Tapachula se llena de migrantes y la crisis humanitaria empeora cada día

Cada día llegan a Tapachula grupos entre 200 a 300 migrantes centroamericanos, cubanos, haitianos y africanos con la esperanza de que el Gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador les otorgue una visa humanitaria o un permiso de trabajo temporal.

Miles de migrantes permanecen detenidos en Tapachula, México , a la espera de una visa humanitaria  para movilizarse en suelo azteca. (Foto Prensa Libre: Mynor Toc)
Miles de migrantes permanecen detenidos en Tapachula, México , a la espera de una visa humanitaria para movilizarse en suelo azteca. (Foto Prensa Libre: Mynor Toc)

La hondureña Miriam Espinoza, de 34 años, y sus hijos Carmen, 19; Naidy, 17; Maybelin, 15, Dayron, 12 y Denier 10, todos los días salen del albergue Jerusalén a pedir dinero a las personas en las calles de esa localidad.

“Salí de Honduras porque allá hay pobreza, el Gobierno está privatizando todo, no hay acceso para los pobres. Soy madre soltera y antes de que mis hijos caigan en las maras o roben decidí salir y buscar algo mejor para ellos”.

Espinoza junto a su hija mayor ofrecen a las mujeres tapachultecas hacerles trenzas en el cabello por unos pocos pesos. “Cobramos desde 100 hasta 300 pesos. Si bien nos va entre todos juntamos a veces 500 pesos, ese dinero nos sirve para comprar algunas cosas”, contó Espinoza.

Esta familia hondureña dejó su país hace tres meses y no piensa regresar. “Queremos llegar a San Luis Potosí –norte de México–; nos dicen que allá hay trabajo y vamos a estar mejor. Si no podemos llegar a los Estados Unidos, México será mi nueva casa”, expresó la migrante.

Tapachula, Chiapas, vive desde octubre del 2018 la peor crisis migratoria en su historia como paso fronterizo entre México y Centroamérica. Así lo describieron los diarios la semana pasada cuando los migrantes cubanos, haitianos y africanos intentaron escapar de las instalaciones de la Feria Mesoamericana. El caos fue controlado por policías federales con apoyo de la Guardia Nacional.

Desde el masivo y violento ingreso de migrantes a territorio mexicano por el paso fronterizo en Ciudad Hidalgo en octubre del año pasado, los vecinos de Tapachula perciben que los índices de inseguridad en la ciudad aumentaron y lo atribuyen a la presencia de los extranjeros que deambulan por las calles.

La Guardia Nacional de México desplegó tropas en Tapachula para frenar la ola migratoria. (Foto Prensa Libre: Mynor Toc)

El comercio es una de las principales actividades de esa ciudad fronteriza. A criterio de Ernesto Riviera, propietario de una venta de electrodomésticos, los disturbios y saqueos que los extranjeros provocaron meses atrás causaron una relativa baja en las ventas. “Desconfío de ellos, ahora no se sabe en qué momento arman un lío”, expuso Riviera.

Lea además: Aerolínea mexicana ofrece vuelos a US$1 para la repatriación de migrantes

“Para los migrantes un celular es oro, te acechan y en el momento menos pensado te arrebatan el teléfono; de noche se ha vuelto inseguro salir porque hay sectores peligrosos”, comentó Domingo Sandoval, vecino de Tapachula.

Héctor España, vecino de la zona central de esa ciudad, considera que el Gobierno de México debe expulsar a los migrantes y no ofrecerles trabajo. “Ya lo decía Vicente Guerrero –político y militar mexicano– “la patria es primero”, pero ahora es al revés, primero los migrantes, eso no es posible”, subrayó.

Fotogalería: el drama migrante al cruzar el Suchiate rumbo a México

Respetan los derechos humanos

Óscar Gurría Penagos, alcalde de Tapachula, afirmó que su administración trata con respeto y fraternidad a los migrantes. Mencionó que lo primordial en este caso es el respeto a los derechos humanos de los extranjeros.

“El Gobierno Federal y Estatal nos están ayudando, porque solo el municipio no podría atender la demanda de ayuda que necesitan las personas”, enfatizó Gurría Penagos.

Sobre el descontento de los vecinos por la presencia de los migrantes, el jefe edil comentó: “No veo realmente el desorden; yo no lo veo y si están molestos no entiendo cuál es la razón”, reitero el funcionario.

Óscar Gurría -camisa blanca-, alcalde de Tapachula, salió de su despacho para verificar la situación de los migrantes que deambulan por el parque de esa localidad. (Foto Prensa Libre: Mynor Toc)

Miles de migrantes

En Tapachula hay redadas de indocumentados. En cambio, las autoridades del Instituto Nacional de Migración (INM) desde el momento que detectan a migrantes en Ciudad Hidalgo o Tapachula, les ofrecen comida y trasladarlos a un albergue. Posteriormente les ofrecen una visa humanitaria que les permitirá movilizarse dentro de México.

Tapachula tiene al menos cinco albergues donde viven unos cinco mil migrantes de diferentes nacionalidades. Los centros más grandes son la Estación Migratoria Siglo XXI y las instalaciones de la Feria Internacional Mesoamericana.

Mohamed es originario de Ghana. Llegó hace dos meses a Tapachula y confiesa que junto con su hija y esposa ingresaron a México por un camino de tierra del lado de Guatemala. El ghanés habla poco español, pero explicó que está angustiado por el embarazo de su esposa. “No sé qué pasará con nosotros, los alimentos nos caen mal, el clima es bueno, pienso en mi niña de 8 años y el bebé”.

Agobiado por no tener trabajo en Honduras y con la esperanza de lograr la visa humanitaria mexicana, Jesús Barahona, de 32 años, ruega a Dios porque su situación mejore y pueda llegar a Estados Unidos con su hijo Jesús Samuel Barahona López, 7.

“Me estoy jugando la vida por el futuro de mi hijo. Allá en Honduras hay pobreza; aquí estamos mejor, pero hay que seguir para arriba, el objetivo es el norte”, acotó Barahona.

Las instalaciones de la Feria Internacional Mesoamericana sirven de albergue para miles de indocumentados. (Foto Prensa Libre: Mynor Toc)

Incertidumbre

Desde el pasado 15 de marzo, el Instituto Nacional de Migración (INM) cerró temporalmente sus oficinas en Tapachula después de que un grupo de cubanos irrumpió en sus instalaciones de manera violenta para exigir que les entregaran la visa. Desde entonces, todos los migrantes que han llegado a la localidad no cuentan con una oficina para llevar a cabo sus trámites migratorios.

Según el INM, de enero a abril el gobierno de López Obrador entregó 12 mil 500 visas a migrantes con permiso para trabajar, esa noticia corrió en la comunidad migrante y alentó a otros miles a pasar a México; sin embargo, ese beneficio está suspendido.

Contenido relacionado

> México ofrece apoyo para generar 60 mil empleos para Guatemala, El Salvador y Honduras

> Guatemala negocia, sin planes ni recursos, convertirse en “país seguro” para migrantes

> Deportaciones masivas comenzarían este domingo en 10 ciudades de EE. UU., según medios de ese país