Propuesta electoral no pasa de regular

Editorial

Cada período de gobierno que fenece deja grandes lecciones que lamentablemente muy pocos aprenden, porque pese a que llegan nuevas administraciones persisten vicios que deterioran la confianza ciudadana, impiden la consecución de mayor eficiencia y relegan el objetivo primordial de mejorar los indicadores de desarrollo humano: desde el vulgar nepotismo y la contratación de allegados, los manejos opacos del erario, la ineficiencia en los programas de salud y educación, la intolerancia a la crítica y la utilización clientelar de los recurso del Estado son algunos de estos lastres que se han prolongado por décadas.

Reflexión a 41 días de las elecciones

Editorial

Han comenzado a proliferar en las áreas urbanas y rurales las vallas en postes, árboles y orillas de carretera con los rostros, serios o sonrientes, de los aspirantes a puestos de elección popular. Indistintamente del símbolo por el cual corran, es generalizada la impresión de que prácticamente ninguno ofrece los motivos racionales para ser merecedor de confianza con el voto. Es posible que existan algunos perfiles adecuados para llegar a desempeñar la representación popular, pero es imposible saber cuál es la trayectoria, los méritos, los planes o las prioridades legislativas que tienen tales personajes.