Turismo guatemalteco perdió 5 de cada 10 empleos (y cuáles segmentos son los más golpeados)

Cinco de cada 10 empleos en el sector de turismo se perdieron en el 2020 derivado de la pandemia y las restricciones para evitar su propagación, y aunque algunas actividades han logrado en los últimos meses recuperar demanda, aún no es a nivel del 2019 y el ritmo es diferente en cada una.

Servicios en destinos turísticos se han adaptado a las medidas de prevención contra el coronavirus. (Foto, Prensa Libre: Hemeroteca PL).
Servicios en destinos turísticos se han adaptado a las medidas de prevención contra el coronavirus. (Foto, Prensa Libre: Hemeroteca PL).

El sector turismo fue uno de los más afectados a causa de las medidas que se adoptaron para frenar los contagios por la pandemia, la caída en el 2020 fue 24% y para el 2021 se proyecta que exista una recuperación de 5.7%, pero está sujeto a revisión próximamente, dijo Sergio Recinos, presidente del Banco de Guatemala (Banguat).

Refirió que se incluyen sectores como hotelería, restaurantes, vuelos comerciales y otras actividades relacionadas. “La estimación se estaría dando por la recuperación parcial en el consumo de restaurantes, pero a nivel de turismo interno, mientras que el impulso externo es nulo hasta que abran los aeropuertos y que las personas empiezan a fluir normalmente, lo cual va a ir sucediendo conforme la vacunación avance en las economías”, declaró.

Cayó US$746.9 millones en el 2020 y US$169.2 millones en el 2021

El ingreso de divisas al país por viajes y turismo cayó dramáticamente en el 2020, aunque el saldo de la balanza cambiaria fue positiva por el ingreso de las remesas familiares y exportaciones, se observa en los datos del Banguat.

En el 2020 solo ingresaron US$211.7 millones por ese concepto, lo que representó una caída de 77.9% con respecto al 2019 cuando se reportó US$958.9 millones, según las cifras actualizadas por el Banguat en abril del presente año.

La caída fue de US$746.9 millones, y según las estadísticas en un período de seis años, se ha tenido un comportamiento a la baja anualmente ya que en el 2014 se recibieron US$1 mil 39 millones, en el 2015 se reportaron US$991 millones; 2016, US$958 millones; en el 2017 registró un aumento a US$969 millones; pero en el 2018 volvió a bajar, situándose en US$958 millones. Cifra similar en el 2019 con US$958.9 millones.

Las variaciones habían sido de un dígito en ese período, pero en el 2020 la caída fue drástica.

Participación

En promedio, las divisas por viajes y turismo han tenido una participación superior al 1% en el periodo comprendido del 2014 al 2019, algo que no ocurrió el ejercicio pasado no tuvo mayor participación en el PIB, llegando a nivel cero.

La actividad turística sigue deprimida ya que el monto acumulado de ingresos de divisas por turismo y viajes hasta el 31 de marzo del 2021 fue de US$11.67 millones. El dato representa 93.5% menos que el mismo período del año anterior (en el cual llegó a US$180.8 millones) y significa una pérdida de divisas acumulada hasta marzo de US$169.2 millones.

Lea también: Mejora pronóstico económico para Guatemala en 2021: se podría crecer un 5%

Fabián Juárez, analista de Asíes, dijo que el 53% de los empleados fijos de las empresas del sector turístico fue despedido en durante los primeros seis meses de pandemia según los resultados de la III Encuesta Empresarial del impacto económico al sector turismo efectuada en octubre. Por actividad, transporte de turismo la reducción de personal fue de -76%, respecto al dato interanual del 2019; -70% en tour operadores; -63% en hospedaje y una cifra similar en líneas aéreas; en mayoristas de viajes como en guías turísticos la baja fue de -54% en cada uno; agencias de viaje -53%; museos, -45%; organizadores de eventos -40%, además -17% artesanos y -6% en parque y reservas naturales, entre otros sectores.

El impacto en el turismo ha sido fuerte pero los actores de la cadena de valor preveían en ese entonces una recuperación positiva tanto para finales del 2020 como para el 2021, refirió Asíes en su encuesta.

Juárez dijo que no han efectuado una nueva medición pero que dan seguimiento a las asociaciones y gremiales, y se observa un comportamiento variado de los sectores.

Las actividades que no dependen al 100% de las turísticas, sino que también pueden ofrecer servicios a proveedores locales tienen cierta flexibilidad y pudieron seguir con su actividad económica, aunque talvez no con los niveles de demanda del 2019, como hoteles, restaurantes, destinos turísticos.

Diferente es el panorama para las actividades relacionadas al turismo emisor, una de las más afectadas, con las agencias de viajes que se dedicaban a vender paquetes a los nacionales para que viajaran a otros países. Algunas dieron un giro y buscaron ofrecer servicios de tour operadores con paquetes turísticos para guatemaltecos dentro del país. En otras están aprovechando la ofrecer paquetes de vacunación contra el covid-19.

