¿Padece de cansancio mental? Conozca sus consecuencias y cómo combatirlo

Si su cerebro siempre está trabajando mucho más tiempo para cumplir su interminable lista de tareas pendientes, puede ser el momento de darle un descanso.

Archivado en:

psicologíasalud mental
Los cansancio mental es consecuencia del estrés. (Foto Prensa Libre: Servicios / Shutterstock)
Los cansancio mental es consecuencia del estrés. (Foto Prensa Libre: Servicios / Shutterstock)

¿Alguna vez se ha sentido abrumado por las responsabilidades que tiene en el trabajo o en sus estudios, atrapado en alguna situación y piensa que hacer algo al respecto está fuera de sus manos? Es posible que estos pensamientos se deban al cansancio mental. Es necesario conocer cómo prevenir y combatir el agotamiento que se genera debido al uso excesivo de la mente.

A criterio del psiquiatra Mauricio Aquino, cuando un período de actividad es más largo de lo conveniente y no le permite al organismo reponer el estado fisiológico, el cuerpo avisa produciendo el estado de cansancio mental.

Aquino indicó que el organismo necesita cierta cantidad de actividad, pero cuando esta es excesiva se produce un desgaste de energía; por lo que el cuerpo necesita períodos alternos para recuperar esas fuerzas perdidas y así permitir que los órganos y tejidos descansen para seguir funcionando correctamente.

Evidencia

Un reciente estudio realizado por la Escuela de Deportes, Salud y Ciencias del Ejercicio de la Universidad de Bangor, en Reino Unido, mostró que el cansancio mental también afecta el rendimiento físico de una persona a tal punto que incluso las tareas o ejercicios más sencillos pueden llegar a sentirse más complicados.

Estudios indican que el cansancio mental afecta el rendimiento físico. (Foto Prensa Libre: Servicios / Shutterstock)

Algunos síntomas

El cansancio mental causa síntomas físicos y emocionales, e incluso puede afectar el comportamiento. Estos varían de una persona a otra y, a menudo, comienzan a aparecer gradualmente y tienden a aumentar durante los períodos de agotamiento extremo.

Entre estos podemos mencionar: emocionales o mentales, que se caracterizan por disminución de la capacidad de aprender, disminución del nivel de atención y eficiencia, dificultad para concentrarse, pérdida de motivación, desinterés, tristeza y enojo

Entre los síntomas físicos se encuentran: agotamiento, trastornos de sueño y de apetito, dolor de articulaciones, migraña, diarrea y fiebre

Estrategias para reducirlo

Aquino sugiere evitar trabajar más de ocho horas al día, tener tiempos de descanso durante el día de entre 10 y 15 minutos, llevar a cabo tareas proporcionales a la capacidad de la persona, realizar actividades o cursos de recreación, tomar vacaciones, dormir entre siete y nueve horas todos los días, hacer ejercicio y practicar deportes, realizar técnicas de relajación y cambiar rutinas constantemente.

Le recomendamos: ¿Por qué es tan difícil salir de una relación tóxica y cómo lograrlo?

Estrés versus cansancio mental

Según Aquino, el estrés es una respuesta del organismo ante la presión o tensión, es decir que este es generado por la persona debido a factores externos. Además, va de la mano con el cansancio mental; sin embargo, este último suele ser el resultado de estrés a largo plazo.

Aquino agregó que cuando una persona sobrepasa el nivel de presión que puede soportar, pasa a una “etapa de resistencia”, pero llega un momento en el que ya agotó todas sus reservas mentales y físicas. En este punto entra en una “fase de agotamiento”, la cual deriva en cansancio mental.

El psiquiatra también indicó que si este no se controla conforme pasa el tiempo, se pueden desarrollar enfermedades psicosomáticas. Estas suelen resultar de una vulnerabilidad física que es reforzada y agravada por determinados factores psicológicos.

La psicóloga Meyre Contreras, expresó que altos niveles de estrés pueden llevar a ansiedad máxima, lo cual también puede generar un trastorno de ansiedad y terminar en un trastorno de pánico. En este caso, la profesional recomienda que la persona reciba atención psicoterapéutica.

Altos niveles de estrés pueden llegar a causar trastornos de ansiedad. (Foto Prensa Libre: Servicios / Shutterstock)

Síndrome del “quemado”

En el caso específico de los trabajadores ocurre lo que se conoce como el “Burnout” o “Síndrome del quemado”, que es un tipo de estrés laboral; un estado de agotamiento físico, emocional o mental. Este se caracteriza por ser un proceso gradual en el que las personas pierden interés en sus tareas, en sus responsabilidades y, en casos extremos, causa hasta profundas depresiones.

Según Contreras, este síndrome se desarrolla por varios factores y depende de la tolerancia al estrés y a la frustración de cada persona. También puede influir el puesto laboral, el ambiente, el estilo de liderazgo de sus superiores, entre otros.

Entre los principales síntomas, señala la psicóloga, están el agotamiento emocional, actitudes negativas constantes, irritabilidad, pérdida de motivación, disminución de la autoestima  y frustración de expectativas. Además, recomienda que si algún trabajador considera que está experimentando “Burnout”, se asegure de consultar con un médico o profesional de la salud mental.

Contreras también sugiere mantener una mente abierta mientras la persona que padece cansancio mental o “Burnout” considera las opciones e intente solucionarlo lo antes posible. “Ambas situaciones son tratables y hay una variedad de recursos disponibles para ayudar a aliviar sus síntomas y volver a sentirse como usted mismo”, comentó.

Contenido relacionado:

>¿Cómo es vivir con esclerosis múltiple en Guatemala?

>Limpiar el rostro es un hábito necesario. Acá le contamos cómo hacerlo

>Consejos para recuperarse luego de una extracción de las muelas del juicio

0