Extracción ilegal de materiales pone en riesgo varias montañas de Huehuetenango

Viajar por la carretera Nacional RN-9, entre Huehuetenango y Santa Eulalia. evidencia la devastación de las montañas.


Grandes cantidades de materiales para construcción son extraídas de las montañas de Huehuetenango. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo)
Grandes cantidades de materiales para construcción son extraídas de las montañas de Huehuetenango. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo)

Los cortes indiscriminados, la tala y destrucción de zonas verdes por parte de extractores de materiales de construcción ponen en peligro esas áreas, según autoridades ambientales, quienes aseguran que esas acciones son ilegales.

A 15 minutos de la cabecera municipal de Chiantla, en el lugar conocido como la piedrinera, en La Zeta, el paso de vehículos está reducido a un carril debido a la extracción de materiales; además, con el paso de los años se han formado cavernas, incluso bajo la carretera, y quienes hacen esos trabajos han ocasionado hundimientos y derrumbes, “la actividad es ilegal”, aseguró el alcalde Carlos Alvarado.

 

El funcionario detalla que han tratado de dialogar con quienes hacen la extracción de piedra, piedrín y arena; sin embargo, no lograron acercarse al área, lo que motivó que se presentaran denuncias en el Ministerio Público y en el Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales (MARN).

 

Alvarado asegura que la municipalidad no ha extendido ninguna licencia de exploración o explotación.  Están conscientes de que es un problema porque se afecta las montañas y que en algún momento puede ocasionar un deslizamiento de grandes proporciones que deje aislado al norte del departamento, pues esta es la única ruta.

Los extractores se niegan a entablar un diálogo con las autoridades locales. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo)

Añadió que las denuncias fueron presentadas para poner un precedente, ellos actuaron de acuerdo con lo que les corresponde y depende de las autoridades investigar y dar seguimiento a estos casos, mientras tanto la explotación continúa de forma indiscriminada.

 

“En su momento nosotros hicimos la visita a ese lugar, se platicó con los que ahí trabajan, la municipalidad no ha autorizado nada en ese sector, nos vimos en la obligación de poner unas denuncias”, dijo el jefe edil.

 

Otros de los sectores donde ocurre algo parecido es en el ingreso a Soloma y Santa Eulalia, en ambos casos no hay estudios de impacto ambiental, ni autorización de Ministerio de Ambiente, pese a que todos los días se observa a personas que extraen materiales.

 

Rolando Rodríguez, delegado departamental del MARN, explicó que ese tipo de trabajos son artesanales, las personas justifican que es su forma de subsistencia; sin embargo, como Ministerio no tienen estudios de impacto ambiental o licencias que autoricen esa actividad que daña las montañas.

 

Agregó que se ha tratado de abordar el tema desde distintos sectores para encontrar soluciones, pues temen que, con la llegada de un invierno copioso, la saturación de agua en el suelo pueda ocasionar derrumbes de grandes proporciones.

 

Impacto

El delegado regional de la Fundación para la Conservación y el Ecodesarrollo (Fundaeco), Rolando Gómez, dijo que, desde el corte de la montaña, el movimiento de tierra y la eliminación del bosque o plantas causa un impacto al ambiente, pues se destruye el hábitat de especies de fauna que deben migrar para sobrevivir.

Según autoridades ediles, la extracción de arena es ilegal en Huehuetenango. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo)

Agregó que estos materiales extraíbles son un recurso no renovable. “En la mayoría de los municipios de Huehuetenango se da esta problemática de extracción de un recurso no renovable para construcción, pero esto debe ser regulado”, dijo.

 

El experto asegura que a escala nacional o mediante las municipalidades se tienen que poner normas para evitar que una extracción pequeña sea de grandes proporciones, pues esto altera el ecosistema.

También lea: ¿Por qué la piel del jaguar tiene manchas?

“Con el tiempo van a haber problemas que pueden ser de desastres, derrumbes internos de las minas, los sitios se quedan vulnerables y cuando hay acumulación de agua hay riesgo de deslaves”, enfatizó.

 

El ambientalista sostiene que la forma de operar es que se deforesta una zona a explotar o se hacen túneles, “ambas son letales para el ambiente”, sobre todo porque no existen planes de recuperación.

 

Acciones

Para el delegado de Fundaeco las regulaciones deben incluir sitios específicos para hacer la explotación, hay que evitar la tala del bosque, el material si bien es necesario para la construcción no se tiene un banco de los mismos, por lo que se debe tener un orden para minimizar el impacto al ambiente.

 

“Debe haber una regulación de explotación de estos recursos por parte de las municipalidades, lamentablemente en la actualidad no se da”, dijo Rolando Gómez, director regional de Fundaeco.

Le puede interesar

> Tala ilegal en selva petenera continúa pese a denuncias

> Carniceros venden menos producto ante temor por la carne de perro

> En 2017, tuberculosis en reses procede de México y Guatemala, aseguró Panamá 

 

0