A más de un mes de la muerte de Jakelin Caal y Felipe Gómez, todo sigue igual

Un mes y días después de que Jakelin Caal y de Felipe Gómez murieran mientras permanecían en custodia de la Patrulla Fronteriza de EE. UU. no ha existido el anuncio de medidas a tomar por parte de ese país o de Guatemala para evitar que otro niño migrante muera en esas condiciones.

Jakelin Caal y Felipe Gómez, murieron mientras estaban en custodia de la Patrulla Fronteriza. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Jakelin Caal y Felipe Gómez, murieron mientras estaban en custodia de la Patrulla Fronteriza. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Para la Pastoral de Movilidad Humana (PMH) “todo sigue igual” y ha hecho falta un pronunciamiento más contundente por parte del Gobierno de Guatemala para exigir el respeto a la vida y dignidad de los menores de edad que salen del país en busca de mejores oportunidades de vida.

“Esta situación necesita ser demandada y denunciada porque no es posible que suceda y que todo siga igual”, señaló Juan Luis Carbajal, secretario ejecutivo de la PMH, para quien por parte del Gobierno existe un silencio “cruel y cómplice” ya que no ha habido una denuncia o petición para garantizar la protección de los niños, niñas y adolescentes.

“El estado tendría que tener una voz cantante en la defensa de los derechos de estos niños y niñas y no conformarnos con recibir los restos de estos niños, sino ver la manera de apoyar a las familias”, agregó.

Pero la Cancillería asegura que el gobierno de Guatemala ha trabajado con los departamentos de Estado y de Seguridad Nacional de EE. UU. a quienes pedido respeto a la vida de los menores.

“Se han hecho comunicaciones por la vía diplomática para pedir el respeto de cada uno de los connacionales y la investigación en cada caso, según corresponda”, afirmó la oficina de Comunicación de esa cartera.

Sin embargo, el contenido de estas comunicaciones y cartas diplomáticas nunca se hizo público.

Condiciones en los albergues

También se desconoce si ha habido cambios sustanciales en los protocolos que la Patrulla Fronteriza implementa con los menores migrantes o si continúan las mismas condiciones en los centros de detención.

Felipe Gómez era originario de Yalambojoch, Huehuetenango, una remota aldea donde abunda al pobreza y escasean las oportunidades de desarrollo. (Foto Prensa Libre: EFE)

Personal encargado de comunicación de la institución estadounidense no respondió a una solicitud de información que hizo Prensa Libre vía correo electrónico sobre las acciones a tomar para evitar más decesos de menores de edad.

Para Michael García, abogado de la organización Human Right Watch (HRW), las muertes de Jakelin Caal y Felipe Gómez muestran claramente la necesidad de que las autoridades estadounidenses cuenten con exámenes médicos adecuados, así como instalaciones, personal y equipo apropiados para identificar y atender las necesidades médicas urgentes de los niños.

En comunicación con Prensa Libre, García señaló que HRW ha advertido por mucho tiempo que las condiciones en las que se mantienen los menores de edad en los centros de detención a cargo de la CBP son “abusivas, degradantes y deficientes” y que, incluso, la Academia Americana de Pediatría concluyó el año pasado de que las celdas no son aptas para menores de edad.

“Es preocupante, pero lamentablemente no sorprende que los niños hayan muerto bajo la custodia de las autoridades de inmigración”, sentenció.

La familia de Jakelin Caal viven en condiciones de pobreza en una aldea de Raxruhá, Alta Verapaz. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Para García, las leyes de migración señalan que los niños, niñas y adolescentes deben ser transferidos lo antes posible de los centros de detención a instalaciones apropiadas y no deben permanecer en esos lugares más de 72 horas.

Sin embargo, el tiempo que los pequeños permanecen en esos lugares a menudo se excede de ese lapso. Un ejemplo es el caso de Felipe Gómez cuya, custodia en la CBP fue más larga de lo normal.

“Los niños y sus familias no deben estar en celdas de detención de inmigración más allá del período estrictamente requerido para el proceso, que debe tomar dos o tres horas como máximo”, expuso García.

Carbajal también cuestiona el proceder de las autoridades guatemaltecas para dar seguimiento a estos casos y asegura que un mes después de las muertes de Jakelin y Felipe no hay soluciones ni medidas concretas para mejorar la situación de la niñez que migra, y considera que la Cancillería está ocupada en otros temas y que el de migrantes “tal vez está para ellos en tercero o cuarto lugar” en el orden de prioridades.

Miles de niños migrantes llegan a diario a EE. UU. a pedir asilo, muchos llegan solos, otros con sus familias. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Sin embargo, la Cancillería asegura que los consulados han dado seguimiento a los fallecimientos de los niños migrantes por lo cual se han incrementado las visitas a centros de detención y se mantiene comunicación con la CBP y se han pedido las investigaciones por cada caso.

Pero hasta el día de hoy aún no se conocen ni siquiera los resultados de los exámenes forenses practicados a los cuerpos de los menores que podrían dar indicios de quién pudo tener la responsabilidad en los decesos.

Como parte de las medidas para evitar más muertes, la Cancillería mencionó una campaña que busca concientizar a la población sobre los riesgos de la migración irregular.

Cada año, miles de menores de edad guatemaltecos migran de manera ilegal hacia EE. UU.

Tan solo en el año fiscal 2018 (de octubre a septiembre), el Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU. reportó que recibió 26 mil 514 casos de menores de edad guatemaltecos en los albergues que administra, mientras que la Patrulla Fronteriza reportó la detención en la frontera sur, en el mismo período, de 22 mil 327, niños, niñas originarios de Guatemala.

Contenido relacionado

> Informe señala que miles de niños más habrían sido separados por Tolerancia Cero

> “Necesito trabajo para ayudar a mis 13 nietos”, dice abuelo hondureño que viaja en caravana

> Migrante hondureña dio a luz en caravana de migrantes

 

5

Diogo Kestler Hace 10 meses

Para mi los únicos culpables son los padres. Todos saben que el intento de gobierno fallido del señor Morales es una vergüenza, pero la migración no es un fenómeno que surgió en este tiempo, ha sido desde siempre. Las personas deben entender las consecuencias a las que exponen a sus hijos con éstos viajes ilegales. Es cuestión de cultura y educación y de sentido común. No pretendamos culpar a terceros de nuestros propios errores.

Jorge Gomez Hace 11 meses

Asi es Guatemala,me estas oyendo inutil payasete?.

Jorge Gomez Hace 11 meses

Los tiempos en Guatemala,han cambiado para peor,desde que yo tengo uso de razon,hace 70 agnos,casi todos los paises de origen latino estaban jodidos,estan,y estaran,ese es el futuro de hoy y de lan nuevas generaciones,lo crean o no asi es.

Jorge Gomez Hace 11 meses

Asi es Guatemala y asi siempre sera,el pais de la eterna hambruna,gobiernos ratas,ejercito vendido,politicos re ratas,policias transas,ejercito vendido,ministros re ratas,dipuratas,alcaldes re ratas,tootal estamos jodidos y parece que ese es nuestro futuro,siempre jodidos con los gobiernosratas.

Walter Finelli Hace 11 meses

Realmente no se puede hacer nada …la pobreza es eterna, la gente se quiere ir, la desesperación hace que el ser humano cometa errores. Los gringos no pueden prohibir que la gente emigre y el gobierno de Guatemala corrupto, le importa un comino.