Habla la guatemalteca que trabajó para Trump: Sé que muchos estadounidenses harían lo mismo que yo por sus hijos

Victorina Morales es la guatemalteca que ha acaparado atención pública en Estados Unidos desde que reveló haber trabajado en un club de golf de Donald Trump en Nueva Jersey, pese a que los encargados sabían que era indocumentada, y que sufrió abusos desde que comenzó la administración del magnate republicano.

Victorina Morales, en Washington DC. (Foto tomada de UsaToday.com)
Victorina Morales, en Washington DC. (Foto tomada de UsaToday.com)

De 45 años, Victorina viajó a Estados Unidos con sus hijos en 1999, víctima de violencia y la pobreza en Guatemala, y ahora alza la voz en defensa de los derechos de los migrantes que, como ella, sufren los efectos de la retórica de Trump contra los migrantes.

Su historia de vida, su experiencia trabajando en el Trump National Golf Club en Bedminster, Nueva Jersey, y su deseo por visibiliizar el drama migrante hizo que asistiera al Estado de la Unión de 2019, la reunión entre el Ejecutivo y el Legislativo estadounidense, donde el presidente Trump, en un extenso discurso, insistió en que el muro fronterizo con México es crucial para contener migrantes, criminales y drogas.

El diario Usatoday.com publicó un artículo escrito por Victorina, donde aboga por la población migrante que huye de la violencia y falta de oportunidades en sus países, y solo quieren “salir de la sombra” en Estados Unidos, donde actualmente viven con temor.

Reproducimos a continuación la carta.

Ahora soy una voz para todos los migrantes

Soy indocumentada, pero no soy una delincuente violenta. Millones de inmigrantes como yo viven en la sombra, temen emerger debido a la retórica de Trump.

Cuando era niña, mi padre fue asesinado delante de mí y de mis hermanos. Después de casarme y salir de Guatemala, mis hijos también presenciaron una tragedia similar cuando el padre de mi esposo fue asesinado delante de sus ojos.

Violencia, corrupción y pobreza: tal vez puedan ver por qué elegí huir a Estados Unidos. Así que viajé a este gran país de Guatemala en 1999.

Mis hijos, mi esposo y yo construimos una vida en Nueva Jersey y, en 2013, comencé a trabajar en el Trump National Golf Club en Bedminster, Nueva Jersey, limpiando suites y negocios cercanos, así como limpiando las casas de Trump y su hija Ivanka Trump . Las horas eran largas, pero hice amigos y pude alimentar a mis hijos. El club siempre supo que yo era indocumentada. Les dije eso antes de que me contrataran. No importa, dijeron, tus viejos documentos falsos servirán.

Lea más: Cómo afecta a los latinos el debate sobre el muro

Desde que comenzó la campaña presidencial de Trump, la vida en el club cambió. Supongo que estaban más preocupados por nuestro estado, por lo que mi supervisor pidió un buen conjunto de documentos para poder seguir trabajando allí. Cuando le recordé que era indocumentada, simplemente me proporcionó la documentación necesaria para seguir trabajando. De hecho, tuve a alguien que me tomó una fotografía en la lavandería del club para usarla en la nueva tarjeta de identificación y me prestó dinero para comprar nuevos papeles.

Para hacerlo aún más fácil, mi supervisor hizo que su primo, un compañero de trabajo, me llevara a una ciudad cercana para obtener el nuevo conjunto de documentos falsos. Cuando obtuve el nuevo conjunto de documentos, mi supervisor me dijo que los ocultara y dijo que si la policía los veía, sería arrestado.

Después de ser elegido presidente, la retórica de Trump sobre los inmigrantes no cambió y sus planes fueron aterradores. Entre las peores cosas que dijo, peor me parecieron mis supervisores. Mi otra supervisora usó mi estatus de indocumentada y los documentos falsos para obligarme a realizar trabajos difíciles en condiciones horribles. Ella me empujó, me llamó estúpida y una vez fue tan lejos como para decir que su perro entendía mejor el inglés. Cuando me quejé, ella amenazó con llamar a inmigración para ser deportada.

