Efectivo

Últimamente hemos hablado sobre:

61 entradas, creado el 4 Agosto 2016

Cómo prepararse ante los huracanes financieros

publicado

#César #Efectivo #Finanzas Personales #Tánchez

Por motivo de trabajo estuve en una ciudad que tuvo la amenaza de recibir con toda su fuerza al huracán Matthew.

Un día antes de la llegada del huracán (de acuerdo con la estimación de los expertos), la ciudad comenzó a preparase, los noticieros informaban minuto a minuto acerca de los cambios y acontecimientos de este fenómeno natural.
1.jpg

Preparativos de noticieros con el fondo del aeropuerto. Foto Prensa Libre: César Tánchez.
En el hotel que me encontraba, llegaron los noticieros en busca del mejor ángulo para transmitir la noticia, las sillas e implementos de piscina fueron amarrados y los cocos fueron retirados de las palmeras para evitar que se convirtieran en objetos contundentes a la llegada de vientos fuertes.

Las góndolas de productos básicos en los supermercados se encontraban vacías, los restaurantes colocaron bolsas de arena frente a las puertas, se vivía una tensa calma ante el impacto del huracán en las próximas horas.
2.jpg
Preparativos del hotel ante los fuertes vientos. Foto Prensa Libre: César Tánchez
De no saber mucho acerca de huracanes, de pronto me encontraba preguntando en la recepción del hotel sobre la solidez de las ventanas, qué tan lejos del agua se encuentra el edificio, dónde se localizaban las plantas eléctricas, el abastecimiento de agua, y otras preguntas no usuales para un turista común.

De esta experiencia aprendí términos como:

Tipos de huracán: Comprende desde una tormenta tropical hasta un huracán tipo 5, en orden de fuerza y daño potencial.
Tipos de aviso: Observación (precaución, estar informados), alerta (deja de ser un aviso y se convierte en una advertencia firme, se suspenden clases, trabajos, transportes públicos, etc.)
Tipos de preparativos: Antes, durante y posteriores.

Ello me hizo pensar al respecto de otro tipo de huracanes: los financieros, y a la vez aprovechar este fenómeno natural para aplicar aprendizajes al uso del dinero.

  • Veamos algunas similitudes entre un huracán natural y uno financiero:

  • Son impredecibles: No podemos tener certeza del rumbo que tomarán, su dirección, duración y capacidad de destrucción.
  • No los podemos evitar: Podemos prepararnos, más no podemos evitarlos o pararlos.
  • Nadie los desea: Sabemos que existen y que podemos en algún momento atravesarlos, pero el denominador común es que nadie quiere sufrir su impacto.

Cuando los indicadores pronostican el impacto del huracán, natural o financiero, podemos tener tres tipos de actitudes:
  • No pasa nada: No tomamos ningún curso de acción (a mí no me pasará). Si bien esta actitud puede ser la acertada si el huracán no llega, las consecuencias serían desastrosas si ocurre lo contrario.
  • Se acaba el mundo: Somos presas del temor y convertimos nuestro lugar de refugio en una fortaleza, con alimentos para un año y medidas extremas. Si el huracán llega, estaremos preparados, pero de no hacerlo, tendremos los inconvenientes de los recursos acumulados y no utilizados.
  • Creer lo mejor, actuar diligentemente: Las conferencias de prensa de las autoridades, además de la información relevante, expresan un mismo mensaje: “mantener la calma y estar preparados”, genial mensaje con aplicación práctica a nuestras vidas. Es inteligente ser prudente pero acompañado de un estado de tranquilidad. La tranquilidad nos da el correcto balance en la toma de decisiones.3.jpg

Día previo a la llegada del huracán. Foto Prensa Libre: César Tánchez.

Acciones a tomar:

Asumir un estado de conciencia: Estar informados de todo indicador confiable acerca del huracán y estar alertas. Cuando estamos enfocados nos percatamos de peligros que de otra forma no veríamos, y podemos así tomar las medidas adecuadas.
Confiar con diligencia: Por duro que parezca, no podemos darnos el permiso de perder la confianza, tenemos que seguir  creyendo que saldremos adelante sin importar lo que el huracán nos traiga, ya que estamos equipados con lo que se requiere. Ser coherentes entre lo que creemos y nuestras acciones.
Aprender de las palmeras: Son flexibles ante los embates del viento. Por fuerte que sea la zarandeada, su flexibilidad les permite soportarla. Habrá situaciones que no serán fáciles, más bien serán exigentes, pero la flexibilidad de adaptarnos nos ayudará a salir antes de una situación difícil.
Vivir el presente con atención al futuro: Previo a la tormenta el día era totalmente soleado y radiante, pero eso no significaba que la tormenta no llegaría. Una buena situación presente no debe quitarnos de la vista el estar preparados para futuras tormentas que se presenten. No esperemos una tempestad para prepararnos.
Considerar que todo es un recurso: Ante un huracán todo es importante, incluso las cosas cotidianas que normalmente valoramos poco, por lo que cuidar en extremo todo lo que tenemos puede ser útil para los tiempos duros. Solo se utiliza lo estrictamente indispensable.4.jpg
Góndola de licores. Foto Prensa Libre: César Tánchez.
Observar cómo sale a luz lo que es lo importante y lo superfluo: Tuve la oportunidad de ver las góndolas de supermercado y verificar que aquellas donde hubo en algún momento agua, pan, leche, comida enlatada, estaban vacías. Mientras que otras góndolas con artículos como licores, se encontraban llenas. Las dificultades nos enseñan claramente las personas y cosas  que verdaderamente son importantes y se deben cuidar.5.jpg
Góndola de pan. Foto Prensa Libre: César Tánchez.
Se desvía sin consecuencias significativas: En este caso se debe aprender de la vulnerabilidad y estar mejor preparados para eventos similares en el futuro.
Llega, dejando caos y destrucción:  Es normal y necesario llorar la pérdida, pero es más importante iniciar la reconstrucción. Te comparto esta breve conferencia que impartí sobre "cómo mejorar tus finanzas aquí y ahora” que te dará un paso inicial a dar en este proceso. 

Después de la tormenta, SIEMPRE llega la calma, independiente de lo que nos toque realizar. El solo tener esta realidad presente en nuestra mente, nos dará paz y esperanza para el proceso necesario.
6.jpg
Un día posterior al día proyectado para el impacto del huracán. Foto Prensa Libre: César Tánchez

Si vives en Guatemala y lees este blog antes del 19 de octubre, te recomiendo participar de la conferencia de mi buen amigo Juan Fernando Campos con el tema: "Cuando el diluvio llega, hay esperanza." Haz click aquí para informacion.


Espero te sea de ayuda y bendición.

www.CesarTanchez.com (www.CesarTanchez.com)
Autor del Libro “Más rápido y más Lejos en sus finanzas”.