Comienzo del debate del caso Odebrecht se desarrolla entre ausencias y 4 horas de retraso

Durante más de cuatro horas los jueces del Tribunal de Mayor Riesgo A esperaron a que compareciera una abogada. Además, un acusado estuvo ausente.

Archivado en:

Caso Odebrechtjusticia
Los acusados Juan Ignacio Florido y Juan Molina Coronado. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)
Los acusados Juan Ignacio Florido y Juan Molina Coronado. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)

Agitado. Así fue el arranque del juicio del caso Odebrecht debido a la ausencia de uno de los acusados, así como a la excusa de un abogado y a la larga espera de otra defensora en la sala de audiencias.

Los jueces Yassmín Barrios, Patricia Bustamante y Gelvi Sical iniciaron la audiencia a las 8:30 horas. De inmediato empezaron a verificar que todos habían asistido a la sala del pisto 15 en la Torre de Tribunales.

Los acusados son:

  • Jorge Eduardo Antillón Klüssmann. Asociación ilícita y lavado de dinero.
  • Diego Chacón Yurrita. Asociación ilícita, lavado de dinero y falsedad ideológica.
  • Juan Ignacio Florido. Lavado de dinero.
  • Juan Molina Coronado (abogado de Alejandro Sinibaldi -prófugo-). Asociación ilícita y lavado de dinero.

Por la Fiscalía Especial contra la Impunidad (Feci) comparecieron Hugo González y Rudy Herrera. “Estamos listos. Las pruebas están en orden para ser conocidas”, dijo el fiscal Herrera.

Sin ser trasladado

La Dirección General del Sistema Penitenciario (DGSP) evitó trasladar desde la cárcel militar Mariscal Zavala a Chacón Yurrita, aunque la justificación fue por el incidente del fin de semana que dejó un reo muerto y un vehículo quemado en la cárcel Pavón, en Fraijanes.

A los jueces les llamó la atención que estuviera ausente el abogado Héctor Loaiza Mazariegos, quien defiende a Molina Coronado.

Había enviado al Tribunal una excusa médica por quebrantos de salud. Los jueces la rechazaron debido a que, para que fuera válida debía ser certificada por un médico del Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif), por lo cual le ordenaron a la entidad científica que le practicara una evaluación al penalista en su vivienda.

Lee también: Sala confirma al juez Víctor Cruz en el caso contra la magistrada Blanca Stalling

También se ausentó la abogada Ana Nicols, quien también defiende a Molina Coronado. Envió una excusa porque a las 10:30 horas debía comparecer en el Juzgado Séptimo Penal.

“Es cierto. Acá está la excusa, pero se rechaza porque son las 8:30 horas y su audiencia es más tarde. Además, ya se consultó en la judicatura y esa audiencia es más tarde”, dijo la jueza Barrios.

El Tribunal le otorgó la palabra al acusado Molina Coronado quien hasta usó un celular que le proporcionó una abogada para hablar con alguno de sus abogados para que comparecieran en la sala de audiencias.

Los jueces, incluso esperaron durante más de cuatro horas para que compareciera la abogada Nicols. “Será apercibida”, advirtió la jueza Barrios. “Ella tiene la obligación de comparecer”, añadió.

El colaborador eficaz Juan Arturo Jegerlehner Morales -derecha- asistió al comienzo del debate. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)

Seguirá mañana

Poco después de las 13 horas el Tribunal suspendió la audiencia y le ordenó al Instituto de la Defensa Pública Penal (IDPP) que envíe un abogado para representar a Molina Coronado en caso de que esté sin defensor.

Lee además: Tribunal escucha las primeras defensas en el juicio del caso Botín

Será rápido

A criterio del fiscal Herrera las pruebas del caso se diligenciarán durante esta semana.

Solo están acreditados un perito, 14 testigos y 136 pruebas documentales. Destacó que declarará como colaborador eficaz Juan Arturo Jegerlehner Morales –condenado a tres años de prisión conmutables al aceptar su responsabilidad en haber cometido el delito de lavado de dinero en el caso Odebrecht-, quien estuvo en la sala de audiencias.

De Construcción y corrupción

En el caso Construcción y corrupción se reveló una estructura criminal liderada por el entonces ministro de Comunicaciones, Infraestructura y Vivienda, Alejandro Jorge Sinibaldi Aparicio, quien gestionaba cobros ilegales a cambio de realizar los desembolsos a las entidades contratistas.

Estos cobros, según se ha documentado en la investigación, consistían en porcentajes que oscilaban desde el 5 al 15%. Una de las entidades que tenía contratos con el Ministerio de Comunicaciones era la constructora Norberto Odebrecht S.A.

En una investigación difundida el 21 de diciembre de 2016 por el Departamento de Justicia de los Estados Unidos, se vinculó a la constructora brasileña con la entrega de sobornos a funcionarios públicos de 12 países, incluido Guatemala. Las investigaciones de la justicia brasileña condujeron a la ubicación de cuentas bancarias en el extranjero, las cuales utilizaba el Grupo Odebrecht con el fin de realizar los pagos ilícitos relacionados con los contratos firmados.

Abogados esperaron debido a la ausencia de dos penalistas. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)

La Contraloría General de Cuentas realizó un examen especial de auditoría a los aspectos financieros, de cumplimiento y gestión, al contrato adjudicado a la empresa Constructora Norberto Odebrecht, S.A, estableciendo la posible comisión de ilícitos, por lo que se presentó la denuncia en la Fiscalía Especial Contra la Impunidad (Feci), del Ministerio Público.

El caso construcción y corrupción reflejó los primeros indicios de entidades vinculadas con Sinibaldi Aparicio que actuaron en contubernio con la entidad Norberto Odebrecht.

Tal como demuestran las investigaciones en la región latinoamericana, esta firma realizó prácticas ilícitas por medio del pago de sobornos en los contratos en los que participó.

 

Contenido relacionado

>Hermano de exdiputado Mario Yanes ayudó a cobrar US$900 mil en sobornos a Odebrecht

>Pablo Yanes, el nexo en la red de Baldizón

>México inhabilita por tres años a brasileña Odebrecht para contrataciones públicas

0