Justicia, aun en contra de todo

Opinión

La tarde del martes se dio a conocer la sentencia en el caso de la desaparición forzada de Marco Antonio Molina Theissen. Uno de los cinco mil niños que se estima que fueron desaparecidos durante la guerra interna que desangró nuestro país por cuatro décadas. Una guerra que dejó tantos daños, secuelas y heridas abiertas que aún no se han terminado de saldar ni de sanar. No conozco a esta familia, más que por lo que he visto y seguido del caso en los medios; pero sí conozco otros casos de familias desgarradas por la guerra y que tampoco han podido dar con los restos de los seres queridos que les fueron arrebatados. Familias que han sido torturadas por años por no poder poner un fin a su duelo, por no tener un lugar donde dejar reposar todo su dolor por el hijo, la hija, el familiar perdido. Escribo estas notas antes de conocer el veredicto. Espero que se cierre un capítulo más de tan dolorosa historia.

La atroz desaparición forzada de un niño

Opinión

Aquel lunes 6 de octubre de 1981 fue un día aciago para la familia Molina Theissen. Un grupo de hombres armados ingresó a su casa, ubicada en la colonia La Florida, zona 19, en busca de la joven Emma Guadalupe Molina Theissen, de 21 años, que había sido secuestrada por efectivos militares en Quetzaltenango, pero que había logrado fugarse. Mientras los desconocidos cateaban la casa, mantenían engrilletado al niño Marco Antonio, de 14 años, hermano de Emma Guadalupe. En venganza por la huida de la joven, los individuos se llevaron al niño, engrilletado y cubierto con un costal, frente a la mirada angustiada de su madre. Era el reino del terror del general Romeo Lucas García.

Marco Antonio aún no tiene país

Opinión

Tantos Marcos Antonios. Tantos niños, niñas y adolescentes que el Estado desaparece todos los días de una vida digna, de las oportunidades de desarrollo, de ser seres humanos, para verlos reaparecer luego (si llegan a reaparecer) como jóvenes llenos de ansiedades, incertidumbres, violencias e inseguridades. Tantos, que las cifras nos provocan arcadas y nos aplastan cada día. Tantos y tantas, que cuando para uno se logra justicia, sentimos que avanzamos.

Cada día desaparecen 26 personas en Guatemala

Guatemala

Entre 2016 y 2017 se han reportado más de 14 mil 500 personas desaparecidas en Guatemala, lo que significa, en promedio, que cada día durante los últimos 18 meses se denunció la desaparición de 26 personas, entre adultos y menores.

¿En dónde están los 45 mil desaparecidos?

Opinión

La semana pasada tuve la oportunidad de ver Finding Óscar (Encontrando a Óscar), producida por Steven Spielberg. Este documental nos regresa a los días más amargos de la guerra civil guatemalteca, al período en que Efraín Ríos Montt y sus secuaces hicieron de la perversidad y de la aniquilación selectiva una política pública. Un tiempo en el que, como ahora, se utilizaba el lenguaje del desprecio, odio y temor al “comunismo” para ocultar la codicia por la tierra y los recursos naturales, y el añejo racismo hacia los pueblos indígenas.