Prevén parálisis legislativa durante segundo periodo de sesiones del Congreso

La parálisis que ha caracterizado al Congreso de la República durante los más de tres años se agudizará durante el último periodo de sesiones que comenzó después de las elecciones del 11 de agosto, pues no se espera que apruebe leyes de transcendencia.

Se prevé que el Congreso de la República se paralice durante lo que resta del año. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL).
Se prevé que el Congreso de la República se paralice durante lo que resta del año. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL).

De aquí noviembre los diputados van a gastar el tiempo en las interpelaciones que efectúan, desde enero lo hacen con el ministro de Desarrollo Carlos Velásquez Monge, la cual se desconoce cuándo concluirá, y en lista vienen dos al titular de la cartera de Comunicaciones José Luis Benito, el de Salud, Carlos Soto; el de Gobernación, Enrique Degenhard y el de Educación, Óscar Hugo López.

Entre lo poco que se esperan cumplan, porque la Ley se los ordena, es que nombren a los magistrados de las Cortes de Apelaciones y Corte Suprema de Justicia, proceso que ya comenzaron con la juramentación de las respectivas comisiones de postulación, la cual según algunos congresistas generará enfrentamientos internos.

De igual manera deberán aprobar el Presupuesto de Ingresos y Egresos 2020, en el cual invertirán bastante tiempo porque no solo se deberá discutir en el pleno, sino que también en lo interno de la Comisión de Finanzas y deberán correr algunas audiencias a sectores interesados en las asignaciones.

Además: Congreso acciona contra la CC por freno de reformas a Ley de Reconciliación

En el interín también deberán ponerse de acuerdo para designar al Relator Contra la Tortura, el representante ante el Registro Nacional de las Personas (Renap) y dos magistrados de la CSJ, por distintos asuntos legales, a lo cual deben agregarse algunas solicitudes de antejuicio que aún están pendientes. Una de las características será la falta de quorum, tal como sucedió esta semana.

Esta agenda muy concreta mantendrá muy ocupados o desocupados a los 148 congresistas, quienes durante los tres años y medio se han mantenido en una completa polarización, por lo que no se esperan mayores consensos para aprobar leyes en favor de la población, lo cual se vería más limitado si tienen que conocer el tema de Guatemala como tercer país seguro.

Sin mayores avances

La parlamentaria Andrea Villagrán considera que la agenda de aquí a noviembre será “bastante lenta, sin mayores avances en temas importantes como la reactivación económica y solo se logrará caminar en temas como elección de las Cortes y el Presupuesto, “pero más allá de esos dudo que las cosas caminen”.

Villagran, sin embargo, considera que algunas iniciativas muy puntuales de pocos artículos y aprobación corta podrían pasar como la de trasplantes y algunas de convenciones internacionales siempre y cuando sean cortas en su articulado.

Le puede interesar:Preparan formulación del proyecto de presupuesto 2020

La diputada considera que una de las causas que motivará la escasa producción será que muchos diputados no se lograron reelegir y dejaran el cargo en enero, por lo que podría ser que no se arriesguen a enfrentar tanto desgaste político, especialmente con las leyes “de regresión” que propone el Pacto de Corruptos.

“Ya pasaron las elecciones y el interés por estas propuestas bajó, porque tenían tinte político a favor de ciertos valores. La etapa ya paso y ya no tiene el mismo impulso”, afirma la parlamentaria.

Carlos Velásquez Monge, ministro de Desarrollo ha sido interpelado desde enero del 2019. (Foto Prensa Libre: Erick Ávila)

Tiempo de interpelaciones

Walter Félix, jefe de bloque de Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca (URNG) considera que las sesiones del segundo periodo legislativo van a estar muy marcadas por las interpelaciones. “Hay tres ministros que están línea y aún no se ha terminado con la del ministro de Desarrollo”

El parlamentario considera que las interpelaciones, la elección de Cortes y el Presupuesto, no van a  permitir que se avance en el análisis de otras iniciativas de Ley que están pendientes de su discusión y aprobación. “Por eso creo que la producción legislativa va a ser muy pobre, escasa”, afirma.

