Sergio Izquierdo: “El eclipse solar fue una experiencia impresionante”

El fotógrafo guatemalteco Sergio Izquierdo habló sobre las imágenes que capturó, en Chile, del eclipse solar.

Sergio Izquierdo, en primer plano, durante el eclipse solar en el observatorio de La Silla, en Chile (Foto Prensa Libre: EFE).
Sergio Izquierdo, en primer plano, durante el eclipse solar en el observatorio de La Silla, en Chile (Foto Prensa Libre: EFE).

Los eclipses son un evento que atrae la atención de miles de personas alrededor del mundo aunque, desafortunadamente, son pocos los lugares en donde son visibles.

El pasado 2 de julio ocurrió un eclipse solar y los lugares ideales fueron en el cono sur, como en Suramérica, lo que permitió a cientos de personas en Chile y Argentina, así como parcialmente en Bolivia, Paraguay, Uruguay y otros países de la región.

Uno de los puntos preferidos fue en Chile, en el Observatorio de La Silla, ubicado en la región de Coquimbo, al norte del país.

En un lugar que se conoce como la “zona de los valles transversales”, además de ser la zona más estrecha en Chile, el observatorio es uno de los espacios donde se estudia el espacio gracias a los 18 telescopios con los que cuenta.

Su ubicación, en la montaña de La Silla y que da el nombre al observatorio, fue uno de los puntos preferidos por fotógrafos, funcionarios, astrónomos, investigadores y hasta aficionados que quisieron ver el eclipse solar.

Uno de ellos fue el guatemalteco Sergio Izquierdo, un contribuyente habitual de National Geographic, y que pudo capturar algunas de las imágenes más representativas del acontecimiento.

Desde Chile, y previo a viajar a Bolivia para otra tarea fotográfica, el nacional habló con Prensa Libre sobre la labor en Chile y cómo fue tomar fotos del eclipse.

¿Cómo fue la experiencia del eclipse solar?

Fue impresionante. La primera vez que vi un eclipse solar fue en Guatemala cuando era pequeño y también fue impresionante, pero aquí lo ves con otros ojos con una mirada adulta, de apreciar la creación de Dios.

Me costó un poco disfrutarlo. Fue fugaz. Dijeron que duraría más de un minuto pero fue alrededor de 40 segundos. Entre cambiar cámaras y lentes, logré tener como 5 o 10 segundos para gozar el evento con mis propios ojos.

Fue increíble no solo el asunto de tomar la foto sino el lugar donde estábamos, en el Observatorio de La Silla, uno de los más importantes donde se han estudiado la mayoría de exoplanetas. Tiene una vista impresionante. Incluso el presidente de Chile estaba allí. Un lugar muy privilegiado.

¿Qué retos técnicos de planificación implicó el tomar las imágenes?

“Lo chilero era tener diferentes tipos de fotos. Hay algunas que no las he mostrado porque se van a publicar en la revista (National Geographic). Las mejores fotos quizás no son esas (las difundidas en redes sociales). Después la revista hará una historia. Lo cierto es que ya vas con las fotografías en la mente. Otras por seguridad no las logramos hacer, como al usar un dron”.

¿Cuánto tiempo duró el proceso de tomarlas? ¿Se requiere paciencia para ello?

Más que paciencia, digamos, duró más de una hora el eclipse pero la cúspide fue como 40 segundos y ahí hay que estar lo mejor preparado posible. Hay que cambiar filtros, configuraciones de la cámara porque cambia la luz. Es un momento de crisis en un pequeño momento, además de la presión de que hay que publicar para la revista.

Una multitud de personas se reunió en el Observatorio de La Silla, uno de los puntos preferidos para observar el eclipse solar (Foto Prensa Libre: AFP).

Lea también: Eclipse solar: ¿cuándo será el próximo en cada país de América Latina?

¿Qué significan para ti los comentarios y la difusión que reciben tus imágenes?

Me llena siempre de orgullo ser guatemalteco en cualquier lugar que voy. Llegar tan alto con Nat Geo es un privilegio y para mí, siempre todo el honor y la gloria es para Dios. Él me ha dado todas las oportunidades y yo he dado todo mi esfuerzo.

¿Cuál es el próximo paso en tu fotografía?

Me gusta fotografiar siempre proyectos de conservación o especies en peligro de extinción. Todo aquello que provoque un cambio en las personas. Mi fotografía es una herramienta para mostrar la belleza así como los problemas que pueden suceder.

Hay varios proyectos. Uno de ellos es un sistema satelital con rastreadores para animales pequeños. La idea es ir alrededor del mundo estudiando estas especies y las migraciones. También están las asignaciones a las que nos lleve la revista.

Además estoy trabajando con otras ONG en Guatemala, como el Wildlife Conservation Society (WCS), que tienen el tema de crear las reservas marinas protegidas. En Guatemala siempre se le ha dado la espalda al mar y hay prácticas de pesca que ocurren sin control y eso afecta la vida marina. Es de urgencia para mí crear estas reservas.

La idea es usar mi foto para generar esa conversación y generar conciencia, awareness se dice en inglés, para que la gente sepa que hay que llevar a cabo acciones sobre esto para proteger las especies marinas. Mi misión es mostrar la belleza del mundo, así como las problemáticas, para que la gente se enamore de él. Hay problemas como el cambio climático, la contaminación del plástico, especies que mueren por la expansión agrícola… Son temas que abordo desde la fotografía para poder rescatarlos.

Contenido relacionado:

> El científico guatemalteco Luis Zea llevará su investigación sobre el cáncer al espacio en el 2021

> El épico viaje de una zorra por el Ártico que dejó sin palabras a los científicos

> Cómo funcionaba “Nautilus”, la nave que Julio Verne ideó hace 150 años para “Veinte mil leguas de viaje submarino”

0