Las que atienden turismo receptor siguen fuertemente golpeadas, como los tours operadores, los transportes, los guías de turismo y las artesanías, ya que los turistas nacionales no acostumbran a demandar estos servicios.

En el segmento de organización de reservas, aparte de las agencias de viajes están afectadas las aerolíneas cuya reactivación ha sido paulatina y aún por debajo de la prepandemia, y los cruceros cuyos viajes aún no se han reactivado.

Hay actividades en las que se observa mayor movimiento y son las que han logrado adaptarse para ofrecer servicios a turistas internos. En el caso de los hoteles también han tenido drásticos impactos, pero ahora ofrecen diversos paquetes para nacionales, o aprovechar apartamentos y casas para viajes de descanso por medio de ofrecerlos en redes sociales o plataformas como Airbnb, comentó Juárez.

Los que siguen con efectos son los que también se dedicaban a actividades como convenciones, congresos y eventos, específicamente en la ciudad capital y Antigua Guatemala, que cuentan con centros de convenciones y salones, pero ahora están prácticamente vacíos, no solo por la disminución de viajeros sino por los aforos con establecidos para evitar riesgos de contagio. Aquí el efecto también es para otra parte de la cadena como los organizadores de eventos y proveedores de servicios.

Le puede interesar: Que una gran inversión se convierta en plazas de empleo solo depende de una cosa: la tramitología

“Los organizadores de eventos, todavía continúan impactados no solo por los aforos, sino que ya no hay eventos masivos, como congresos y convenciones de negocios. La actividad está paralizada y es posible que se mantenga por varios años así”, dijo Juárez. Otra, que forma parte de las actividades de ocio afectadas son las de espectáculos.

Alimentos y bebidas, fue una de las que logró recuperaciones más rápidas ya que hoteles, restaurantes y negocios se adaptaron y lograron trabajar de acuerdo y disposiciones, pero con las nuevas medidas del establecidas el 16 de abril fueron afectadas de nuevo, expresó el analista.

En el caso de los destinos turísticos están logrando demanda, pero más que todo durante los asuetos de los turistas nacionales como Semana Santa, o en diciembre para las vacaciones escolares, “antes tenían picos de con la estacionalidad de turistas extranjeros”, unos de estos períodos aparte de Semana Santa eran de junio a agosto.

Las últimas perspectivas de recuperación del turismo internacional han variado bastante, la Organización Mundial del Turismo (OMT) decía que podían de ser de 2 a 4 años, expresó. Un punto que analiza ahora es el avance de vacunación, olas de contagios entre otros.

El director del Instituto Guatemalteco de Turismo (Inguat), Mynor Cordón, respondió por medio de la oficina de prensa indicando que se está experimentando un reflejo del comportamiento del turismo a nivel global que ha sido afectado por el covid-19 ya que según el barómetro de la OMT en el año anterior se tuvo una caída del 74% de los viajes internacionales.

Lea también: Retener liquidez: Cómo la pandemia aumentó el ahorro en moneda nacional y extranjera (y qué podría pasar)

“La recuperación del turismo se continuará dando de una forma gradual a partir del presente año y el sector turístico está comprometido con la implementación de los protocolos y medidas sanitarias que dicta la realidad actual” agregó, indicando que la entidad ha promovido el Sello de Bioseguridad Turística y Safe Travels.

Respecto a la cadena, Cordón coincidió que para la que atiende turismo interno, su reactivación se ha ido dando poco a poco en lugares no tradicionales, en espacios abiertos y adaptados a la realidad actual con hábitos nuevos con la implementación de temas de bioseguridad.  Sin embargo “en el caso de los prestadores de servicios que atendían eventos grandes, así como turismo internacional y de negocios están pasando por momento difíciles, sin embargo, su reactivación depende de las condiciones del contexto sanitario, las decisiones de cada país que han buscado preservar la salud de sus habitantes, así como en el avance en la inmunización en cada país y conforme ese contexto vaya cambiando, las personas empezarán a viajar a distancias más largas”, agregó. Según la OMT la recuperación podría darse en el 2023, citó el funcionario.

Enfoque

  • Debido a las condiciones de los países y las tendencias de los viajes, actualmente los esfuerzos de los países están dirigidos al turismo interno y al regional refirió Cordón. En este caso por ubicación geográfica para Guatemala son El Salvador, Honduras, Sur de México y Estados Unidos.
  • También se mantiene la presencia del país con ruedas de negocios virtuales, participación en ferias y unión de esfuerzos a través de los agregados comerciales en el resto de México, Estados Unidos, República Dominicana, Colombia, España, Alemania y otros.
  • El Inguat estableció escenarios para el 2021. Uno es la con la proyección base en el cual se prevé que ingresarán 198 mil 079 visitantes y US$129.7 millones. Y el otro es una proyección óptima con 998 mil 423 visitantes y US$956.47 millones.