Psicología del color: más allá de la publicidad, hacia el bienestar emocional

Más que estar dentro del espectro visible de la luz, los colores estimulan ciertas emociones en las personas.

Archivado en:

psicologíasalud mental
¿Qué color es su favorito? (Foto Prensa Libre: Servicios / Pexels).
¿Qué color es su favorito? (Foto Prensa Libre: Servicios / Pexels).

Mientras haya luz, habrá color. Al menos para las personas que, con los ojos, son capaces de percibir un espectro visible de luz.

En otras palabras, luz visible, que se encuentra dentro de los 390 a 750 nanómetros del espectro electromagnético. Para ser más precisos: desde el violeta hasta el rojo, pasando por el azul, celeste, verde, amarillo y naranja.

Aunque es oportuno tener la claridad que entre esos colores existe una crecimiento constante y graduado, que permite explorar una diversidad de opciones que, para fines prácticos, se combinan para crear productos, piezas y mensajes con diferentes tonalidades.

Emociones también. Los colores se convierten ya no solo en luz sino también en elementos claves para causar sensaciones en las personas.

La selección de un color tiene un efecto en la emoción de las personas (Foto Prensa Libre: Servicios / Pexels).

“Las emociones dependen principalmente de las vivencias y las experiencias por las que hayan pasado”, explica Alejandro Urizar, arquitecto en NUR Home. “Lo que sí es cierto es que la intensidad de una ilumanción puede destapar emociones más fuertes o tranquilas”.

Es ahí donde entra el rol que tienen los colores, que acompañan un propósito. Sirven como estimulantes, lo cual puede ser bueno o malo.

“Creo que los colores fuertes, como rojo, despiertan más emociones. Si se trata de un contexto romántico, puede ser amor; o, en un espacio violento, puede ser sangriento”, explica. “Un verde o un azul la mente lo relaciona con experiencias anteriores, como momentos con la naturaleza”.

Sentirse bien en el hogar

Para un ambiente hogareño, con pocas preocupaciones, Urizar sugiere colores neutrales de poca intensidad como algunos tonos de amarillos, naranjas o cafés. “Son calidez y a veces, la familia da esa sensación de color”, comenta.

En ocasiones, amplía, lo moderno está vinculado a blancos, grises y negros, que se combinan con algún color claro.

Los contrastes y detalles hacen de su hogar un espacio diferente y único (Foto Prensa Libre: Servicios / Pexels).

Para elegir colores, “depende del ambiente. En la sala se puede querer algo más opaco que invite a dormir y relajarse, mientras que en un estudio se querrá colores como amarillo para sentir energía”, comenta. Para las cocinas, los blancos dan sensación de limpieza y espacio amplio. También entran el juego colores amarillos y naranjas, porque promueven el apetito, ideal para la cocina.

Lea también: 6 pasos para perder el miedo a hablar en público

“Mi recomendación es que la gente se motive a usar colores fuertes, siempre con precaución. No se quiere ambientes extravagantes, pero que sí exista la intención de usar colores rojos, turquesas, morados, que no son tradicionales pero que los puede representar a ellos”.

La psicología del color

Según el portal Entrepreneur, los colores tienen estas características psicológicas:

Elija con cuidado los colores para su ropa, hogar o trabajo (Foto Prensa Libre: Servicios / Pexels).
  • Amarillo: recuerda al sol y, por lo tanto, da una sensación de calidez. También de alegría. Aunque es necesario tomar en cuenta que puede provocar cansancio en la vista.
  • Rojo: rápidamente atrae la atención. Se relaciona con la precaución. Puede provocar emociones fuertes o apetito. Curiosamente, también se vincula al amor y la pasión.
  • Azul: refleja serenidad y calma, aunque también productividad, motivo por el que suele usarse en espacios de trabajo.
  • Verde: es naturaleza. También evoca a la salud, la tranquilidad o, más diferente aún, dinero. Los diferentes tonos de verde también puede provocar relajación.
  • Púrpura: era usado por los reyes o gobernantes porque significa lealtad, éxito o sabiduría.
  • Rosado: también es un símbolo de amor y calma. También pueden reflejar alegría y emociones.
  • Blanco: es la pureza, limpieza y claridad. Además, se usa en espacios para dar sensación de profundidad e iluminación.
  • Café: recuerda a la tierra, pero también a la confianza y lo práctico. Algunos lo vinculan con el aburrimiento.
  • Naranja: similar al amarillo, también promueve la calidez, el entusiasmo y la emoción. Llama fácilmente la atención.
  • Negro: es negación, luto o tristeza. Hay quienes lo vinculan con el mal. También misterio o determinación.

 

Contenido relacionado:

> ¿Es posible y sano tener una relación a distancia?

> Cuidado con algunas plantas cuando hay niños en casa

> ¿Cómo cuidar la salud bucal de su perro?

0