Epilepsia en perros: Cuáles son los síntomas y cómo tratarla

Esta enfermedad suele ser hereditaria y afecta al 2,5% de los canes, por lo que es importante tener información básica al respecto.

Existen algunas razas que son más propensas a padecer ataques epilépticos, como el pastor alemán, el beagle, el golden retriever y el labrador retriever.  (Foto Prensa Libre: Servicios)
Existen algunas razas que son más propensas a padecer ataques epilépticos, como el pastor alemán, el beagle, el golden retriever y el labrador retriever. (Foto Prensa Libre: Servicios)

Las personas no son las únicas que pueden llegar a padecer epilepsia. Los perros también pueden presentar sus síntomas, sobre todo los machos, así que si usted tiene uno como mascota es importante que esté informado. De hecho, según una publicación de Vets Affinity, este trastorno neurológico afecta aproximadamente al 2,5% de los canes.

Sin embargo, el hecho de que su mascota padezca esta condición no quiere decir que no pueda tener una vida normal y feliz. Por supuesto, lo ideal es que el trastorno se diagnostique en una etapa temprana y que el animal reciba tratamiento para reducir los ataques epilépticos considerablemente, hasta llegar a un punto mínimo.

El veterinario Jairo Monzón, de la clínica VetLand, enfatiza en que las convulsiones no son lo mismo que la epilepsia. “La convulsión es una descarga en el sistema nervioso central que ocasiona movimientos de contracción de varios grupos musculares. Suelen ser imprevistas e involuntarias y pueden deberse a daño en el sistema nervioso central o un mal funcionamiento de este como en los casos de epilepsia, pero también pueden aparecer convulsiones por defecto anatómico o fisiológico del cerebro del animal, por defecto genético, debido al estímulo en exceso del sistema nervioso ya sea por un tóxico, hipoglucemia o un daño hepático, e incluso, también se pueden manifestar a causa de enfermedades infecciosas como el moquillo”, explica.

Por supuesto, quien debe hacer el diagnóstico y establecer un tratamiento debe ser un profesional.  “Si la mascota tiene todas sus vacunas los veterinarios elaboramos un chequeo que tiene por objetivo descartar un traumatismo craneal, intoxicación, daño hepático o una falla renal. Si la mascota no tiene las vacunas necesarias será necesario hacer más exámenes”, dice Monzón.

En conclusión, no todas las convulsiones en las mascotas pueden considerarse como epilepsia.

Cuando sepa que se producirá un ataque usted debe mantener la calma y colocar al perro en un lugar donde no se caiga o golpee. Cuando finalice el episodio, se le debe dejar descansar en un lugar tranquilo. (Foto Prensa Libre: Servicios)

¿Cuáles son los síntomas?

A criterio de la veterinaria Zucely Flores, el animal pasa por tres fases en cada ataque: antes del ataque, durante y después, y esto marcará los tiempos y los síntomas:

En la primera etapa el perro se pondrá intranquilo y buscará atención. Esto puede durar un par de minutos o mucho más tiempo, dependiendo del animal. Después llega la fase del ataque, cuando manifieste contracciones musculares por algunos minutos. Puede que produzca más saliva de lo normal y que pierda el control de sus esfínteres urinario o anal. Esto es parte del proceso, así que no se moleste con su mascota por eso. Finalmente, en la tercera fase, la que viene después del ataque, su mascota puede experimentar cambios de conducta producto del agotamiento cerebral. Puede que esté muy desorientado y asustado. En ese momento debe acompañarlo y darle cariño.

Si la mascota sí es diagnosticada le veterinario analizará la posibilidad de darle fármacos con los que se puede mantener relajado el sistema nervioso central evitando que se desencadenen las convulsiones.  La mayoría de los perros que toman medicamentos de este tipo pueden llegar a padecer sobrepeso, por lo que Flores recomienda además controlar el peso de su mascota y asegurarse de que mantenga una dieta adecuada.

El primer ataque epiléptico se manifiesta normalmente en perros de edades comprendidas entre los 6 meses y los 5 años. (Foto Prensa Libre: Servicios)

Es importante que usted se asegure de no saltar ni una dosis de los medicamentos, además de llevar un control sobre la cantidad de episodios de las convulsiones de su perro.

“Si es evaluada frecuentemente y recibe tratamiento, la expectativa de vida de una mascota no se condiciona por padecer epilepsia. He tenido pacientes diagnosticados que han alcanzado los 14 años”, afirma Monzón.

Contenido relacionado:

> Aplicaciones gratuitas que le ayudarán a entrenar a su perro

> Cuáles son los perros más peligrosos para los niños

> ¿Cómo cuidar la salud bucal de su perro?

0