Necesaria evolución de la segunda vuelta

Editorial

Tan estéril patrón de divisionismo, confrontación y discordia debe cambiar. Suficientes polémicas ha tenido el país en años recientes como para correr el riesgo de volver a quedar varados en una inercia poselectoral que amplía la incertidumbre mucho más allá de la toma de posesión de quien quede en la Presidencia. La segunda vuelta que se avizora entre Sandra Torres, del partido UNE, y Alejandro Giammattei, de Vamos, tiene que ser un nuevo modelo de planteamiento de planes, un careo entre equipos de trabajo en las áreas prioritarias, no solo aquellas de atención urgente, sino las de desarrollo estratégico de cara al futuro.