Jaime Alas: “Vamos a demostrar que tenemos un gran equipo”

El polifuncional jugador de Municipal Jaime Alas está seguro que su equipo podrá mantener un buen ritmo en el torneo y que cuentan con los jugadores para lograrlo.

El salvadoreño Jaime Alas (i) celebra su anotación con Orlando Moreira para el triunfo rojo sobre Petapa. (Foto Prensa Libre: Edwin Fajardo)
El salvadoreño Jaime Alas (i) celebra su anotación con Orlando Moreira para el triunfo rojo sobre Petapa. (Foto Prensa Libre: Edwin Fajardo)

Fue una noche de muchas emociones, golazos, errores defensivos, ataques inesperados, pero sobre todo de mucha entrega y sacrificio por los jugadores de Municipal y Deportivo Petapa. Cada uno luchaba una batalla personal, los rojos por demostrar que este torneo pueden ser los grandes protagonistas, y los loros que no piensan morirse en el terreno de juego y que quieren salvar la categoría. Los escarlatas ganaron la batalla 3-2.

Que Jaime Alas juegue un extraordinario partido no es casualidad, desde hace varios torneos cortos ha sido uno de los mejores jugadores escarlatas, sin importar en qué posición juegue y qué le pida el entrenador en turno. Con Horacio Cordero protege la banda izquierda, en la misma posición que salió campeón con el técnico Machaín, aunque así se pierda la grada ver ese derroche de talento que le sobra.

La noche en San Miguel Petapa le tenía preparada varios escenarios. El primero anotar un autogol que le permitió a Petapa igualar (1-1) momentáneamente al minuto 20, en su esfuerzo por sacar el balón y que no ingresara a la portería de Nicholas Hagen, pero en el cierre del juego, cuando el tiempo empieza a expirar y el nerviosismo atrapa a los futbolistas, llegó su recompensa, esa que siempre merece Alas, el motor rojo, el pulmón de un equipo que torneo a torneo busca recuperarse.

Lee además: Así logró Municipal su triunfo frente a Petapa con doblete de Carlos Alvarado y un gol de Jaime Alas

Corría el minuto 82 y se tenía que cobrar un tiro libre afuera del área de Petapa. El zurdo prodigioso sabía que era su momento, aunque a su lado estaba el central Orlando Moreira, quien en muchas ocasiones fue el encargado de hacer esas faltas en su exequipo Cobán Imperial, pero era el turno del salvadoreño y con esa pierna talentosa le pegó y venció al portero Hendrick Córdova.

“Vamos a demostrar que somos un gran equipo”, dijo Alas emocionado al canal Tigo al finalizar el partido. “Nos logramos tranquilizarnos y conseguir el resultado. Tenemos un buen material humano para hacer estas cosas”, reconoció el salvadoreño.

El defensa rojo Jaime Alas anotó un golazo frente al Deportivo Petapa. (Foto Prensa Libre: Edwin Fajardo)

Municipal en ocho días tendrá que solventar tres partidos, de ellos ya cumplió con dos; Antigua GFC (victoria 2-0) y Petapa (triunfo 3-2) y el sábado recibirá a Guastatoya en el estadio Del Trébol. “Teníamos que pelear por conseguir los 9 puntos en la semana, ya logramos seis y esperamos cerrar de buena manera frente a Guastatoya”, reconoció el talentoso jugador, quien reconoció que el futbol del mediocampista Carlos Alvarado (expulsado) les ayuda mucho, aunque no podrán contar con él para enfrentar al bicampeón nacional.

Te puede interesar: Con goles de Edi Danilo Guerra y Adrián Leites, Cobán Imperial vence a Xelajú MC

Alas sigue demostrando que es uno de los extranjeros más rentables en el futbol guatemalteco y que su talento es indispensable para que Municipal continúe en la pelea por volver al sitio que le corresponde, entre los más ganadores.

Contenido relacionado

> El portero de Municipal Paulo César Motta estará de baja durante un mes 

> Aficionada al futbol guatemalteco lanza rifa para apoyar a Roberto Cóbar en el pago de sus quimioterapias

> Mario Castellanos: “A mi edad disfruto cada minuto porque no sé cuándo pueda ser el último partido”

1

Coralia Funes Hace 2 meses

Petapa pudo empatar en los últimos minutos primer tiempo pero cuando jugadores exrojos juegan en otro equipo pues les pesa la camisola y no hacen su trabajo caso de agner barrientos que fallo el empate al tirar de mala manera el penalti.