Mientras 380 niños padecen desnutrición aguda, un centro de recuperación nutricional está en abandono

Vecinos de Chiquimula lamentan que recursos sean mal aprovechados, pese a que las necesidades son evidentes.

Familias del caserío Cementerio, Camotán, Chiquimula, sufren de desnutrición, ya que no cuentan con una alimentación adecuada. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)
Familias del caserío Cementerio, Camotán, Chiquimula, sufren de desnutrición, ya que no cuentan con una alimentación adecuada. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)

Tres obras relacionadas con el tema nutricional están abandonadas desde hace varios años en Chiquimula, donde decenas de niños son víctimas de la desnutrición, causada, en gran parte, por la sequía y la falta de acciones estatales.

Vecinos se muestran preocupados por la falta de interés de las autoridades para aprovechar un centro de recuperación nutricional, una casa materna y un centro de capacitación que permanecen en abandono, pese a que las necesidades son evidentes, pues de acuerdo con cifras del Ministerio de Salud, 380 niños padecen desnutrición aguda en el departamento, 28 más que el año pasado.

El tema de seguridad alimentaria en Chiquimula es tan complicado que se han documentado casos en Camotán, Jocotán, San Juan Ermita y Olopa -municipios del área Chortí- donde familias solo comen tortilla con sal una vez al día, por lo que sectores critican que no se le de continuidad a los proyectos de infraestructura, cuyas instalaciones ya tienen daños por la falta de uso.

También lea: Por qué el agua de la laguna de Ipala está de color rosa
El Centro de Recuperación Nutricional se encuentra en el Hospital Modular de la cabecera. Fue finalizado en el 2017, pero las instalaciones no han sido utilizadas porque no hay equipo ni personal.

En esa obra se invirtieron Q1 millón 942 mil, los cuales fueron aportados por la municipalidad de Chiquimula y los Consejos de Desarrollo.

Danilo Martín, subdirector del hospital, explicó que este centro tiene como propósito atender a niños con cuadro crónico de desnutrición. En ese lugar, los pacientes podrían recuperarse en poco tiempo, pues en este tendría que haber equipo y personal especializado.

El Centro de Capacitación para Mujeres, en El Ingeniero de Chiquimula, están en abandono. (Foto Prensa Libre: Mario Morales)

“Es por la falta de presupuesto que estas áreas continúan sin ser usadas para presentar el servicio a la población”, admitió Martín.

“Da coraje ver a este gobierno que va a entregar el mandato sin haber equipado estas obras que son de suma importancia para Chiquimula. No hay interés de ninguna autoridad por apoyar al pueblo”, dijo Alberto Guzmán Hernández, vecino.

También lea: Vecinos de seis sectores sufren por falta de agua entubada desde hace 20 días 
“Vivimos en un Estado fallido, donde las obras quedan abandonadas para que otras autoridades las equipen. Hago un llamado a las autoridades para que pongan en funcionamiento estos tres proyectos que son vitales para el desarrollo del pueblo”, comentó Lidia Centeno Ramírez, otra vecina.

Casa materna

La casa materna, ubicada en el ingreso al Hospital Modular, también se encuentran sin uso y por falta de mantenimiento, al alrededor de la obra creció la maleza y por temporadas se acumula basura en el interior del edificio.

El monto del proyecto, finalizado en el 2017, fue de Q1 millón 943 mil 560, provenientes de la comuna y los Consejos de Desarrollo.

La casa materna, ubicada en el ingreso al Hospital Modular, no es utilizada porque no está equipada y no hay personal y en el interior se acumula basura. (Foto Prensa Libre: Mario Morales)

Martín explicó que la casa materna fue edificada por la comuna como apoyo al hospital para que mujeres en estado de gestación que les falta poco tiempo para dar a luz duermen en ese lugar antes de ser ingresadas a la maternidad; sin embargo, tampoco hay presupuesto del Ministerio de Salud para que esta funcione.

Como basurero

Además, está el Centro de Capacitación para Mujeres, en El Ingeniero, Chiquimula, donde vecinos aseguran que la obra fue finalizada en el 2017 y equipada por la municipalidad, pero delincuentes robaron las herramientas que eran utilizadas para capacitar a las asistentes, por lo que las instalaciones se dejaron de utilizar.

También lea: Niño que murió en EE. UU. estaba enfermo; su madre viajó con él porque quería que se curara
Algunos pobladores temen que ese lugar sea convertido en refugio de delincuentes, por lo que hacen un llamado a las autoridades para que las pongan a funcionar, pues, aparte de todo, las instalaciones se han convertido en un basurero.

Otra obra que está fuera de uso es el Centro de Capacitación para Mujeres, en El Ingeniero de Chiquimula. (Foto Prensa Libre: Mario Morales)

En ese edificio habían escritorios de oficina, mesas de madera, sillas y un pizarrón, pero todo fue robado por delincuentes.

José Humberto Penados, concejal tercero, informó que ese centro de capacitación costó Q3 millones 658 mil 163; además, explicó que para volver a equiparlo se deberá esperar hasta el próximo año, cuando el nuevo Concejo decida qué hacer.

“Las autoridades de Salud deben tomarlo como prioridad para activar estos edificios y ponerlos a funcionar para el beneficio de los chiquimultecos”, añadió Penados.

Contenido relacionado

> Menor que falleció en EE. UU. migró de una empobrecida aldea de Camotán

> Anciano es capturado cuando fumigaba plantación de marihuana en Camotán

> Llegó a una iglesia de El Pinalito, Camotán, a poner velas y lo matan 

1

Abel Ramírez Hace 7 meses

Despues no quieren que la pobre gente mejor decida aunque con riesgos dedicarse a actos delictivo, aceptando cualquier propuestas que les hagan las estructuras del narcotráfico, utilizándolos para el trasiego de polvo blanco. Para los funcionarios es más fácil perseguirlos con la fuerza de seguridad, que tocar un poco de su conciencia dejando de robar el sagrado ingreso que las arcas del pueblo deberían de recibir e invertir en este tipo de obras, pero sin la mano de mono que ya están acostumbrados a meter. Se necesita un Presidente con verdadera conciencia social sin demagogias.