Lea además: Retiran interpelación del ministro de Desarrollo Social (pero la agenda seguirá entrampada)

El jefe de bloque de la URNG dice que prácticamente solo quedan septiembre, octubre y noviembre, lo que equivale a 24 plenarias ordinarias, lo cual significa muy poco tiempo para otros temas.

Félix, sin embargo, prevé que algunos grupos del Congreso van a tratar de agendar algunos proyectos que les interesa, pero que el gran problema que enfrentarán es la falta de quorum.

El congresista de la URNG dice que entre las que tratarían de introducir estarían las reformas a la Ley de Reconciliación; la que pretende que al cumplir 70 años los reos sean dejados en libertad; la que se refiere a la regulación de las ONGs, la del Día de la Oración y  la del Perdón, pero, insiste, “va a ser difícil que alcancen el quorum”.

Producción pobre

La parlamentaria Nineth Montenegro, quien dejará el Congreso el 14 de enero del 2020, dice que la pobreza del trabajo del Parlamento se vio en los días que siguieron a la elección de la segunda vuelta el 11 de agosto, “la división y el enfrentamiento hacen que no se avance en lo colectivo, aunque se trabaje a nivel de bloque”.

Las reformas a la Ley de Reconciliación Nacional se encuentran detenidas (Foto Prensa Libre: EFE).

Resalta que esas situaciones impiden la posibilidad de presentar iniciativas necesarias como la Ley de Competencias, la Ley de Infraestructura Vial y la Ley de Agricultura Familiar. “Todos los temas de tipo económico social están paralizadas básicamente por una serie de interpelaciones inocuas que al final no produce ningún efecto ni resultado, eso es lo que preocupa”.

A criterio de Montenegro, las constantes interpelaciones, que en su espíritu ayudan a lograr pesos y contrapesos, se ha desnaturalizado y paralizan el Congreso. “Esperaría que en algún momento prive la racionalidad y objetividad y se piense en que hay temas muy torales como el Presupuesto 2020 y la elección de los magistrados de Cortes, entre muchas”.

Además: Solicitud de retiro de inmunidad de Acisclo Valladares Urruela es trasladada al Congreso

Los antejuicios

El expresidente del Congreso, Roberto Alejos, considera que el Parlamento también deberá dedicar tiempo a los antejuicios que tienen pendientes de resolver, entre ellos el del Ministro de Economía Acisclo Valladares y quizás el del ministro de Finanzas Públicas, Víctor Martínez y algún otro que podría surgir en estos meses.

Alejos dice que algunos diputados podrían estar interesados en algunos anteproyectos de ley que forman parte de un pacto entre grupos de congresistas, como la ley Reconciliación Nacional; la de los brazaletes; la que busca que indemnicen a los que sean declarados inocentes;  las reformas al Sistema Penitenciario y algo sobre el financiamiento ilícito. “También las tres que aprobaron el Pacto de Corruptos, pero que tendrían que volver a revisar”.

Según Alejos dentro del paquete que quedará en el aire, debido al entrampamiento del Congreso de la República, figuran tres que podrían ser positivas para la población como la de tarjetas de crédito; el aumento de los jubilados del Estado y una relacionada con la niñez y la adolescencia.

El expresidente del Congreso asegura que las leyes que eran de interés del pacto del actual Gobierno ya no tendrán los votos para lograrlo, “porque muchos diputados tratarán de lavar su imagen y evitar más desgaste”.

Notas relacionadas:

>Ejecutivo y Legislativo no dieron permiso laboral para el próximo lunes 12 de agosto

>Cómo el Congreso está buscando congraciarse con los votantes este año electoral

>Siete son los diputados electos por Quetzaltenango; cinco llegan por primera vez al Congreso de la República

 

0