Mario Estrada (el que usó Jimmy Morales)

Los duros fiscales que llevan el caso en contra de Mario Estrada en EE. UU.