Cooperación de Estados Unidos supera US$832 millones en nueve años

Aunque el país recibe cada vez menos apoyo financiero externo, este todavía es necesario para invertir en rubros de desarrollo, según analistas.

Estación de la PNC en Villalobos II, Villa Nueva, inaugurada en 2013 con aportes de la agencia Usaid. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Estación de la PNC en Villalobos II, Villa Nueva, inaugurada en 2013 con aportes de la agencia Usaid. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Entre  2009 y  2018  EE. UU. ha aportado a Guatemala US$832 millones 545 mil 443 —unos Q6 mil 443 millones 901 mil 728.82— según los registros del Departamento de Estado de ese país.


El dinero, captado por las agencias de ayuda,   ha sido distribuido en programas para el fortalecimiento de la democracia y derechos humanos, desarrollo económico, salud y educación, principalmente. Los recursos financieros también se han utilizado para medioambiente, paz y seguridad, asistencia humanitaria y otros programas.

Según los registros, el 2017 fue el año en que más aportes recibió el país, con US$216 millones 590 mil 363 —unos Q1 mil 676 millones 409 mil 409.62—.

País de renta media

Este apoyo, sin embargo, se ha reducido con el tiempo, debido a que el país está catalogado como de “renta media”, señala la exsecretaria de Programación y Planificación de la Presidencia (Segeplán) Karin Slowing.

Le puede interesar: Mujer le grita a una guatemalteca por hablar en español en restaurante de Virginia

La exfuncionaria señala que los aportes financieros de EE. UU. son menores al compararlos con el producto interno bruto y el presupuesto general del país, pero su importancia radica en que se utilizan específicamente para programas de desarrollo.

Ayuda requerida

Slowing sostiene que la ayuda estadounidense se canaliza a través de oenegés y   empresas contratadas o subcontratadas para ejecutar los proyectos y que los fondos no entran  directamente a las arcas del Estado, por lo que se tiene garantía de que se utilizan para el progreso.

La también experta en temas de desarrollo social afirma que, además de la importancia de esos recursos   para los programas,  tienen un efecto político, pues la relación que se tenga con EE. UU. influye en las relaciones con el resto del mundo.

“Lo que se necesita es darle a Estados Unidos una respuesta que no sea ni para plegarse ni para fingir un falso patriotismo, diciendo que no importa que retiren la ayuda”, afirma Slowing.

Por si no lo vio: Miembro del clan Mendoza es enviado al Federico Mora

Aunque el presidente Jimmy Morales aseguró que EE. UU. no ha entregado “un solo centavo” a los países del Triángulo Norte de Centroamérica  —Guatemala, El Salvador y Honduras— en el marco del Plan de la Alianza para la Prosperidad, el comisionado para la Competitividad, Víctor Asturias, afirmó que ese apoyo asciende a US$500 millones.

Este plan, creado en el 2014, tiene como fin evitar la migración ilegal hacia EE. UU. a través de impulsar el desarrollo de las poblaciones, pero su éxito  se  ha  puesto en duda, ya que el flujo de guatemaltecos que llega en forma ilegal a la frontera sur de ese país norteamericano no ha disminuido.

Más reducción

El presidente estadounidense, Donald  Trump afirmó el lunes último que los países del Triángulo Norte ya no deben recibir más ayuda financiera porque no pudieron detener la caravana de miles de migrantes hondureños que se dirige a su país.

El excanciller Fernando Carrera asegura que la administración de Trump redujo sustancialmente el financiamiento, casi a la mitad, y que esta nueva medida “es el corolario de esa política”.

Lea también: Así defienden al viceministro que fue señalado de plagio

Según Carrera, los proyectos que se desarrollan en el plan cuestan de US$200 millones a US$300 millones al año, pero el Gobierno de Guatemala no tiene el dinero para sostenerlos, además de que “no cuenta con el nivel de asistencia técnica que proveen los contratistas de la Agencia Internacional para el Desarrollo, los cuales tienen vasta experiencia internacional”.

El exfuncionario asegura que “ni financiera ni técnicamente es posible para el Gobierno sostener los programas de cooperación apoyados actualmente por  Estados Unidos”.

Trabajar con lo que hay

Debido al paso de la caravana de migrantes hondureños por Guatemala, El Salvador y Honduras, el presidente de EE. UU., Donald Trump, anunció  el recorte de ayuda financiera para los tres países de norte de Centroamérica, a lo que el vicepresidente de Guatemala, Jafeth Cabrera, respondió que, si  ocurriera, el país tendrá que  trabajar con sus propios recursos.

“Si no hay ayuda tendremos que trabajar con lo que tengamos, no necesitaremos de ese apoyo, si es que lo quitan. Tenemos que salir adelante como pueblo guatemalteco”, afirmó Cabrera, quien reiteró que Estados Unidos nunca ha entregado ayuda de forma directa a los países del Triángulo Norte, aunque sí lo ha hecho a través de sus agencias, pero   cada vez se reduce este tipo de apoyo.

Contenido relacionado

> Gasto de 2019 se puede reducir hasta en Q5 mil millones
> Guatemala insiste en ONU aceptó el cambio de Iván Velásquez
> Empresa donará repuestos de motor para 160 autopatrullas