Diálogo debe prevalecer para evitar nuevo cierre en la USAC

Durante 31 días, el campus central y algunas sedes de la Universidad de San Carlos (USAC) permanecieron cerradas debido a inconformidades de dirigentes estudiantiles las cuales fueron resueltas después de entablar un diálogo.

El cierre del campus central de la USAC tardo un mes, hasta que fueron cumplidas las demandas. (Foto Prensa Libre: Andrea Domínguez)
El cierre del campus central de la USAC tardo un mes, hasta que fueron cumplidas las demandas. (Foto Prensa Libre: Andrea Domínguez)

Las 18 peticiones de los estudiantes universitarios fueron atendidas en acuerdo con el Consejo Superior Universitario (CSU), pero su cumplimiento requiere tiempo por lo que el diálogo debe ser constante, aseguran expertos en Educación.

El cierre de la USAC comenzó el 29 de julio y afectó a unos 200 mil estudiantes pues el tiempo efectivo de clases no podrá reponerse, aseguran los expertos. Por eso es importante que se tengan garantías de que no se tomarán nuevas medidas de hecho.

Adrián Zapata, profesor retirado de la USAC, señala que llegar al acuerdo es una muestra de que es posible entablar un diálogo entre las autoridades universitarias y los estudiantes, el cual debe ser permanente para evitar este tipo de medidas de hecho.

El paso fundamental ahora es que tanto la rectoría como el CSU y los colectivos estudiantiles continúen las conversaciones basadas en el compromiso y espíritu de unidad sancarlista, considera el doctor en sociología.

Es fundamental que las autoridades de la universidad actúen de forma conjunta, no solo para el cumplimiento de los acuerdos sino para recuperar el rol de la universidad en el aporte a la solución de los problemas nacionales, señala Zapata.

“La universidad debe superar su problemática interna y proyectarse a la realidad nacional, cumplir con el rol asignado”, dice Adrián Zapata.

Debido a que el tiempo en que se dejó de recibir clases será difícil de recuperar, “se requiere un esfuerzo extremo de los profesores y estudiantes”, indica Zapata.

Lea también: Cierre de Usac afecta a unos 200 mil estudiantes

El exministro de Educación, Rubén Alfonso Ramírez, también lamenta el tiempo que se dejó de atender a los estudiantes universitarios y señala que, aunque todos los guatemaltecos tienen derecho a manifestarse, esto debe hacerse con cordura y sin menoscabo a las demás personas.

Según Ramírez, sin diálogo no se llegará a ningún lugar, por lo que tanto autoridades como estudiantes debe tener un juicio crítico, prudencia y así mantener una línea abierta.

“Todo tiene arreglo a través del diálogo, no podemos volver a tiempos antiguos donde todo era paros. Los universitarios deben ser ejemplo para las futuras generaciones”, dice Ramírez.

El diálogo que se entablará de ahora en adelante abre una oportunidad para debatir a lo interno de la USAC y además resolver problemas estructurales, como la contratación de profesores y el presupuesto que el Ejecutivo debe otorgar, señala, Mario Rodríguez, analista en educación.

Lea también: Facultad de Medicina de la USAC reanuda clases el lunes

Rodríguez hace énfasis en que además del diálogo debe haber voluntad y paciencia, pues muchas de las peticiones presentadas por los estudiantes requieren tiempo para resolverse.

“Una reforma a la Ley Orgánica de la Universidad requiere tiempo, pero lo que quedó calcado en el papel es el inicio de un proceso”, indica el experto.

Estas son las peticiones de los estudiantes universitarios:

  • No represión y no persecución académica legal, física o de otra naturaleza similar contra los manifestantes.
  • No utilizar los espacios universitarios para usos políticos de otras instituciones ajenas a los intereses de la Usac.
  • Pronunciamiento del rector Murphy Paiz y del CSU contra el acuerdo firmado por los gobiernos de Guatemala y EE. UU. en torno a la crisis migratoria.
  • Pronunciamiento contra el intento de violación al acceso público del Archivo Histórico de la Policía Nacional y del Archivo General de Centro América.
  • Rescisión del convenio entre la Usac y la Cámara de Industria, con el que se pretende condicionar el EPS para favorecer los intereses del sector privado.
  • Destitución inmediata del jefe de Seguridad Física de la Usac, Alejandro Morfín.
  • Establecer la gratuidad general del programa académico preparatorio (PAP) y del examen de orientación vocacional.
  • La conversión de los programas autofinanciables que tengan una relación directa con los intereses estudiantiles para una financiación directa y total de la administración de la Usac con el presupuesto ordinario, y la no centralización del control de la investigación universitaria.
  • Exigir el 5 por ciento del presupuesto, sin instrumentalizar a la Usac para la adquisición de préstamos.
  • Anular las nuevas cuotas de servicios deportivos y apoyar al deporte universitario.
  • Eliminar las cámaras con reconocimiento facial, en virtud de que la Universidad es un ente académico y no una cárcel.
  • Nos declaramos en total rechazo al préstamo con el Banco Centroamericano de Integración Económica, que ha generado una deuda pública externa por más de US$120 millones —unos Q912 millones—.
  • Rescisión inmediata de los contratos de arrendamiento con el sector privado, esencialmente el contrato del Club Deportivo Los Arcos.
  • Participación de los representantes de centros regionales, escuelas no facultativas y demás organismos académicos no facultativos dentro del CSU.
  • Restitución de las votaciones del sector estudiantil para la elección de representantes catedráticos ante el CSU y demás órganos administrativos.
  • Freno inmediato del acoso a los vendedores formales e informales y la no concesión de espacios a cadenas de comida rápida dentro de la Universidad.
  • Establecer que las sesiones del CSU sean públicas y se permita la transmisión de estas.
  • Readecuación del proceso de reforma universitaria, respetando la participación tripartita de la Universidad.

Retraso en elección de AEU

El cierre de la universidad afectó la celebración de las elecciones para integrar una nueva Asociación de Estudiantes Universitarios (AEU), las cuales se debían efectuar el 19, 20 y 21 de agosto, pero serán reprogramadas para septiembre, cuando las actividades en el campus central sean normales.

En estas elecciones son tres grupos los que buscan la AEU. La planila 1: Conciencia, que postula a Carlos Yax como secretario general, quien es estudiante de Ciencia Política y Derecho. Laura Aguilar, estudiante de Ciencias de la Comunicación y Ciencia Política, es candidata a la secretaría general adjunta.

En la planilla 2: Estudiantes como Vos, se postula a secretario general Julio César Villatoro, estudiante de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales y como secretaria adjunta a la estudiante Luisa Quintanilla.

Planilla 3: Movimiento Estudiantil Universitario Consciente, el candidato a secretario general es Juan Antonio Alvarado, estudiante de la Escuela de Ciencia Política.

Fuentes docentes afirmaron durante el paro de labores, que la elección a AEU no tuvo que ver con el paro de labores y que fue una coincidencia el momento político dentro del campus. Afirmaron que el Consejo Electoral les pidió a las planillas que ninguna utilizara el movimiento como una bandera política.

Contenido relacionado

Ante el cierre de la Usac, estudiantes buscan alternativas para recibir clases

Usac: 25 mil estudiantes no han completado proceso de exámenes de admisión por cierre de campus

Rector de la Usac da ultimátum para que estudiantes entreguen instalaciones

0