Cuando un niño suda mucho, ¿debería usar desodorante?

Sudar es el proceso que ayuda a normalizar la temperatura corporal tanto en adultos como niños, pero cuando en estos últimos los padres perciben un exceso de sudoración (hiperhidrosis) o mal olor del sudor (bromhidrosis), es conveniente consultar con el pediatra o dermatólogo seguir algunas recomendaciones que pueden ayudar a que esta condición mejore.

Publicado el
Cuando se acercan a la pubertad, los niños empiezan a sudar por cambios hormonales, cuando pueden comenzar a usar desodorantes adecuados para ellos. (Foto Prensa Libre, Shutterstock)
Cuando se acercan a la pubertad, los niños empiezan a sudar por cambios hormonales, cuando pueden comenzar a usar desodorantes adecuados para ellos. (Foto Prensa Libre, Shutterstock)

En la pubertad ocurren cambios hormonales que los niños y niñas experimentan cuando las glándulas apocrinas (que se encuentran en las axilas) comienzan a producir sudor, por lo que las bacterias empiezan a descomponerlo y producen el mal olor, que puede comenzar a manifestarse cerca de los 8 años, en niñas, y a los 9, en niños, en la etapa prepuberal, explican las dermatólogas Anabella de Chang y Luisa Fernanda Chang.

También puede manifestarse antes o después, dependiendo del desarrollo individual de cada niño, añaden.

Ambas dermatólogas refieren que ciertos alimentos propician una mayor sudoración como el consumo de ajo, cebolla, cúrcuma, curry, té, café y chile, así como fármacos asociados a la penicilina.

Como es de suponer, la actividad física intensa, las altas temperaturas y las situaciones de estrés físico y emocional pueden desencadenar sudoración excesiva y con mal olor, añaden.

La dermatóloga Milagros Santos indica que muchos padres exigen a sus hijos excelencia en su rendimiento académico, circunstancia que genera ansiedad y, por ende, mayor sudoración en axilas, manos o pies, lugares del cuerpo donde hay mayor cantidad de glándulas sudoríparas. Santos refiere que puede haber bromhidrosis generalizada (en todo el cuerpo) o localizada (axilas, palmas de manos o plantas de los pies).

Aunque no es común, hay niños preadolescentes de 9 o 10 años, que sudan más de lo normal y el sudor humedece las playeras y los calcetines. Un porcentaje de los casos pueden deberse a problemas de la tiroides y otros, a causas desconocidas.

Lea también: Hábitos de higiene bucal en niños

 

Qué productos pueden usar

A las edades anteriormente mencionadas no se recomienda el uso de antitranspirantes. Sí podrían usar un desodorante con pH neutro, hipoalergénico y, preferiblemente, en presentación de roll-on o barra, porque causan menos irritación, sugieren las dermatólogas Chang.

Aunque el desodorante no evita la sudoración, sí tiene la capacidad de inhibir el crecimiento bacteriano que es el causante del mal olor.

Santos recomienda utilizar productos de uso clínico, como desodorantes en roll-on en los que su ingrediente principal sea clorhidrato de aluminio en diferentes concentraciones, porque los que se pueden adquirir en supermercados tienen poca cantidad de esta sustancia. Este producto también viene en presentación de loción, para usarlo en manos y pies.

En casos más severos de hiperhidrosis, que son muy raros, Santos indica que se puede administrar toxina botulínica mediante pequeñas infiltraciones intradérmicas en axilas, manos o pies, según el lugar donde se sude profusamente.

Las dermatólogas Chang agregan que existen muchos productos naturales que pueden interferir con el proceso de sudoración; sin embargo, no todas las personas tienen la misma tolerancia a ellos y al no tener estudios clínicos con dosis y fórmulas estandarizadas que los respalden pueden provocar reacciones alérgicas, por lo que es importante consultar con el dermatólogo para  individualizar el tratamiento.

