Consejos para correr bien y evitar lesiones

Ser saludables debe ser una prioridad en nuestras vidas y, para lograrlo, debemos incluir la actividad física en la rutina. Correr es un ejercicio aeróbico que trae beneficios en la circulación de la sangre y en el corazón, pero es necesario tomar ciertas medidas para evitar lesiones.

Hay que consultar con un experto antes de elegir correr como actividad física, para que estemos seguros de que no causará daños al cuerpo.
Hay que consultar con un experto antes de elegir correr como actividad física, para que estemos seguros de que no causará daños al cuerpo.

En Guatemala son muchas las personas que disfrutan correr, lo practican como hobby, participan en carreras u otros se dedican formalmente a ello. Incluso hay quienes acuden a la Maratón de Nueva York que se lleva a cabo cada año desde 1970 y la edición más reciente fue el pasado 3 de noviembre.

 

Pero correr, más allá de una actividad física y recreativa, requiere tomar algunas medidas para cuidar la salud y prevenir contusiones, por ejemplo. Las lesiones causadas al correr son más frecuentes en grupos de mayor edad, en aquellos que corren por la mañana, y quienes no realizan un calentamiento o estiramiento posterior adecuados.

Según Jhudelys Pimentel, traumatóloga de la Unidad de Biomecánica del Hospital Nisa Pardo de Aravaca, dirigida por Podoactiva, y el Instituto de Rehabilitación Funcional La Salle,  el aumento de lesiones de este deporte, como la rodilla de corredor, son más frecuentes por la extensión de la franja de edad del corredor y, especialmente, por la falta de asesoramiento para realizar este deporte de manera habitual.

Para para evitar y prevenir posibles daños traumatológicos al correr, los expertos piden seguir estas pautas, según el sitio abc.es:

  • Informarse sobre la capacidad física. Antes de comenzar a practicar este deporte es aconsejable acudir al médico para que analice si esta actividad puede suponer algún riesgo para la salud en relación con las condiciones físicas de la persona.
  • La edad sí importa. En el caso de lesión, Daniel Muñoz, fisioterapeuta de IRF La Salle, explica que existen numerosos estudios sobre la capacidad de las diferentes poblaciones de edad para poder regenerar una estructura lesionada.

El objetivo es saber cómo afecta esa lesión a las actividades de la vida diaria y establecer así un tratamiento personalizado. Así, se establecen protocolos para jóvenes, donde predomina el rápido metabolismo, y protocolos para adultos y adultos mayores que cuentan con un desarrollo motor más completo.

  • Lleve el atuendo adecuado. Uno de los elementos que debe tomar en cuenta para correr y evitar lesiones es el calzado, pues debe cumplir con características que le faciliten un buen desempeño en el ejercicio físico y que no perjudiquen su salud al dar cada paso. De acuerdo con Juan Carlos Gómez, traumatólogo, ‘el calzado tiene un tiempo de vida, la amortiguación se acaba y el choque es más fuerte, lo cual provoca molestias’, por lo que, si su zapato se desgasta, sustitúyalos por otros.
  • Estudio de pisada. Al igual que en otros deportes, es importante contar con el material más adecuado para correr. Javier de Lara, de la Unidad de Biomecánica del Hospital Nisa Pardo de Aravaca, recomienda ponerse en manos de un especialista para comprobar la idoneidad de la pisada.

El podólogo deportivo, a través de un estudio biomecánico de la pisada y con los resultados de la exploración y las pruebas, podrá aconsejar a los pacientes sobre cómo mejorar y prevenir lesiones. Las horas de entrenamiento pueden llegar a ser muchas, y es necesario hacerlo correctamente para prevenir cualquier lesión.

  • Calentar antes de correr. La primera regla antes de ponerse los tenis es realizar un calentamiento exhaustivo. De esta forma, se aumenta la temperatura, la circulación y el ritmo cardiaco de manera progresiva.
  • Realizar estiramientos después de correr. De esta forma, se podrán evitar posibles contracturas. Es muy importante que los estiramientos sean apropiados.
  • Correr en horario de tarde. Algo que los corredores suelen desconocer es que hay mayor riesgo de lesión si corren por la mañana. La franja horaria recomendada es de 15 a 19 horas: el sistema inmunológico humano disminuye sus defensas en las primeras horas del día y una actividad física en ese periodo puede disminuirlas aún más.
  • Contar con un entrenador profesional. Como en todo deporte, al principio es muy recomendable apoyarse en un experto para evitar malas posturas que puedan ocasionar lesiones en un futuro.
  • La superficie de entrenamiento. Hay quienes entrenan montañas o superficies inestables, lo cual podría provocar fricción en la rodilla y, como consecuencia, desarrollar el síndrome de la rodilla del corredor, pues se da deformidades en los tejidos.

Es recomendable que, antes de correr, evaluar su estado físico, contar con el vestuario adecuado, considerar las superficies sobre las cuales va a entrenar y buscar ayuda de un entrenador profesional para prevenir cualquier tipo de lesión. Su salud es primero.

 

Contenido relacionado:

>Claves para iniciar una rutina de ejercicio

>Rutinas cortas de ejercicios que puede hacer en casa y mantenerse en forma

>¿Ha oído hablar de la rodilla del corredor? Conozca sus causas, síntomas y tratamiento