Sin identificar aún a seis víctimas del camionazo en México que dejó 23 migrantes muertos

Los cuerpos de seis migrantes que fallecieron en el trágico accidente del pasado 7 de marzo permanecen sin ser identificados en una morgue de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, mientras que al menos 10 de ellos ya han sido repatriados.

Familiares y vecinos de la comunidad Nicá, Malacatán, San Marcos, velan cuerpos de dos migrantes que murieron en accidente en Chiapas. (Foto Prensa Libre: Whitmer Barrera).
Familiares y vecinos de la comunidad Nicá, Malacatán, San Marcos, velan cuerpos de dos migrantes que murieron en accidente en Chiapas. (Foto Prensa Libre: Whitmer Barrera).

La Cancillería guatemalteca precisó que entre el domingo y lunes los cuerpos de 10 víctimas ya habían sido entregados a sus familiares y devueltos al país, mientras que los restantes siete estaban pendientes de completar los trámites y se espera que regresen a Guatemala en las próximas horas.

De las víctimas; la mayoría —ocho— eran originarias de Malacatán, San Marcos; tres de Tajumulco, y una de Sibinal, San Pablo y Comitancillo, también del departamento marquense.

Mientras se cuenta a una víctima de Cajolá, Quetzaltenango, una de la cabecera de este departamento y otra más de Santa Eulalia, Huehuetenango.

El percance del 7 de marzo último dejó como saldo 23 migrantes guatemaltecos muertos y 31 heridos, aunque en inicio las autoridades habían fijado la cifra de fallecidos en 24 luego rectificaron.

El accidente ocurrió en una sinuosa carretera entre el municipio de Solayó y la represa Chicoasén, Chiapas, México, y de acuerdo con las primeras investigaciones se debió al exceso de velocidad con que se conducía el vehículo. Los guatemaltecos tenían la intención de llegar a EE. UU.

Lea también: Dos guatemaltecos detenidos en El Salvador por esclavizar a 40 compatriotas 

Grupos de derechos humanos consideran que los migrantes se han visto obligados a cambiar de rutas debido al incremento de controles en la ruta del Pacífico a raíz de las caravanas de migrantes centroamericanos que partieron el año pasado, principalmente de Honduras, aunque también de El Salvador, y que tomaron esa ruta.

De acuerdo con cifras oficiales, 13 de los heridos ya salieron del hospital, de los cuales 11 ya retornaron “en calidad de víctima”; mientras que de los restantes 17, 13 se encuentran estables, tres solicitaron su salida voluntaria del centro asistencial, y solo uno está grave.

Lea también: Las nuevas y peligrosas rutas que están adoptando los migrantes en su travesía hacia EE. UU.

La Cancillería se comprometió a costear los gastos de repatriación de las víctimas, mientras el Instituto de Migración de México ofreció otorgar visas humanitarias a los que resultaron heridos para que no sean deportados.

Comunidad

Y mientras los trámites para repatriar a las víctimas avanza, los familiares esperan tener cuanto antes a sus seres queridos.

El medio Quadratin visitó la aldea Nica, en Malacatán, de donde eran al menos cinco de las víctimas mortales, en ese lugar de casas de adobe y madera y calles de tierra, los pobladores ofrecieron sus testimonios.

“Quiero que entreguen el cuerpo de mi esposo, es mucho tiempo; el accidente fue el jueves lo único que quiero es que lo traigan, muerto para que lo van a querer allá, necesito a mi esposo”, dijo a ese medio Heydi Paz Cash, esposa de una de las víctimas, quien, además, es madre de un niño de 1 año y medio y está embarazada.

Lea también: Se conocen más de 4 mil 500 denuncias por abuso sexual en contra de niños migrantes

Según declaraciones de habitantes de Nica, que cita Quadrantin, en ese lugar no hay empleo para los jóvenes, y quienes trabajan, lo hacen en la siembra de manía, maíz, yuca, camote y mango, ganando un sueldo de Q40 al día.

El camión donde viajaban los migrantes se accidentó en un pequeño barranco de una carretera de Chiapas. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Por ese motivo, muchos han migrado a EE. UU. y los adolescentes solo esperan cumplir los 17 años para intentar la travesía. De hecho, el hermano de una de las víctimas expuso a ese medio que al pasar el funeral de su hermano se irá hacia aquel país, aunque no tenga el permiso de su madre, porque necesita darle una mejor vida a su familia.

Aparte de los cinco fallecidos de la aldea Nica, otras tres víctimas mortales y cuatro migrantes que resultaron heridos también son originarios de Malacatán. Es decir, de este municipio era la mayoría de los guatemaltecos que viajaban en el bus que se accidentó el jueves pasado, 12 en total.

Lea también: Guardia de seguridad habría abusado de niña mientras estaba en centro de detención de EE. UU.

Según el Plan de Desarrollo de Malacatán 2010 – 2025, elaborado en el 2010, por el Consejo Municipal de Desarrollo y la Secretaría General de Planificación de la Presidencia, el 71.4% de los habitantes viven en pobreza (con US$2 al día) y el 18.7 por ciento en extrema pobreza (con US$1 o menos al día).

Las condiciones de vida se diferencian claramente para los habitantes del área rural que constituyen el 81.8% del total de pobladores. Para este sector, según el estudio, las condiciones de vida son “muy difíciles” porque hay menos servicios básicos y de salud, aunque la mayoría tiene cobertura educativa.

Contenido relacionado

> Así viven los menores migrantes en un refugio de EE. UU.

> Padres migrantes que fueron separados de sus hijos cruzan la frontera de EE. UU. en busca de asilo

> A tres meses de la muerte de Jakelin Caal no se conocen resultados de la investigación

 

0