Lea también: Una piel sin exceso de sudor

Desodorantes naturales

Melany Flores, especialista en cosmética artesanal, aconseja a los padres leer detenidamente las etiquetas de los productos que encuentran en el mercado e investigar acerca de los ingredientes que contienen para encontrar el desodorante ideal para sus hijos, tratando de evitar el uso de parabenos, óxido de aluminio, triclosán y alcohol, para evitar que afecten la delicada piel de los niños que aún es muy susceptible.

Flores también comparte algunos trucos caseros para evitar mal olor en la sudoración de las axilas, con productos que podemos encontrar en el hogar, aunque hay que tomar en cuenta, como indicaron las dermatólogas, que pueden producir reacciones alérgicas:

  • Verter una infusión de té verde en un poco de agua hervida, para lavar el área a tratar.
  • Echar un chorrito de vinagre en agua, humedecer un paño con este líquido y aplicarlo en las áreas que producen mal olor.
  • Hacer una infusión con romero, hierbabuena y menta, mezclarla con zumo de limón para luego aplicarla con  spray en las axilas.
  • Podemos triturar (o machacar) un tomate y mezclar el jugo con unas hojas de salvia, aplicar en las axilas, secarlas bien y aplicar maicena en el área.

Flores también propone la elaboración de desodorantes caseros, 100% naturales:

Receta 1

  • 5 cucharadas de aceite de coco
    ½ cucharada de bicarbonato de sodio
    3 gotas de aceite esencial de lavanda
    6 gotas de vitamina E

Receta 2

  • 2 cucharadas de bicarbonato
    6 cucharadas de maicena
    5 gotas de aceite esencial de eucalipto
    3 cucharadas de aceite de coco

Procedimientos de receta 1 y 2

Mezclar todos los ingredientes hasta integrarlos. Luego colocarlos en un botecito previamente desinfectado y aplicarlo en las axilas.

Receta 3

  • 25 gramos de maicena
    25 gramos de bicarbonato de sodio
    10 gramos de cera de abejas (se puede sustituir por cera candelilla o cera carnauba)
    20 gramos de aceite de coco
    20 gramos de manteca de karité
    4 gotas de aceite esencial de lavanda o palmarosa.

Procedimiento

Fundir los aceites y mantecas en baño maría. Luego, integrar el resto de ingredientes para hacer una mezcla homogénea. Envasar en un recipiente desinfectado. Se puede reciclar algún recipiente de desodorante que tengamos en casa.

Recomendaciones

  • La higiene corporal es fundamental para evitar el mal olor del sudor en niños, algunos de los cuales tienen rechazo a bañarse cuando llegan a cierta edad.
  • El baño diario es obligatorio. Lavarse con jabón neutro (sin químicos ni parabenos) las zonas afectadas por la mañana y por la noche.
  • Cambiarse de ropa en la mañana y tarde o con más frecuencia. Las prendas deben ser de fibras naturales como algodón y no sintéticas. Estas últimas favorecen el mal olor del sudor.
  • Se desaconseja el uso de perfumes directamente sobre la zona, pues pueden causar irritación o sensibilidad alérgica en algunos casos.
  • Evitar el exceso de alimentos que contengan ajo, cebolla, curry, cúrcuma o embutidos.
  • Al regresar a casa de estudiar, quitarse el uniforme y vestir otra mudada.
  • Al salir del baño, secar muy bien cada uno de los pliegues para evitar la proliferación de bacterias.
  • Evitar que los niños se pongan la ropa sudada.

Fuentes consultadas: dermatólogas Anabella de Chang, drachang_@hotmail.com, y Luisa Fernanda Chang, luferchang@hotmail.com, Milagros Santos y Melany Flores, melany_210186@hotmail.com

Contenido relacionado

¿Cómo benefician o afectan los videojuegos a niños y adolescentes?

Los hombres solteros tienen un olor más fuerte que los casados

Archivado en:

desodoranteniñosudor