Fue impactante ver los cambios. Me reuní con el presidente Trump en algunas ocasiones, y siempre había sido amable e incluso elogió mi atención a los detalles cuando limpiaba. Sin embargo, cuando lo vi en la televisión, vi quién era realmente, alguien que dijo que los inmigrantes eran criminales y violadores, mientras que al mismo tiempo, estaba trabajando duro y manteniendo su club.

Por si no lo vio: Arrestos de migrantes dentro de EE. UU. aumentan en la era de Trump

La humillación fue excesiva y, después de cinco años de trabajo para Trump, decidí que era hora de hablar. Después de compartir mi historia, no volví al club de golf. Sabía que existía la posibilidad de que me deportaran junto con mi familia, pero después de aguantar años de humillación, decidí que tenía que salir de las sombras para contar mi historia.

Los inmigrantes no son enemigos de los estadounidenses.

Soy indocumentada, pero no soy una delincuente violenta. Soy una persona muy trabajadora que paga impuestos y apoya a mi familia y mi comunidad. Muchos inmigrantes indocumentados tienen historias como la mía. Literalmente, huíamos por nuestras vidas y buscábamos una vida mejor para nuestros hijos. He llegado a conocer a muchos estadounidenses amables y sé que harían lo mismo por sus hijos.

Estoy hablando a favor de los millones de inmigrantes en los Estados Unidos que viven en las sombras, temerosos de salir debido a la forma en que el presidente Trump nos ha humillado. Por eso me enorgullecí de asistir a la conferencia del Estado de la Unión la semana pasada como invitada de la congresista Bonnie Watson Coleman, una demócrata de Nueva Jersey y representante del distrito en el que vivo. Espero que pueda animar a otros para dar un paso adelante y ser escuchados, particularmente aquellos que sufrieron abusos similares.

Lea más: Deportaciones subieron en enero y augura un año difícil para los migrantes

Estoy aquí para dar una voz a los que no tienen voz y para pedir que el presidente y el Congreso brinden soluciones reales para nosotros. No somos los monstruos e invasores que el presidente Trump nos hace ser. Somos personas reales, trabajamos para mantener a nuestras familias, luchamos por las oportunidades y tratamos de salir de las sombras y entrar en la luz del sol de los Estados Unidos.

Continuaré abogando por mí mismo, por mi familia y comunidad, y por los millones de inmigrantes indocumentados que están aquí en busca de una vida mejor en este gran país llamado América.

Contenido relacionado

> México concluye programa que permitió ingreso de miles de migrantes en caravana

>  Madres separadas de sus hijos reclaman US$3 millones

> Migrantes guatemaltecos en Charlotte temen salir a la calle por aumento de operativos de ICE

5

Julio Ortiz Hace 4 meses

A esta senora se le deberia hacer un monumento en la avenida la reforma por ser una heroe guatemalteca por cierto acaso prensa libre no pregona por la libre emision del pensamiento entonces porque ; le revisan lo que los lectores opinan , con seguridad este comentario no sera publicado , ayayay que tristeza.-

Jorge Gomez Hace 4 meses

Prensa libre parece que recibe bonos del narco payaso,para que los ciduadanos no expresemos nuestro pensar,y solo digamos,si segnor,si segnor.

    Jorge Del Hace 4 meses

    Heroe ? ella lo que es es una pobre tonta utilizada por intereses espurios de politicos corruptos de Estados Unidos. Si mucho le habrán ayudado, con la ayuda legal de ACLU, a solicitar “asilo” que si correo con suerte se lo conceden, pero casi seguro se lo niegan y aunque en mucho tiempo, es muy posible que la devuelvan a Guatemala

Eduardo CC C.. Hace 4 meses

No entiendo esta nueva política, no he insultado a nadie con lo que escribí

    Jorge Del Hace 4 meses

    Le entiendo don Eduardo CC C.
    Yo emito opinion con alguna regularidad pero varias veces no se publican. Yo jamas uso lenguaje fuera de regla, siempre respetuoso de las opiniones de los demás, incluso de aquellos que claramente lo hacen desde un call center usando sobrenombres